Dan Gilbert

Daniel Todd Gilbert es un afamado psicólogo social y escritor americano. Es el profesor de la Universidad de Harvard, y es conocido por sus investigaciones sobre la predicción afectiva. Autor del bestseller internacional “Tropezar con la felicidad”, que ha sido traducido a más de 30 idiomas y ganó el Premio Aventis en el año 2007. También ha escrito ensayos para varios periódicos y revistas, ha realizado una corta serie de televisión y ha realizado charlas para TED.

Citas célebres Dan Gilbert

Una de las verdades más crueles de la vida es que las cosas maravillosas son especialmente maravillosas la primera vez que se producen, pero su maravillosidad se desvanece con la repetición.

El cerebro y el ojo tienen una relación contractual en la que el cerebro se ha comprometido a creer lo que el ojo ve, pero a cambio el ojo se ha comprometido a buscar lo que quiere el cerebro.

Las personas son más felices cuando intentan alcanzar objetivos difíciles pero no fuera de su alcance.

Nuestro deseo de controlar es tan poderoso y la sensación de tener el control tan gratificante, que la gente a menudo actúa como si pudiera controlar lo incontrolable.

En cuanto supe que los errores son interesantes, empecé a planear una vida con varios de ellos.

La buena noticia es que quedar ciego no te hará tan infeliz como crees que será. La mala noticia es que ganar la lotería no te hará tan feliz como esperas.

La mayoría de la gente se desenvuelve bastante bien cuando las cosas van muy mal.

La verdad es que las cosas malas no nos afectan tan profundamente como esperamos que lo hagan. Eso es cierto de las cosas buenas, también. Nos adaptamos muy rápido a cualquiera de los dos.

La emoción es una brújula que nos dice qué hacer. Una brújula que se encuentra perpetuamente atascada en un único punto no sirve para nada.

El futuro es fundamentalmente diferente de lo que parece a través de nuestra propia mirada.

El ojo y el cerebro son conspiradores y, como la mayoría de las conspiraciones, negocia a puerta cerrada, en la habitación de atrás, fuera de nuestra conciencia.

La clave de la felicidad, la realización y la iluminación, es dejar de pensar tanto en el futuro.

No pensar en el futuro es mucho más difícil que ser un profesor de psicología.

Nuestras emociones están destinadas a fluctuar, al igual que nuestra presión sanguínea. Es un sistema que se supone que se mueve hacia adelante y hacia atrás, entre feliz e infeliz. Así es como el sistema nos guía a través del mundo.

De hecho, pensar en el futuro puede ser tan placentero que a veces preferimos pensar en ello en vez de hacer lo posible por llegar allí.

Los eventos que desafían nuestras creencias optimistas a veces nos puede hacer más y no menos optimistas.

Anticipar acontecimientos desagradables puede minimizar su impacto.

¿Cuál es el lazo que une la ansiedad y la planificación? Ambos, por supuesto, están conectados íntimamente cuando pensamos en el futuro.

El secreto de la felicidad es la variedad, pero el secreto de la variedad, como el secreto de todas las especias, es saber cuándo usarla.

Nos sorprendemos cuando esperamos algo distinto de lo que tenemos, incluso cuando no sabíamos que no estábamos esperando nada.

Tratamos a nuestros futuros yo como si fueran nuestros hijos, pasando la mayoría de las horas de la mayoría de nuestros días construyendo mañanas que esperamos los hagan felices.

La gente tiene un exceso de confianza en sus juicios sobre los demás.

Mis amigos me dicen que tengo una tendencia a señalar los problemas sin ofrecer soluciones, pero nunca me han dicho lo que debo hacer al respecto.

El mayor logro del cerebro humano es su capacidad para imaginar objetos y episodios que no existen en el ámbito de lo real, y es esta capacidad que nos permite pensar en el futuro.

La sorpresa es una emoción que sentimos cuando nos encontramos con lo inesperado.

Los niños pequeños no pueden decir lo que quieren ser en el futuro porque no entienden realmente lo que significa el futuro.

El miedo, la preocupación y la ansiedad tienen una función muy útil para manejar nuestras vidas.

Es mejor ser un ser humano insatisfecho que un cerdo satisfecho; mejor ser Sócrates insatisfecho que un necio satisfecho. Y si el tonto, o el cerdo, tienen una opinión diferente, es porque sólo conocen su propio lado de los hechos.

En algún momento entre nuestras sillas y nuestras mecedoras, aprendemos sobre el futuro.

Si eres como la mayoría de las personas, como la mayoría de las personas, no sabes que eres como la mayoría de las personas.

Desafortunadamente, incluso las grandes ideas no dejan fósiles para la datación con carbono.

Nuestro cerebro acepta lo que ven los ojos y nuestros ojos buscan lo que nuestro cerebro quiere.

La felicidad se refiere a los sentimientos, la virtud se refiere a las acciones, y esas acciones pueden causar esos sentimientos. Pero no necesariamente y no exclusivamente.

El lóbulo frontal es la reciente creación del cerebro humano que nos permite imaginar el futuro.

El hecho de que a menudo juzguemos el placer de una experiencia por su final, puede provocar que hagamos algunas cosas realmente curiosas.

Somos incapaces de recordar cómo nos sentimos realmente en una situación, es por eso que nuestra riqueza de experiencias resulta ser la pobreza de la riqueza.

Dentro de un par de semanas, incluso los sobrevivientes del terremoto vuelven a su nivel normal de optimismo.

La investigación sugiere que las personas generalmente desconocen las razones por las cuales están haciendo lo que están haciendo, pero cuando se les pregunta por una razón, las ofrecen fácilmente.

La mayoría de nosotros parece creer que somos más atléticos, inteligentes, organizados, éticos, lógicos, interesante, de mente abierta y saludables, por no mencionar más atractivos de lo que pueda ser una persona promedio.

Cada uno de nosotros está atrapado en un lugar, un tiempo y una circunstancia, y nuestros intentos de utilizar nuestra mente para trascender esos límites son la mayoría de veces ineficaces.

Reduce tu nivel de cortisol. Las personas más felices tienen el nivel más bajo de cortisol, una hormona del estrés que aumenta la presión arterial y debilita el sistema inmunitario. Reduce el estrés (haz más yoga,baja tu nivel de agresividad) y reducirás la producción de cortisol.

Preferimos escuchar las palabras de las otras personas que ya han sido preseleccionadas por nosotros sobre lo que queremos oír.

¿Qué es más importante: experiencia o memoria de la experiencia? Si pudieras tener una hora de éxtasis que siempre recordarías como tortura, o una hora de tortura que siempre recordarías como éxtasis, ¿cuál prefieres?

No creemos que las experiencias de otras personas puedan decirnos mucho a nosotros. Creo que esta es una ilusión de singularidad.

Pocos de nosotros podemos medir con precisión cómo nos sentiremos mañana o la próxima semana. Es por eso que cuando vas al supermercado con el estómago vacío, vas a comprar demasiado, y si compras después de una gran comida, comprarás muy poco.

Somos felices cuando tenemos familia, estamos felices cuando tenemos amigos y casi todas las otras cosas que creemos que nos hacen felices son en realidad sólo maneras de conseguir más amigos y familia.

La gente quiere ser feliz, y todas las otras cosas que queremos sólo son un medio para dicho fin.

Los seres humanos podemos pensar profundamente en el futuro y prever los desastres, pero todavía no hacemos nada en el presente para detenerlos. La mayoría de las personas en este planeta están abrumadas con las preocupaciones sobre su inmediato bienestar.

Los seres humanos son obras en curso que erróneamente piensan que están terminados.

Los datos dicen que los pobres, con un poco de dinero puede comprar mucha felicidad. Si eres rico, un montón de dinero puede comprar un poco más de felicidad. Pero en ambos casos, el dinero lo hace.

¿Qué haría usted en este momento si supiera que iba a morir en diez minutos?

Frases célebres

50 frases de Daniel Gilbert sobre la psicología y la felicidad
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here