Las runas (rūn, del nórdico antiguo, cuyo significado es “secreto”) son símbolos grabados, normalmente en piedra, que forman parte del alfabeto utilizado por la cultura vikinga.

Las runas no son simples letras o trazos, son símbolos sagrados a través de los cuales se establece contacto con la dimensión divina. Las runas tienen un origen divino, fue Odín (Wotan, en alemán) quien las obtuvo en un sacrificio. Y, por eso, es través de ese sacrificio como obtuvo su conocimiento y sabiduría.



Cuentan que, tras ser herido por una lanza, Odín colgó de Yggdrasil, árbol de la vida y del conocimiento. En ese momento las runas se le revelaron.

Sé que colgué
en un árbol mecido por el viento
nueve largas noches
herido por una lanza
y consagrado a Odín,
yo mismo consagrado a mí mismo,
en aquel árbol del cual nadie
conoce el origen de sus raíces.

No me dieron pan,
ni de beber de un cuerno,
me incliné asomándome,
con un grito de lamento
las runas se me dieron a conocer,
hasta que me caí del árbol.

A pesar de que estos símbolos están relacionados con métodos ocultistas, tienen una estrecha relación con el ámbito simbólico, antropológico y psicológico.

Las runas y su poder psicológico oculto

Según Guido von List, el alfabeto rúnico “futharkh” se compone por 18 runas principales (aunque en otras versiones se habla de 24 o más). Cada una de las runas cuenta con su propia pronunciación, significado y potencial de desarrollo psicológico y espiritual.

Hablamos anteriormente de la revelación de las runas Odín. En estas estrofas es el mismo Odín quien protagoniza la historia en la que encuentra las runas. Así comienza:

Antes de la creación del mundo estaba el

conocimiento de Odín, de donde quiera que él

viniese, hacia allá él volvería; Ahora ya conozco la canción

como ningún otro hombre, y como ninguna princesa

Comienzan, a continuación, cada una de las runas:

Runa Fa

Runa Fa, feh. Fuego generador y penetrante.

runas

Las primeras promesas para ayudar amablemente en la lucha y en la miseria, y en cada dificultad. La palabra raíz Fa, representa el concepto “surgir”, “levantarse”, “ser”. Oculta el consuelo de la sabiduría verdadera, que solo se vive para la evolución del futuro.

Mientras que el tonto se lamenta de su decadencia, construye tu suerte y la tendrás

Runa Ur

Runa Ur: lo primordial, eternidad, fuego primigenio, resurrección.

Aprendí otra cosa, la que la gente utiliza cuando quieren ser senadores

Ur es la base de toda manifestación, el que reconoce la causa de cualquier evento, no le parece irresoluble (ya sea afortunado o no). De igual forma, puede incrementar su suerte con solo reconocer el falso mal y la falsa suerte. Conócete a ti mismo y lo conocerás todo.

Runa Thor

Runa Thor, turs. Trueno, rayo, relámpago.

runas

La tercera cosa que sé, que es buena para mí, como unos grilletes para mis enemigos, desgasto las espadas de mis enemigos, pues ni arma ni defensa les ayudará.

Es el trueno de la muerte, como el que lanzó Brunilda, la Walkiria rebelde. Pero también es el trueno de la vida, porque tras la muerte viene el renacimiento.

Este símbolo es el de aquél que se enfrenta al enemigo, yendo hacia su muerte. Así como la fuerza de los poderes de la muerte, a través de una constante renovación (vida y muerte). Preserva tu yo, se fiel a ti mismo.

Runa Os

Runa Os, Ask, Ast: Boca, surgir, ceniza.

Una cuarta conozco, cuando alguien pone mis brazos y mis piernas en grilletes, tan pronto como le canto, puedo liberarme. De mis pies caen los grilletes, de mis manos cae el cerrojo.

La boca, el poder de la palabra. El poder espiritual trabajando a través de la palabra. El poder de la sugestión.

Runa Rod

Runa Rod, roth, rad, rott, rit, rita. Rojo, rueda, derecho, recto.

Una quinta conozco; desde un vuelo certero una flecha vuela entre la multitud. Sin embargo, tan rápido como vuela, puedo atraparla con tan solo el poder de mi mirada.

La conciencia introspectiva de los nórdicos es la conciencia de su propia condición de dioses. La interioridad es ser uno consigo mismo. Y ser uno con si mismo es ser uno con Dios.

Cuando uno tiene intacta su interioridad, como pueblo natural, no tiene la necesidad de buscar a Dios fuera de ellos. Pero si no encuentra a Dios en su ser más interno, tenderán a buscar en el mundo externo.

Cuanto menos interna es la persona, más externa llega a ser su vida. Cuanto más pierde la gente su parte interna, más extravagantes son sus manifestaciones externas, y así serán su gobierno, leyes y culto (emergerán como ideas separadas).

La divina interioridad del nórdico mira con desdén la muerte por su ilimitada confianza en Dios y su ser, expresándose en Rod: el orden cósmico, la ley, la quinta runa.

Por eso dice esta runa:

Soy mi Rod, mi Ley. Este Rod es indestructible. Por tanto, yo soy indestructible, porque soy mi Rod

Runa Ka

Runa Ka, kan, kuna, kon kuhn, kein. Audaz como ninguno.

Una sexta es mía, si un hombre me hiere con la raíz de un árbol extraño, la ruina con la que me amenazaba no me hiere sino que le consume.

El árbol Yggdrasil representa el árbol tribal en la mitología nórdica, mientras que un árbol extraño, sería el árbol de otros pueblos.

El término kuna haría referencia al carácter femenino de la pureza sexual, la tribu, el pueblo debe preservarse sin permitir una intromisión extraña. Por tanto, tu sangre, tu linaje, es tu más alta posesión.

Runa Hagal

Runa Hagal. El centro de todo, lo envuelve todo. Granizo, destruir.

Una séptima conozco, si veo un gran incendio alrededor de las viviendas de la gente a pesar de lo fuerte que pueda quemar, lo apaciguaré con canciones mágicas.

Hagal es tener conciencia interna de llevar a Dios y sus cualidades dentro de uno mismo. Lo que provoca una confianza interna en el poder del espíritu personal. Un poder mágico que reside en el interior de todas las personas. Un poder que puede persuadir a un espíritu fuerte para creer en él.

Cristo fue una de estas personas, como lo fue Odín, y así dijo:

En verdad os digo que si alguien le dijese a esa piedra: “muévete”, la piedra se movería. Por tanto, protégete el todo en ti mismo y tú controlarás el todo.

Runa Nauth

Runa Nauth, noth. Necesidad, compulsión del destino.

runas

Una octava tengo, seguramente para todos, la más necesaria para utilizar. Surja donde quiera la discordia, que sé cómo aplacarla rápidamente.

La runa de la necesidad, pero no en sentido de desastre, sino de pulsión del destino fijado a las leyes primigenias, es conocer la causa orgánica de todo fenómeno. Ganar conocimiento sobre las leyes orgánicas de la evolución y poder juzgar así sus consecuencias.

Comanda el conocimiento del futuro, y la comprensión de cómo establecer la lucha, con la restricción del camino del destino. Por tanto, utiliza tu destino, no luches en su contra.

Runa Is

Runa Is, ire. Hierro.

Una novena sostengo cuando me surge la necesidad de proteger mi barco en el océano. Entonces detendré la tormenta del mar encrespado y calmaré el oleaje.

Es a través de la consciencia del poder personal y espiritual como son controladas las olas, es como son congeladas. Pero no son solo las olas, que son el simbolismo de la voluntad.

Toda la vida es obediente a la voluntad dominante. Por lo tanto, gana poder sobre ti mismo y tendrás poder sobre cualquier cosa que vaya en tu contra en los mundos espiritual y físico.

Runa Ar

Runa Ar. Sol, fuego primordial.

Uno la décima cuando, a través del aire, vuelan mujeres, jinetes fantasmales. Cuando empiezo esa magia quedarán confundidas en forma y esfuerzo.

El fuego primordial, Dios, el Sol, la luz, destruye la oscuridad tanto física como espiritual, la duda y la incertidumbre. Los nórdicos, los hijos del Sol, fundaron su Ley o Rod, de la cual el águila es su representación simbólica. Se sacrifica a si mismo, se consagra a si mismo para renacer. Es el fénix.

Por lo tanto, este es el significado simbólico de poner un águila junto a la pila de un héroe, simbolizando que la muerte es la preparación para el renacimiento. Para luchar, por un aún más glorioso futuro en forma humana, a pesar de las limitaciones de los poderes de la oscuridad. Los cuales sucumben frente a la runa Ar. Respeta el fuego primigenio.

Runa Sig

Runa Sig. Sol, salvación, victoria.

Una undécima también conozco, aún en el combate, cuando guío a quién aprecio. Lo canto por dentro del escudo y es victorioso en la batalla. Permanece ileso aquí, e ileso vuelve a casa. Permanece ileso donde quiera que sea.

¡Sal y Sig!, heil und sieg!, alaf sal fena! ¡Salvación y victoria! Este saludo y grito milenario de los nórdicos en la batalla representa la victoria, la invencibilidad. El espíritu creativo debe conquistar.

Se creativo, actúa y comprométete con la victoria. Nadie podrá derrotarte si primero vences la oscuridad que hay en ti.

Runa Tyr

Runa Tyr, tar, tur: El espíritu del Sol y de la espada. Generar, ocultar.

Una duodécima tengo, si de un árbol cuelga un hombre atado en lo alto, entonces escribo algunas runas y el hombre desciende y me habla.

Odín renacido y renovado ha descendido del árbol del mundo después de su autosacrificio como un fénix que resurge de sus cenizas, personificado en el joven dios Sol y dios espada Tyr.

De acuerdo con una regla mística, cada creencia mágica se mueve de forma paralela a la mitología, de forma que el patrón mítico es adoptado por analogía por los procesos humanos para alcanzar los mismos resultados que en los mitos.

Así como Odín que retornó de su sacrificio, entendido, no como muerte, sino como su vida entera en un cuerpo renovado, así igualmente cualquier persona regresa después de una vida en forma humana con un cuerpo, mente y espíritu renovados después del renacimiento. Deberá decirse:

No temas a la muerte, no puede matarte

Runa Bar

Runa Bar, beork, biork. Nacimiento, canción.

runas

Una decimotercera nombro, salpico al hijo de un noble en su primer baño, cuando va a la batalla, no puede caer, ninguna espada puede derribarle

En la runa Bar, la vida espiritual en el todo, en la que la vida humana entre nacimiento y muerte es solo un día. En contraste al día en la vida en forma humana, que va desde el nacimiento, a través de la vida como una canción hasta llegar a la muerte santificada por el agua de la vida en el bautismo.

Este día en la vida, delimitado por nacimiento y muerte, e incluso si el destino no ha designado una espada para la muerte del recién nacido, aún está expuesto a muchos otros peligros.

A pesar de la determinación y dispensación del destino, las reglas oscuras del azar, basadas en el libre albedrío de los hombres, contra ese maléfico decreto del azar, debiera luchar la sagrada bendición.

Los nórdicos creían en la predestinación. Sin embargo, eran conscientes de que en camino podrían entrar en juego los accidentes, que los apartarían de cumplir con su destino. No obstante, aprendieron a apreciar el azar y lo inesperado, pues sin ellos la vida sería monótona, predecible, lineal. Los accidentes forman parte de la vida. Acéptalos y supérate a ti mismo.

Tu vida está en manos de Dios, confíalo dentro de ti.

Runa Laf

Runa Laf. Ley primigenia, mar, vida, caída.

runas

Canto una decimocuarta al pueblo reunido, pronunciado los nombres divinos, para toda clase de Aser y Elfos, que conozco tan bien como a cualquiera.

El conocimiento intuitivo de la esencia orgánica del todo y, por tanto, de las leyes de la naturaleza, componen la fundación inquebrantable de las enseñanzas sagradas nórdicas.

Su religión era capaz de abarcar el todo y, por lo tanto, al individuo en su surgimiento, trabajo y fallecimiento, hacia el nuevo surgimiento. Tal clase de conocimiento se comunicó al pueblo a través de los mitos.

Los mitos encierran una serie de leyes y enseñanzas dirigidas al pueblo. Sobre todo para aquellos que no pueden aún abarcar el todo, al igual que el ojo humano no puede abarcar la inmensidad del océano. Trabaja sobre ti mismo, cuerpo y espíritu, y el conocimiento sagrado te será revelado.

Primero aprende a dirigir, luego emprende el viaje.

Runa Man

Runa Man, mon. Luna, madre, incrementar.

Una decimoquinta relato la cual Folkrast, el enano, cantó ante las puertas del día, a los Aser por fortaleza, a los Elfos por poder, a mi mismo por aclarar mi mente.

La palabra primigenia ma, es el sello distintivo de lo femenino. Así como la palabra fa, lo es de lo masculino.

La Luna mítico-mítica actúa como anillo mágico de Draupnir, del cual surgen, cada nueve noches, un número igual de anillos. Las noches son los meses, y nueve noches sería el período de embarazo.

Esta runa conlleva los procesos exotéricos y esotéricos del gran misterio de la humanidad y alcanza su cenit en la advertencia: Sé un hombre. Sé una mujer.

Runa Yr

Runa Yr, irir. Arco, arco iris, madera de tejo, error, ira.

Una decimosexta le hablo a una tímida doncella para obtener bondad y suerte: eso cambia y volteos los deseos de la mente, de la belleza armada del cisne blanco

La runa Yr es la inversa de la runa Man y designa el arco, y también representa la Luna creciente y menguante en contraste con la Luna llena de la runa Man. Hace referencia a la mutabilidad de la Luna, como la mutabilidad de la esencia femenina, reflejado en el libro Hávamál (Reglas de la vida), que dice así:

No confíes tan solo en las palabras de una doncella, no confíes en las verdaderas palabras de una mujer. Su corazón se moldeó en una rueca, el corazón femenino es el hogar de la veleidad. Mira más allá de sus palabras, y obtendrás la verdad. Debes saber escuchar a una mujer.

La runa Yr es la runa del error, causa confusión, ya sea a través de la excitación de las pasiones en el amor, en el juego, en la bebida, a través de pretextos en los discursos o de cualquier otra forma.

Así pues, debes tener cuidado, pues quizá consiga doblegar la resistencia a través de la confusión. Pero el éxito de una victoria ganada de esa forma es tan ilusorio como la victoria misma, ya que trae ira, furia y locura.

La victoria de esta runa es forzar al oponente con meros pretextos en lugar de razones reales. Por tanto, enseña lo siguiente: Piensa en el final.

Runa Eh

Runa Eh: boda, ley, caballo, tribunal.

Una decimoséptima me ayuda con una adorable doncella, a fin de que nunca le sea posible dejarme

Esta runa se enfrenta a la anterior, Yr. Mientras que uno advierte sobre la frivolidad de los romances transitorios, la runa Eh confirma el amor del matrimonio, sobre la base del matrimonio, como unión física y espiritual entre hombre y mujer. Dos unidos por la ley primigenia de la vida.

El matrimonio es la base del pueblo, y Eh conceptualiza la ley, ya que de acuerdo a una antigua fórmula legal el matrimonio es la pura raíz para la continuidad de los pueblos. Por lo tanto, el matrimonio es la raíz pura de los nórdicos.

Runa Fyrfos

Runa Fyrfos. Cruz de ganchos.

Runas y su poder psicológico

La decimoctava nunca se la contaré a una mujer o doncella. Forma el mejor final para los cantares, que solo uno de entre todos conoce, excepto para la mujer que se una en matrimonio conmigo o que sea una hermana para mí.

En esta runa, Odín sostiene que este es el más alto nivel de conocimiento que la generación primigenia del todo pudo alcanzar. Un conocimiento alcanzado por el poder espiritual y físico unidos.

El gran poder que puede alcanzar el gran secreto triple de la generación constante, la vida constante y la ininterrumpida recurrencia. A pesar de todo, los Skalds guardan para ellos esta runa como secreto exclusivo.

Acabaron cediendo por presiones y revelaron un signo que reemplazaría a este, sería como la sustituta de la runa decimoctava. La runa Gibor.

Runa Gibor

Runa Gibor, gi, gifa. Regalo, dador, Dios, tierra, muerte.

Dios es el dador y la Tierra recibe sus presentes. Pero no solo es receptora, también devuelve a su dador. La doctrina de la runa Gibor representaría a Dios exotéricamente.

Así, mientras que la doctrina exotérica enseña que el hombre emerge de Dios y volverá a Dios, la doctrina esotérica conoce la invisible conexión del hombre con la divinidad. Y se puede decir conscientemente: hombre, sé uno con Dios.

Ahora finalizado el gran canto, aquí en el vestíbulo del altísimo, necesitado de lo terrenal, no de los gigantes, salve a él, que lo enseña, salve a él, que lo aprende. De la salvación, todos los que escucháis haced buen uso de estas runas.

Referencias

von List, G. (2005) El Secreto de las Runas. Ed. Asociación cultural Ojeda

Simbología de las runas: una perspectiva psicológica
5 (100%) 3 voto[s].





Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here