Conducta humana y redes sociales



Todos los días, al despertar suelo estar agitado porque siento que se ha hecho tarde, mi mente organiza las ideas y voy orientándome en tiempo y en espacio hasta aterrizar en la realidad que depara ese día”.

El comportamiento humano contempla diferentes conductas, y poder transmitir una idea clara de ello no resulta nada fácil.



Todo ser humano tiene una conducta así esté en reposo y en silencio.

La Real Académica Española (RAE) define la conducta como la “manera con la que los hombres se comportan en su vida y acciones“.

¿Qué es entonces la conducta humana?

Son el conjunto de manifestaciones de nuestro comportamiento, cualquier conducta que asumamos en nuestro diario vivir, donde esté presente una acción, un movimiento, un pensamiento o una emoción. Todo lo que se puede sentir emite en nosotros una manifestación fisiológica producto de un estímulo interno o externo, por ejemplo: si se escucha la frenada de un automóvil, esos pensamientos o emociones derivadas de lo que se escucha generan cambios en el organismo, reflejos o intencionales (cambios fisiológicos).

Las neuronas espejo son un grupo de células que fueron descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti y que parecen estar relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos, lo cual sugiere que el comportamiento mismo de las personas son producto de la interpretación mental que el individuo da a la relación de sus experiencias y el entorno donde las vive.

A veces los seres humanos hacen cosas inexplicables o que parecen inexplicables, el ser humano es un animal social que se ve afectado por el entorno que le rodea y lo que en él sucede.

Ante eventos que periódicos o libros de historia ofrecen sobre el proceder de seres humano o grupos de seres humanos que han atentado sobre la vida humana misma, la psicología social considera que es un error atribuir las causas de determinadas acciones en su totalidad a la personalidad de un individuo y denominó a esto el “error de atribución fundamental”  se refiere a la tendencia a explicar las acciones de otras personas dando relevancia a la influencia de la personalidad, el carácter o el temperamento; dejando en un segundo plano la influencia de las situaciones o circunstancias a las que el individuo se ve sometido.

Redes sociales y conducta

Así, la ciencia social ha demostrado que la sociedad actual promueve el individualismo, se ve en redes sociales donde basta con tener muchos likes para sentir la aprobación de los demás y darle menos importancia al hecho de recibir palabras motivadoras de otros seres humanos; a pesar de esto, los individuos siguen viviendo en comunidad y de manera involuntaria o voluntariamente modifican el comportamiento y sus diferentes formas de pensar y actuar en función de los demás.

Esta maneara de vivir en comunidad, permite que cuando una persona está triste, la empatía hace percibir ese estado de ánimo y sin que existan motivos propios puede llegar a afectar el estado de ánimo del otro.

Lo mismo ocurre con diferentes sentimientos, los seres humanos pueden emular inconscientemente sentimientos como la risa o la tristeza entre otros.

Las tres conductas más contagiosas del ser humano

Estas son 3 de las conductas más comunes que, según estudios científicos, es más fácil contagiar a otras personas:

1. La felicidad

Si una persona es feliz genera una reacción en cadena de bienestar y tranquilidad que influye en los demás seres humanos. Tan cierto es como que el ser humano debe reflexionar para construir su vida según unos valores, donde es importante que aborde desde diferentes perspectivas sus compromisos, su responsabilidad, pero sobre todo su libertad.

Para ser feliz, el ser humano debe ser capaz de lograr superar sus conflictos y pensamientos contradictorios; pero sobre todo debe adquirir la conciencia para comprender que la felicidad es el resultado de conquistarse a sí mismo, luego comprender su mundo y todo lo que con él está inmerso como la naturaleza misma incluyendo a los otros seres humanos.

La Universidad de Harvard dice que la felicidad y su radiante efecto permanece activo durante un año. Según el Índice del Centro de Estudios Epidemiológicos de la Depresión, cuando un individuo se declara feliz las probabilidades de que su vecino se contagie aumentan en un 34%, y un 23% si se trata de un amigo que vive a un kilómetro y medio de distancia.

2. La risa

La risa es una parte de la conducta humana controlada por el cerebro, investigadores del Imperial College y la University College de Londres, afirman que una exclamación o risa fuerte con algo de gozo exclamate, produce respuestas inmediatas en el cerebro, prepara a los músculos de la cara para dibujar una sonrisa y seguidamente lanzar una carcajada. La risa ayuda a los seres humanos a dar explicación de sus intenciones con otros y pone en contexto emocional el contenido de las conversaciones.

Estudios han demostrado que algunos episodios relacionados con el estrés disminuyen durante los momentos de risa, de tal forma que se asocia la risa con los sentimientos positivos y/o placenteros, así como con las emociones, sobre todo con aquellas que nos permiten liberar tensión.

La risa se produce de manera espontánea en los seres humanos, pero más espontáneamente ocurre en los niños, otros estudios demostraron que los niños ríen casi 300 veces al día, mientras que los adultos lo hacemos algo menos de 100 veces.

A nivel cerebral, se ha comprobado que la risa produce una liberación importante de químicos naturales (neurotransmisores) denominados: “el cuarteto de la felicidad” estos son: endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina. La investigadora Loretta G. Breuning, autora del libro Habits of a happy brain afirmó que cuando el cerebro libera uno de estos químicos, los seres humanos se sienten bien”, bajo estas circunstancias también suele haber una disminución del cortisol, hormona que causa el estrés.

Así mismo, los movimientos del rostro generados por la risa involucran un amplio conjunto de músculos que son controlados por el sistema límbico. Cunado la risa es fingida otros músculos entran en acción.

4. Las emociones de las redes sociales

Con la aparición de las redes sociales se crearon infinitas posibilidades de intercambio y generación de información. Dentro de las bondades de estas redes sociales está la de crear comunidades o grupos virtuales, permitiendo a los usuarios ser y sentirse parte o miembros de un grupo dentro del cual se sienten aceptados y donde se permiten crecer y fortalecerse.

La globalización de las comunicaciones trascendió al punto de manipular el comportamiento humano, sabíamos de la necesidad humana del reconocimiento, sabíamos de la necesidad humana da la reivindicación, sabíamos de la necesidad humana del aprendizaje, de la comunicación, de la resiliencia, y sabíamos que los seres humanos se mueven en función de las relaciones interpersonales y grupales.

Todo cuanto ocurre con los seres humanos es complejo, misterioso y muchas veces pareciera incomprensible y cuando aún estábamos en el camino de la compresión del comportamiento humano, llegaron las redes sociales, brindando herramientas para dar satisfacción al ser humano, o al menos eso creemos.

Ahora con las redes sociales ya podíamos mostrarnos ante la sociedad rompiendo paradigmas personales; si una persona era tímida, si no era capaz de comunicarse con alguien que había visto, si tenía una idea, una opinión o una crítica, pero no tenía con quien compartirla, todo esto y mucho más podría materializarlo solo con un clic.

¿Qué es lo que hoy día hacemos en las redes sociales, que antes no éramos capaces de hacer?

  • Mejorar o empeorar la auto estima
  • Mejorar o empeorar el estado de animo
  • Mejorar o empeorar la popularidad
  • Manifestar cuanto sentimiento hay de: amor, fe, felicidad, valentía, euforia, entusiasmo, alegría, optimismo, satisfacción, agrado, tranquilidad, serenidad, sosiego, gratitud, respeto, lealtad, fidelidad, solidaridad, altruismo, esperanza, comprensión, ilusión, empatía, caridad, goce, solidaridad, amistad, respeto, admiración, autonomía, fuerza, disfrute, éxtasis, gratificación, altruismo.
  • Persuadir a las personas
  • Manipular la opinión etc.

Sin percatarnos, ahora sentimos que se han potencializado las habilidades sociales, esa capacidad o disposición para el éxito personal en las interacciones que tienen lugar en la esfera social.

No estamos hechos para vivir solos

Los seres humanos no estamos hechos para vivir solos, aunque la globalización y la sociedad misma han hecho creer lo contrario. Sin embargo, al descubrir conexión con otros seres humanos se pueden enfrentar con que el exceso de honestidad los puede alejar de otros individuos o entrar en el dilema de conexión, donde se puede vibrar en función de la honestidad constructiva y la presión social se anule por completo y correr el riesgo de ser mejores personas o hacer pasar un raro tan estupendo como para seguir siendo los mismos.

Tan importante puede llegar a ser la presencia de otros que esto ocurre en temas de facilitación e Inhibición social:

En 1898, mientras examinaba los récords de velocidad de un grupo de ciclistas, el psicólogo Norman Triplett observó que muchos de ellos conseguían mejores tiempos cuando competían entre sí que cuando lo hacían a contrarreloj. Esto lo llevo a realizar uno de los primeros experimentos de laboratorio en el campo de la psicología social. Para ello, se repartieron varios carretes de pesca entre un grupo de niños, a los que les pidió que lo recogieran lo más de prisa que pudieran en un determinado periodo de tiempo. En algunas ocasiones, trabajaban dos niños al mismo tiempo y en la misma habitación cada uno de ellos con su propio carrete; en otras, lo hacían solos. Triplett se dio cuenta de que muchos de los niños trabajaban más rápido cuando alguien estaba haciendo lo mismo que ellos en la misma habitación (lo que se conoce como acción concentrada (co-acción) que cuando estaban solos.

En los mas de 100 años transcurridos desde que Triplett llevara a cabo su experimento, muchos otros estudios han dejado patentes los efectos facilitadores de la co-acción, tanto en el caso de sujetos humanos como entre animales. Por ejemplo, las hormigas obreras excavan el triple de arena cunado trabajan en grupo que cuando están solas (Chen,1937), muchos animales consumen una mayor cantidad de alimentos si hay otros miembros de la especia presentes (Platt, Yaksh, y Darby, 1967), los estudiantes universitarios son capaces de realizar más problemas de multiplicación en un ambiente de co-acción que cuando están solos (F.H. Allport, 1920,1924) Poco tiempo después del experimento sobre co-acción de Triplett los psicólogos descubrieron que la presencia de un espectador pasivo (una audiencia en lugar de un co-actor) también facilita el rendimiento.

En efecto, los seres humanos conciben la vida de manera diferente si están acompañados, estos se motivan, se animan consciente o inconscientemente y hasta competitivos pueden llegar a ser.

Para los seres humanos, las emociones desempeñan un papel importante en el ámbito profesional. Frustración o satisfacción, triste o alegre, quietud o inquietud interior. Cada día nos enfrentamos a emociones propias y ajenas durante el desarrollo de nuestra labor profesional., La clave está en saber hacer de forma consciente, que nuestras emociones trabajen en beneficio propio, de modo que nos ayuden a controlar nuestra conducta y nuestros pensamientos para obtener mejores resultados. Esta habilidad se puede aprender, trabajar y desarrollar, no se trata, pues, de una cualidad que se tiene, o no se tiene. Un buen profesional deberá estar capacitado para poder tener un control de sí mismo y estar en posición de evaluar el tipo de situación en que se ve envuelto. (Coque, 2013)

Por tanto, deberá tener siempre en cuenta que:

  1. La situación puede cambiar y cambiará constantemente de nivel.
  2. Debemos ser capaces de reconocer esos cambios y adaptar la respuesta si es necesario.
  3. Cada actuación profesional, aun si inicialmente era pasiva, puede agravarse. Todo dependerá de su actuación y desempeño profesional.
  4. Si consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que le rodea. (Coque, 2013)

Referencias bibliográficas

Coque.A (2013) Inteligencia verbal defensa verbal y persuasión. Madrid España

Smith.E, Hoeksema.S, Fredrickson.B. (2003). Introducción a la Psicología. Editorial Thomson. Madrid España

Conducta humana y redes sociales
5 (100%) 2 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here