mujer-recuerda

Clara es una mujer que vivió todo su matrimonio convencida de que, si su esposo y ella se separaban, se sentiría tan devastada que jamás podría volver a ser feliz. Pensaba firmemente que ese acontecimiento sería catastrófico y que nunca levantaría cabeza. A medida que las crisis de su relación se hicieron más tangibles, su creencia se reafirmaba llenándola de desolación. Sin embargo, cuando su matrimonio terminó, Clara consiguió salir adelante y tras un tiempo de superación y duelo, volvió a ser feliz viviendo una vida plena y sin temor a la soledad. Los pensamientos extremadamente negativos a los que se aferraba en el pasado nunca llegaron a suceder y mostró como sus creencias se vieron influenciadas por el sesgo de impacto, una distorsión cognitiva que nos mantiene bloqueados.

El sesgo de impacto

El sesgo de impacto es una distorsión cognitiva que se basa en la tendencia a sobreestimar la intensidad y duración de nuestras reacciones emocionales ante eventos futuros. Cuando una persona presenta sesgo de impacto, esta es propensa a creer que, si le ocurre un acontecimiento determinado, los sentimientos que acompañaran a este serán mucho más extremos de lo que deberían ser.

Esta distorsión cognitiva, no solo se da ante la visualización de acontecimientos futuros negativos, sino también en acontecimientos que deseamos. Por ejemplo, tendemos a pensar que, si nos ocurre algo maravilloso, como que nos toque la lotería, toda nuestra vida sería mejor y ya no tendríamos problemas. Sin embargo, montones de personas que han tenido la suerte de ganar premios de lotería han afirmado que, tras el impacto positivo inicial, sus vidas han seguido teniendo problemas de otro tipo.

En el caso contrario, es muy fácil encontrar a personas que creen que, si les ocurriera un acontecimiento negativo, como un despido laboral o una ruptura sentimental, sus vidas carecerían de sentido y todo sería una fatalidad. Sin embargo, cuando posteriormente estos acontecimientos ocurren, las personas se dan cuenta de que sus predicciones no eran ciertas y que, tras el impacto inicial, vuelven a recuperar la felicidad y el equilibrio.

Investigaciones sobre el sesgo de impacto

El sesgo de impacto se ha estudiado en diferentes investigaciones revelando como influye en nuestra estabilidad emocional. Concretamente, Dan Gilbert, psicólogo social de la Universidad de Harvard se ha centrado en estudiar esta distorsión cognitiva en diferentes investigaciones.

Gilbert, demostró en diferentes estudios como el sesgo de impacto incitaba a las personas a sobreestimar sus reacciones emocionales ante la previsión de eventos como rupturas, fallar al obtener algo que queremos, críticas sobre nuestra personalidad, muertes, rechazos laborales e incluso derrotas electorales.

Gilbert encontró datos muy interesantes sobre nuestra respuesta emocional a eventos traumáticos muy negativos. Por ejemplo, en contra de lo que pensamos, las situaciones extremas ineludibles suelen aumentar la positividad en las personas. Cuando alguien experimenta una situación muy traumática como vivir un terremoto o sufrir un accidente, sus niveles de felicidad suelen volver a ser los mismos seis meses después de que esto suceda. Según Gilbert, esto ocurre porque estos eventos extremos despiertan nuestro sistema inmune psicológico, una hipotética defensa psicológica que promueve nuestra capacidad de reponernos ante hechos trágicos y que nos brinda la capacidad de tener una perspectiva positiva para conseguir el equilibrio emocional.

Un estudio muy famoso en 1978 llevado a cabo por la Universidad de Northwestern, mostraba estos sorprendentes y casi increíbles resultados. Los investigadores estudiaron los niveles de felicidad de una persona que había ganado la lotería y otra persona que sufría paraplejia tras un accidente. Tras un año de estos sucesos, al medir los niveles de felicidad, estos eran iguales en las dos personas. Aunque los resultados no han sido replicados posteriormente, si han sido respaldados en otras investigaciones.

Dejar las predicciones extremas a un lado

El sesgo de impacto es una distorsión cognitiva bloqueante, ya que nos hace pronosticar estados futuros que quizás nunca sucedan y nos mantienen sumidos en el miedo. Para conseguir superar esta distorsión cognitiva, es importante tomar conciencia de ella y poner esfuerzo en trabajar para su extinción. Si el sesgo de impacto es muy frecuente en nuestra vida diaria y nos mantiene presos del miedo al futuro, podemos recurrir a un profesional cualificado de la salud psicológica. Concretamente, la terapia cognitivo conductual, tiene como fin mejorar la salud de pacientes detectando y removiendo esas distorsiones cognitivas que, como el sesgo de impacto, nos mantienen paralizados.

¿Qué es el sesgo de impacto?
5 (100%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.