cerebro-neuronas
Neuronas espejo

Las neuronas espejo son una clase especial de células del cerebro que hace posible la empatía.

Origen del descubrimiento de las neuronas espejo

A principios de los 90 unos investigadores italianos hicieron un descubrimiento inesperado pero asombroso. Para realizar un experimento implantaron electrodos en los cerebros de unos macacos para estudiar la actividad cerebral de los animales durante diferentes acciones motoras, incluyendo la toma de los alimentos. Un día, cuando un investigador cogió su propia comida estando delante de ellos, observó que las neuronas de los macacos comenzaban a dispararse en la corteza premotora, en la misma área que mostraba actividad cuando los animales hacían un movimiento similar con la mano. ¿Cómo podía suceder esto cuando los monos estaban quietos y simplemente observándolo?

Durante las dos décadas siguientes, este descubrimiento fortuito de neuronas espejo ha alterado radicalmente nuestra forma de pensar sobre nuestros cerebros y sobre nosotros mismos, particularmente en la esfera social.

Para qué nos sirven las neuronas espejo

Antes de este descubrimiento sobre las neuronas espejo, los científicos creían que nuestros cerebros utilizaban procesos de pensamiento lógico para interpretar y predecir las acciones de otras personas. Ahora, sin embargo, muchos han llegado a la conclusión de que entendemos a los demás no gracias al pensamiento, sino al sentimiento.

Al parecer las neuronas espejo nos permiten “reproducir” no sólo las acciones de otras personas, sino las intenciones y las emociones que hay detrás de esas acciones.

Por ejemplo, cuando vemos a alguien sonreír, nuestras neuronas espejo de la sonrisa se activan automáticamente, creando la sensación de felicidad en nuestra propia mente. No pensamos de forma lógica o analítica que la otra persona está sonriendo. Simplemente entendemos el significado y empatizamos con la persona de forma inmediata y sin esfuerzo.

La investigación de neuronas espejo está ayudando a los científicos a reinterpretar las bases neurológicas de las interacciones sociales. Estos estudios están mejorando nuestra comprensión sobre:

  • La visión de cómo y por qué desarrollamos empatía hacia los demás.
  • El autismo, la esquizofrenia y otros trastornos caracterizados por la dificultad en las interacciones sociales.
  • La evolución del lenguaje.
  • Nuevas terapias para ayudar a los enfermos de accidente cerebrovascular a recuperar el movimiento perdido.

Comprender las sensaciones y las emociones

Con este mecanismo no sólo somos capaces de observar una acción, una emoción o una sensación, sino que somos capaces de hacer representaciones internas de los estados corporales asociados a estas acciones, emociones y sensaciones, pudiendo evocar una acción similar o experimentar una emoción o sensación similar.

mujer-triste-amigos-consuelan

Bruno Wicker y sus colegas, del Instituto de Neurociencias Físiológicas y Cognitivas del Mediterráneo de Marsella, Francia, llevaron a cabo exploraciones cerebrales de personas que experimentaban olores agradables, neutros y repugnantes, y luego de las mismas personas viendo un vídeo de otros individuos que experimentaban disgusto.

En este estudio encontraron que al observar las caras y sentimientos de repugnancia de otros, se activaban los mismos centros cerebrales que si eran ellos los que experimentaban directamente dichas sensaciones. Curiosamente, el estudio también mostró una cierta superposición entre las áreas cerebrales involucradas con el placer y el asco.

Las neuronas espejo y nuestra interacción social

Al parecer, entendemos las sensaciones y las emociones de una manera bastante directa y no a través de algún proceso cognitivo complejo. Las experiencias de una tercera persona sintiendo una emoción concreta, presenta una actividad neural compartida cuando observamos su expresión facial, de tal forma que esta percepción nos lleva a experimentar lo mismo.

El sistema de neuronas espejo nos permite descodificar (recibir e interpretar) las  expresiones faciales. Si estamos observando una expresión específica o haciéndola nosotros mismos, se activan las mismas regiones de nuestro cerebro. Y cuanto mejor interpretamos las expresiones faciales, más activo es nuestro sistema de neuronas espejo.

Estos hallazgos sugieren que el sistema de neuronas espejo desempeña un papel clave en nuestra capacidad de empatizar y socializar con los demás, porque comunicamos nuestras emociones principalmente a través de expresiones faciales. Y, de hecho, los estudios han encontrado que las personas con autismo, parecen tener un sistema neuronal espejo disfuncional.

Al parecer, cuanto más severos sean los síntomas del autismo, menos activo será el sistema de neuronas espejo. Los estudios han demostrado que los niños con autismo tienen dificultades para entender la intención de los demás sobre la base de la acción que observan. Para discernir lo que hacen los demás, dependen del significado del objeto o del contexto en el que se realiza la acción.

Actualmente se están haciendo pruebas de usar el comportamiento imitativo para tratar de contrarrestar este déficit. Técnicas parecidas de entrenamiento imitativo también se están explorando para rehabilitar a personas cuyas habilidades motoras han sido dañadas por un accidente cerebrovascular u otra lesión cerebral.

Te puede interesar: Autismo infantil y neuronas espejo

Referencias

Dapretto M, Davies MS, Pfeifer JH, Scott AA, Sigman M, Bookheimer SY, Iacoboni M.  Nature Neuroscience . 2006; 9 (1): 28-30. Entendiendo las emociones de los demás: la disfunción neuronal espejo en los niños con trastornos del espectro autista.

Di Pellegrino G, Fadiga L, Fogassi L, Gallese V, Rizzolatti G.  Experimental Brain Research. 1992; 91 (1): 1432 – 1106.

Enticott PG, Johnston PJ, Herring SE, Hoy KE, Fitzgerald PB. Neuropsychology . 2008; 46 (11): 2851 – 2854. La activación de la neurona del espejo está asociada con el procesamiento de la emoción facial.

Ertelt D, Small S, Solodkin A, Dettmers C, McNamara A, Binkofski F, Buccino G. Neuroimagen . 2007; 36 (supl. 2): T164-T173. La observación de la acción tiene un impacto positivo en la rehabilitación de los déficits motores después del accidente cerebrovascular.

Iacoboni M, Dapretto M. Naturaleza Comentarios Neuroscience. 2006; 7 (12): 942 – 951. El sistema de neuronas espejo y las consecuencias de su disfunción.

Oberman LM, Hubbard EM, McCleery JP, Altschuler EL, Ramachandran V, Pineda JA. Investigación del Cerebro. Cognitive Brain Research. 2005; 24 (2): 190 – 198. EEG y la evidencia de la disfunción de la neurona espejo en trastornos del espectro autista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here