Hace unos años se puso de moda utilizar el término «histriónico» en los medios de comunicación. A raíz de la detención de un ladrón de bancos cuyo diagnóstico fue «Trastorno de la personalidad histriónica», muchos comunicadores etiquetaron de forma similar a todo tipo de personas que mostraban conductas extrañas y extrovertidas. El concepto histriónico, que hasta entonces no se conocía demasiado en la cultura popular, se puso de moda. ¿Pero qué esconde este trastorno? ¿En qué consiste realmente?

Criterios diagnósticos del trastorno de la personalidad histriónica

Según el DSM-V (2014), este trastorno está caracterizado por un patrón general de excesiva emotividad y una búsqueda de atención, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:


  1. No se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de atención.
  2. La interacción con los demás suele estar caracterizada por comportamientos sexualmente seductores o provocadores.
  3. Muestra una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante.
  4. Utiliza el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo de forma permanente.
  5. Posee una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices.
  6. Muestra autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional.
  7. Es bastante sugestionable. Por ejemplo: se deja influir fácilmente por los demás o por las circunstancias.
  8. Considera sus relaciones más intimas de lo que son en realidad.

Características de las personas con trastorno de la personalidad histriónica

Las personas que sufren el trastorno de la personalidad histriónica suelen presentar una emotividad excesiva y generalizada. Su comportamiento se centra en la búsqueda de atención. Se trata de un patrón de conducta que comienza a manifestarse en la edad adulta y puede aparecer en diferentes contextos. Aquellos que padecen este trastorno se sienten incómodas e incluso poco valoradas cuando no son el centro de atención.

Con frecuencia llaman la atención sobre sí mismas. En un principio incluso pueden llamar la atención por su apertura y energía, pero esto se acaba cuando los demás se percatan de la constante necesidad de llamar la atención. Cuando no son el centro de atención pueden comenzar a inventar historias o montar alguna «escena» con el único objetivo de centrar todas las miradas.

La provocación sexual y la seducción también caracteriza a los sujetos con trastorno de personalidad histriónica. Esta conducta no se produce solamente con aquellas personas hacia quienes tengan un especial interés sexual, sino que puede observarse en situaciones en las que el contexto social no es el más adecuado (relaciones sociales, laborales o profesionales). El aspecto físico es un elemento constante para llamar la atención, por lo que invierten mucho tiempo, dinero y energía en ropa y arreglos personales.

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

Existen una serie de características que pueden apoyar el diagnóstico:

  • Dificultad para lograr intimidad emocional en las relaciones románticas o sexuales.
  • Pueden desempeñar papeles en su relaciones con los demás. Lo hacen de forma inconsciente. Por ejemplo, pueden adoptar el papel de víctimas.
  • Es posible la presencia de control hacia la pareja a través de la manipulación emocional o la seducción. Pero por otro lado, muestran una gran dependencia.
  • Suelen alejar a sus amigos debido a las constantes demandas de atención.
  • Cuando no son el centro de atención se deprimen y molestan.
  • Tienden a aburrirse con la rutina, por lo que buscan la novedad, la excitación y la estimulación.
  • Empiezan proyectos con mucho entusiasmo pero éste de disuelve con gran rapidez.
  • Existe un mayor riesgo de señales suicidas y de amenazas para captar la atención.
  • Este trastorno se ha asociado con tasas más altas de trastorno de síntomas somáticos, trastorno de conversión y trastorno depresivo mayor.
  • Con frecuencia coinciden con el trastorno de la personalidad histriónica los trastornos de la personalidad dependiente, límite, narcisista y antisocial.

Diagnóstico diferencial del trastorno de la personalidad histriónica

Trastorno de la personalidad límite. La diferencia radica en que en en el TPL la persona presenta conducta autodestructiva, así como arrebatos coléricos en las relaciones íntimas, sentimientos de vacío y una gran alteración de la identidad.

Trastorno de la personalidad antisocial. A pesar de compartir un gran número de síntomas, la distinción principal se observa en que las personas con trastorno de la personalidad histriónica suelen ser más exageradas en la expresión de sus emociones y no son antisociales. Además, las personas con trastorno de la personalidad histriónica obtienen cuidados a través de la manipulación, mientras que la manipulación en los antisociales es para obtener poder, beneficios o alguna recompensa material.

Trastorno de personalidad narcisista. Los narcisistas necesitan aparentar siempre fortaleza y su superioridad, sin embargo, los que presentan el trastorno de personalidad histriónica pueden llegar hacer ver que son delicados, débiles, frágiles y dependientes, si con ellos llaman la atención.

Trastorno de la personalidad dependiente. La diferencia principal radica en que éstos dependen de forma excesiva de los demás al mismo tiempo que buscan elogios y orientación. Sin embargo, no presentan los rasgos extravagantes y exagerados de aquellos con trastorno de la personalidad histriónica.

Cambio de la personalidad debido a otra afección médica. Los rasgos de este tipo de personalidad surgen por los efectos de una afección médica sobre el sistema nervioso central.

Trastornos por consumo de sustancias. El trastorno se debe a los síntomas que pueden desarrollarse en relación al consumo continuo de sustancias.

Bibliografía

Sociedad Americana de Psiquiatría. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here