La música y las emociones

La música es una de las pocas cosas en la vida que tiene el poder de mover emocionalmente a la mayoría de personas. Una pieza de música puede traernos recuerdos, levantar el ánimo o calmar nuestra alma y nos ayuda a expresar las emociones cuando las palabras nos fallan. Es este poder que nos proporciona la Musicoterapia, utilizando los diversos componentes musicales para proporcionar una forma de relacionarse dentro de una relación terapéutica.

La música es algo con lo que casi todo el mundo puede relacionarse y, de hecho, la mayoría de nosotros escucha música en algún momento todos los días. Ya sea que esté cantando junto a su canción favorita en su camino al trabajo, escuchando la radio en casa o bailando un sábado por la noche, lo más probable es que no haya un día que se pase sin música.

La idea detrás de la Terapia Musical es aprovechar esa experiencia compartida de una manera terapéutica. La Terapia Musical puede ayudar a una variedad de personas, incluyendo aquellas con dificultades emocionales y con limitaciones físicas. Los niños pequeños se pueden beneficiar y mejorar la comunicación, mientras que las personas mayores puedan recuperar la autoestima.

¿Qué es la Musicoterapia?

La Terapia Musical es un tipo de terapia creativa que consiste en escuchar y / o reproducción de música. Dependiendo de las necesidades del participante, la Terapia Musical puede fomentar la auto-conciencia, la capacidad de comunicación y la autoestima. La terapia utiliza la naturaleza social y comunicativa de la música para hacer esto y tiene como objetivo facilitar los cambios positivos en el comportamiento.

Por lo general, el musicoterapeuta llevará a cabo sesiones utilizando una serie de instrumentos y / o su voz para provocar la interacción y la respuesta de los participantes. Este tipo de ambiente relajado y seguro ayuda a fomentar el aprendizaje y la liberación emocional de los participantes.

¿Se necesita experiencia musical?

No se necesita ninguna experiencia musical previa y que no es necesario saber cómo tocar un instrumento para participar. Si el terapeuta quiere que se una, es probable que le ofrezca una herramienta fácil de jugar, un instrumento como un tambor o pandereta o, de hecho se puede simplemente sentarse y disfrutar de la escucha de la música.

También vale la pena señalar que la Terapia Musical no tiene por objeto que le enseñe a tocar un instrumento y no debe ser un sustituto de las clases de música. Dicho esto, es posible que usted, naturalmente adquiera mejor control rítmico y desarrolle la sensibilidad musical.

¿Qué sucede en una sesión de Terapia Musical?

Un musicoterapeuta puede trabajar con una persona de forma individual, o con un grupo de personas. La terapia en sí misma puede tener lugar en una variedad de entornos, incluyendo hospitales, escuelas, prisiones, residencias y espacios de trabajo privados en función de las necesidades de los participantes. Cada terapeuta tendrá una forma diferente de trabajar y la estructura de la sesión dependerá en gran medida de la naturaleza de las cuestiones que se están explorando.

Su terapeuta musical puede animarle a participar cantando o tocando un instrumento y le puede pedir que exprese cómo la música que se está reproduciendo le hace sentir. A veces, otros apoyos sensoriales (por ejemplo plumas) pueden ser introducidos; esto puede suceder especialmente cuando se trata de niños o personas con discapacidad. Algunos terapeutas de música le pueden pedir que conformen una pieza de música o escribir una canción.

La historia de la Musicoterapia

El uso de la música como terapia ha tenido lugar durante siglos, ya desde la antigua Grecia. Apolo, por ejemplo, es el dios griego de la música y la medicina, que demuestra que los dos han sido vinculados por lo menos desde la época griega antigua. La Terapia Musical se practica incluso en los tiempos bíblicos, cuando se pensaba que David tocaba el arpa para librar tipo Saulo de un espíritu maligno.

La Terapia Musical como la conocemos hoy en día se inició a raíz de las Guerras Mundiales I y II. Fue entonces que los músicos (especialmente en el Reino Unido) viajarían a los hospitales para reproducir música para los soldados que sufrieron un trauma emocional y físico. La  violonchelista francesa Juliette Alvin fue pionera en la terapia clínica de música en Gran Bretaña en los años 60, y todavía se considera factor de influencia más fuerte de la terapia.

Técnicas de Musicoterapia

Los musicoterapeutas utilizan una variedad de técnicas en función de las necesidades de las personas que toman parte. Las siguientes técnicas son algunos de los que se usan más comúnmente, sin embargo, esta lista no es exhaustiva y otras técnicas se pueden aplicar:

  • Cantar – Su terapeuta musical puede invitarle a cantar mientras tocan una canción. El canto puede ayudar a desarrollar el control de la articulación y la respiración, y dentro de un entorno de grupo puede ayudar a mejorar las habilidades sociales.
  • Tocar instrumentos – Tocar un instrumento puede ayudarle a refinar las habilidades motoras y de coordinación. Tocar con otros también mejora la cooperación y las habilidades de equipo de trabajo.
  • Actividades basadas en ritmos – Imitando a un ritmo, o hacer uno propio, pueden ayudar a desarrollar la coordinación y el rango de movimiento. En algunos casos, también puede ayudar a aliviar la ansiedad y ayudar a la relajación.
  • La improvisación – Dar la oportunidad de expresarse de una manera creativa gracias improvisación musical puede ayudar cuando las palabras fallan.
  • Componer / escribir canciones – Escritura de una canción sobre sus experiencias puede resultar más fácil que hablar de ello. Componer música también puede ayudar a fomentar un mayor sentido de conciencia de sí mismo, pues le ayuda a comprender mejor sus sentimientos.
  • Escuchar – Sólo escuchar música puede tener propiedades terapéuticas. Puede ayudar a desarrollar habilidades cognitivas y alienta a la memoria y la atención.

¿Quién puede ayudar a la Terapia Musical?

Gracias a la naturaleza versátil de la Terapia de la Música tiene el potencial para ayudar a una variedad de diferentes grupos sociales. Casi todo el mundo puede beneficiarse de la música como terapia, sin embargo, se piensa que es particularmente beneficioso para los siguientes:

Los niños y las familias: Se cree que los niños experimentan su primera experiencia musical cuando aún están en el útero; la música y el sonido que lleva a ser un comunicador clave para los niños pequeños. Esto significa que la Terapia Musical puede ser experimentada por los bebés muy pequeños. Cuando se trata de niños pequeños y bebés, a menudo se recomienda el uso de apoyos sensoriales para llamar la atención y el desarrollo de habilidades cognitivas.

El objetivo de la Terapia Musical para los niños es ayudarles a explorar y expresar pensamientos y sentimientos mientras se desarrolla la comunicación y las habilidades lingüísticas. La terapia también puede ayudar a aumentar la conciencia de uno mismo y desarrollar la autoestima. Escuchar y tomar parte en actividades basadas en rítmicas se cree para apoyar la coordinación fomentando al mismo tiempo el juego creativo.

Si bien este tipo de terapia está dirigida más aún hacia los niños, las sesiones pueden ayudar a cimentar los lazos entre padres e hijos. Esto puede ser especialmente importante para aquellos que sufren de depresión posparto.

Las personas con dificultades de aprendizaje: Cuando la música se utiliza en la terapia para las personas con dificultades de aprendizaje, que es el elemento comunicativo que se aplica con mayor frecuencia. La libre expresión y la interacción se fomenta activamente para ayudar a capacitar y motivar a los participantes. Melodías que alientan y el movimiento físico del sistema, ayudan a mejorar y desarrollar la coordinación.

Las personas con un neuro-discapacidad: La música es procesada dentro de muchas partes del cerebro, lo que lo convierte en una herramienta valiosa para las personas con una lesión cerebral o una enfermedad neuro-degenerativa. Hay típicamente tres enfoques diferentes que se utilizan para ayudar a la rehabilitación y la calidad de vida, estos son:

  • Compensatoria – en los que la música se utiliza para compensar las pérdidas (casi siempre en combinación con herramientas como la comunicación y ayudas de memoria).
  • Psico-socio-emocional – en los que la música se utiliza para facilitar la expresión emocional, la interacción social y el ajuste a la discapacidad.
  • Restaurativa – en los que la música se utiliza para ayudar a recuperar la habilidad y la función.

El autismo: La Terapia Musical se cree que ayuda a estabilizar el estado de ánimo y aumentar la tolerancia a la frustración para aquellos que se encuentran en el espectro autista. La terapia hace esto ayudando al participante a identificar las emociones de una manera diferente, lo que mejora la auto-expresión. Es a menudo la sensación de no ser capaz de expresarse lo que frustra a las personas con autismo, y la terapia de la música ofrece una manera de hacerlo que no requiere palabras.

La música involucra el cerebro, tanto en los niveles neo-corticales como subcorticales, lo que significa que el oyente no está obligado a “pensar” mientras escuchan los sonidos. Esto hace que la Terapia Musical ideal para aquellos que tienen dificultad para concentrarse. Los sonidos repetitivos utilizados en la terapia de la música también proporcionar estímulos y, posteriormente, enseñan el cerebro para responder a tales estímulos de mejor manera.

Las personas con demencia: Las personas mayores pueden sentirse aisladas, y los que tienen demencia aún más. La Musicoterapia para personas mayores tiene como objetivo mejorar la autoestima, promover la interacción social y fomentar la recuperación de la memoria. A veces, escuchando una canción del pasado puede desencadenar recuerdos previamente olvidados, algo que es muy valioso para aquellos que tienen problemas de memoria.

Escuchar música también puede ayudar a ayudar a la relajación y aliviar el estrés. Dando a las personas mayores la oportunidad de explorar sus propias capacidades creativas también ayuda a desarrollar un sentido más fuerte de sí mismo.

Ansiedad y depresión: Trabajando como un medio de comunicación, la música puede ayudar a las personas que se ocupan de la depresión a que se expresen de una manera más creativa. Si la terapia de la música se lleva a cabo de forma individual o por medio de un grupo, la naturaleza misma de la música ayuda a aliviar la sensación de aislamiento que a menudo son experimentados por las personas con depresión.

La Terapia Musical también ha sido aclamada por su capacidad para construir confianza en uno mismo, ayudar a los individuos a asumir la responsabilidad de sus decisiones y hacer más elecciones de forma independiente. Los pensamientos y sentimientos de ansiedad a menudo pueden ser intervenidos con el uso de la música, con melodías calmantes que ayudan a reducir el estrés e incluso bajar la presión arterial.

Sirviendo como una salida creativa, la Musicoterapia también ayuda a los individuos a desarrollar maneras de hacer frente cuando surgen situaciones difíciles.

Las personas con esquizofrenia: Los estudios han demostrado que la Musicoterapia puede ayudar a disminuir los síntomas de la esquizofrenia, incluyendo: afecto plano, dificultades en el habla y la incapacidad para encontrar la alegría en las actividades. La terapia ayuda a reducir la sensación de aislamiento y puede aumentar el interés por los acontecimientos externos.

Cabe señalar que la Terapia de la Música a menudo funciona mejor para las personas con problemas de salud mental cuando se utiliza en combinación con otros tratamientos, como otros tipos de psicoterapia y medicación.

¿Puede curar la Musicoterapia?

La Terapia Musical tiene el potencial de afectar a un individuo para el mejor, sin embargo, algunas condiciones son irreversibles. En algunos casos, la Terapia Musical puede tener un efecto curativo, y en otros puede ayudar a retardar el deterioro. En función de los temas que se abordan dentro de la terapia, puede que sea necesario para que el individuo se sometan a un tratamiento adicional, o combinar diferentes tipos de tratamiento.

Todas las Terapias Psicológicas

La Musicoterapia o Terapia Musical
3 (60%) 2 votos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.