TLP

El concepto “borderline” se escucha con más frecuencia en nuestros días. Sin embargo, ¿sabemos realmente a qué nos referimos cuando lo usamos? Borderline no es otra cosa que el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP). Un trastorno del que, poco a poco, se vamos conociendo cada vez más.


En este artículo vamos a adentrarnos en el TLP. Indagaremos en el diagnóstico y en las posibles causas. En la evaluación y en el tratamiento. No es un trastorno sencillo de diagnosticar. Y aquí lo abordaremos desde los aspectos más destacados de la literatura científica publicada hasta ahora.

Trastorno Límite de la Personalidad

El DSM-V, es la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Se ha convertido en una referencia dentro del mundo de la psiquiatría y de la psicología para definir los diferentes trastornos. Así pues, ¿cómo define el DSM-V el Trastorno Límite de la Personalidad?


El TLP se trata de un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la efectividad. Así como una notable impulsividad, que comienzan al principio de la edad adulta y se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

  1. Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado. Nota: No incluir los comportamientos suicidas o de automutilación.
  2. Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación.
  3. Alteración de la identidad: autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable.
  4. Impulsividad en al menos dos áreas, que es potencialmente dañina para sí mismo (p. ej., gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida). Nota: No incluir los comportamientos suicidas o de automutilación.
  5. Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamiento de automutilación.
  6. Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (p. ej., episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y rara vez unos días)
  7. Sentimientos crónicos de vacío.
  8. Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).

Un diagnóstico un tanto complicado

Se trata de un trastorno difícil de diagnosticar debido a la variabilidad de sus presentaciones clínicas. Por ello, un diagnóstico acertado suele demorarse en el tiempo. Como señalan Millon y Davis (1998), “el trastorno límite de la personalidad es para muchos autores el trastorno de personalidad más complejo y frecuentemente uno de los más graves”.

Epidemología y Posibles Causas

Para muchos autores el TLP es uno de los trastornos más frecuentes hoy en día (Álvarez, 2001). Se calcula que afecta entre el 30% y 60% de los pacientes diagnosticados con trastorno de la personalidad. Según el DSM, Ee riesgo de padecer este trastorno en familiares de personas diagnosticadas con TLP sería hasta cinco veces superior que el de la población en general.

En cuanto a prevalencia por sexos, es más frecuente en mujeres que en hombres, en torno al 75% son mujeres. Sin embargo, esta información podría estar sesgada ya que las mujeres suelen demandar más ayuda profesional que los hombres (Cervera et al., 2005). Por lo que es difícil saber con exactitud a quien afecta más realmente.

Cervera, Haro y Martínez-Raga (2005) lo declaran como “el trastorno emocional más representativo de nuestro tiempo y como el resultado de una sociedad instalada en la inmadurez, la banalidad y la falta de cohesión”. Estos autores señalan a la sociedad actual como una de las posibles causas de este trastorno. Una sociedad exigente hasta niveles extremos, donde todo hemos de hacerlo de forma correcta, sin posibilidad de error. Una sociedad obsesionada con el éxito y la imagen.

Caballo (2004) apunta que parte del origen de este trastorno es una interferencia en la transmisión de valores a causa, entre otros motivos de: las rupturas familiares por la movilidad geográfica, el divorcio y los rápidos cambios sociales. Paris (1996), señala la posible influencia de factores como la educación, el ambiente familiar y la estructura social.

Evaluación

Para evaluar el TLP se creó el “Inventario de Personalidad Límite: BPI” (Leichserring, 1999). Este inventario distingue entre tres niveles: neurótico, límite y psicótico. Consta de 53 ítems vedadero-falso. Así como de varias escalas que miden, entre otras cosas, la identidad difusa, los mecanismos primitivos de defensa, la evaluación de la realidad y el miedo al compromiso.

Otras herramientas que evalúan el TLP:

  • Escala para el Trastorno Límite de la Personalidad: BDP (Perry, 1982).
  • Índice del Síndrome Límite: BSI (Conte et al., 1980).
  • Entrevista Diagnóstica para Pacientes Límite-Revisada: DIB-R (Gunderson, 1981).

Tratamiento

El tratamiento del Trastorno Límite de la Personalidad puede enfocarse dentro de dos vertientes: el farmacológico y la psicoterapia.

Tratamiento farmacológico

Los fármacos más utilizados son:

  • Antidepresivos. Han demostrado su eficacia en síntomas como la irritabilidad, hostilidad y autoagresiones.
  • Ansiolíticos. Efectivos para reducir crisis de ansiedad, alteraciones del sueño y hostilidad.
  • Estabilizantes del estado de ánimo y anticonvulsivos. Regulan los cambios de humor y estabilizan los estados de impulsividad y agresión.
  • Antipsicóticos. Suelen recetarse en dosis bajas. Útiles para las cogniciones alteradas: ideación paranoide, ilusiones, episodios de desrealización o síntomas alucionatorios.

Los fármacos intentan enfrentar tres grandes síntomas: los afectivos, los trastornos conductuales e impulsividad y las alteraciones cognitivas.

Psicoterapia

Existen muchas terapias que pueden ayudar en el Trastorno Límite de Personalidad. Así que vamos a destacar las más utilizadas.

Dentro de las terapias psicoanalíticas, la Psicoterapia de Apoyo es de las más significativas (Díaz, 2001). Es un cara a cara con el paciente para que tenga un mejor funcionamiento adaptativo. Puede durar años.

Dentro de las terapias cognitivo-conductual, destaca la Terapia Dialéctica Conductual (Soler et al. 2001). Es una terapia enfocada solo a este trastorno y trabaja los aspectos más problemáticos como la conducta suicida o la inestabilidad afectiva.

La Terapia Cognitiva de Beck y Freeman también está sobre la mesa para tratar este trastorno. Está enfocada en que el paciente pueda identificar por sí mismo y corregir los pensamientos distorsionados, las asunciones y los procesos cognitivos más desadaptativos y disfuncionales.

La Terapia Icónica para la Estabilización Emocional también se aplica desde 1997. Esta terapia permite a la persona anticiparse a sus impulsos y facilitar su control. Integra técnicas cognitivas y conductuales.

Bibliografía

  • Álvarez, E. (2001). Terapia cognitivo-conductual del trastorno borderline de la personalidad. Anales de Psiquiatría, 17, 53-60.
  • Asociación Psiquiátrica Americana. (2013). DSM-V. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson, S.A.
  • Caballo, V. (2004). Manual de trastornos de la personalidad. Descripción, evaluación y tratamiento. Madrid: Síntesis.
  • Cervera, G., Haro, G. y Martínez-Raga, J. (2005). Trastorno límite de la personalidad. Paradigma de la comorbilidad psiquiátrica. Madrid: Médica panamericana.
  • Díaz, J. (2001). Revisión de tratamientos psicoterapéuticos en pacientes con trastornos borderline de personalidad. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 21, 51 70.
  • Escribano, T. (2006). Trastorno Límite de la Personalidad: Estudio y Tratamiento. Intelligo, 1 (1), 4-20.
  • Millon, T. y Davis, R. D. (1998). Trastornos de la personalidad. Más allá del DSM-IV. Barcelona: Masson, S.A.
  • Paris, J. (1996). Cultural factors in the emergence of borderline pathology. Psychiatry, 59, 185-192.
  • Soler, J., Camping, M. J., Pérez, V., Puigdemont, D., Pérez-Blanco, F. y Álvarez, E. (2001). Olanzapina yterapia grupal cognitivo-conductual en trastorno límite de la personalidad. Actas Españolas de Psiquiatría, 29, 85-90.
El Trastorno Límite de la Personalidad, en qué consiste
4.7 (93.33%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here