tecnica-neurocientifica

La Técnica de las Gafas Hemisféricas se incluye dentro de las terapias neurocientíficas y de reprocesamiento, lo último en metodología terapéutica, la técnica de las gafas hemisféricas cuenta con una tecnología no invasiva: un “juego de anteojos especializados” que promueven la integración cerebral por medio del trabajo con el cuerpo calloso, ya que favorecen la comunicación de ambos hemisferios, tiene como objetivo cambiar el modo en que el paciente “ve” la información conflictuante, produciendo manifestaciones clínicas a nivel emocional, somático, electromagnético y neurológico, pues son datos que se almacenan en el sistema nervioso central (SNC).

¿En qué consiste la Técnica de las Gafas Hemisféricas?

Esta técnica se ha aplicado con gran éxito en la praxis psicoterapéutica para tratar gran variedad de psicopatologías, especialmente trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y problemas de aprendizaje, logrando reducir el número de sesiones de tratamiento con un grado alto de efectividad y potencializando los beneficios para ellos, por lo que resulta una valiosa herramienta clínica.

Esta metodología, forma parte terapias que componen a las Técnicas de Integración Cerebral (TIC), instituidas por los doctores: Raquel C. Ferrazzano de Solvey,  Pablo Solvey  y Dr. Daniel Asís (2000), tienen su raíz en la Fisiología Aplicada, la kinesiología y los procedimientos de la “desensibilización y reprocesamiento por los movimientos oculares” (EMDR, por sus siglas en inglés) principalmente.

Por medio de la técnica de las gafas hemisféricas y  la de “un ojo por vez”, desarrollada por los científicos canadienses Audrey Cook, y Richard Bradshaw, (2000), se estimula de manera alterna ambos hemisferios cerebrales lo que permite una mejor comunicación, a la vez que se “sincronizan”, logrando así el “reprocesamiento de la experiencia”, por lo que es tan socorrida para tratar fobias y a víctimas de acoso escolar, abuso físico, sexual y aquellos que guardan “memorias de dolor” en su cuerpo y en su sistema nervioso central (SNC) produciéndoles un gran sufrimiento emocional.

Cada hemisferio “percibe y ve la realidad de modos distintos” Al integrar el trabajo de ambos hemisferios cerebrales, es más factible que el paciente pueda sobreponerse ante aquello que le genera conflicto y le ocasiona malestar emocional. Al  ocurrir la “sincronización hemisférica”, los niveles de ansiedad se reducen significativamente, permitiendo a la persona “ver a través de las gafas hemisféricas con más claridad y objetividad” aquello que le ocasionaba tanto desasosiego, permitiendo así adoptar estrategias de afrontamiento funcionales para sus contextos personales, como se ha observado en pacientes con fobias, trastornos de ansiedad y del estado de ánimo.

anteojos-hemisfericos

Uno de los aspectos en que se refleja es en la disminución de las respuestas somáticas clásicas de la ansiedad como: opresión del pecho, sudoración, aceleración de la frecuencia cardiaca y activación de la amígdala, entre otras. A través de neuroimágenes se pueden apreciar las modificaciones en la actividad cortical y en los tipos de ondas cerebrales: Alfa, Beta, Gamma, Delta y Theta, en donde se visualizan distintos grados de actividad, lo que explica la reducción de niveles de angustia en los pacientes, dando paso a una ‘reestructuración cognitiva’ benéfica para el sujeto.

Diferenciación e integración hemisférica

El hemisferio derecho e izquierdo “ven la realidad” y perciben de maneras distintas. El hemisferio derecho promueve nuestra inteligencia musical, las habilidades artísticas, la propiopercepción y la cosmovisión de la persona, sin embargo,  también almacena experiencias desagradables y activa la ansiedad anticipatoria, lo hace para ayudarnos a sobrevivir, manteniendo un estado de alerta  al sentirse en peligro o amenazado. Mientras que el hemisferio izquierdo en cambio, representa el “aquí y ahora”, la resolución de problemas y nuestra capacidad de planificación.

La comunicación interhemisférica se potencializa con éste proceso a través del cuerpo calloso, logrando reducir los niveles de estrés que pueden ocasionar el bloqueo o el entorpecimiento de ciertas funciones, los procesos necesarios para el aprendizaje como: sensopercepción, memoria y atención se reintegran, mejorando el desempeño cognitivo de la persona, por lo que es muy utilizado para mejorar el desempeño académico y profesional.

Puede interesarte: Test de dominancia cerebral de Herrmann

Viendo a través de las gafas hemisféricas

Al activar ambos hemisferios con las gafas hemisféricas, la persona ‘visualiza su problemática’  desde dos enfoques distintos, adquiriendo mayor claridad mental, lo que le permite llegar a una efectiva resolución de su conflicto y adoptar estrategias de afrontamiento favorables para su desarrollo personal”.

Así, con la ayuda de las gafas hemisféricas es posible la integración cerebral, las gafas con el ojo izquierdo descubierto, ayudan a “pensar mejor las cosas”, de modo que el paciente puede acceder en un estado de calma de modo gradual, al ser activado el lóbulo frontal adquiere mayor ‘claridad mental’ para la llegar a una solución efectiva de sus problemas y no quedarse en típica ‘rumiación mental’ que genera más angustia, preocupación innecesaria y confusión; las manifestaciones de malestar corporal tienden a menguar y finalmente a desaparecer.

¿Cómo funcionan los anteojos o gafas hemisféricas?

Lo que se hace es poner al paciente unas gafas que aplican un gradiente secuencial alternando el uso de ambos ojos desde ángulos muy específicos. Concretamente los anteojos permiten el paso de la luz y estimulan la retina del lado nasal, activando al hemisferio contralateral, entonces, a través de neuroimágenes es posible visualizar módulos de procesamiento neurológico primario, se puede observar la actividad cortical y cómo un hemisferio del paciente se encuentra en estado de vigilia o ‘beta’, mientras que el otro  hemisferio se encuentra en ‘alfa’, que es un estado de reposo.

Las gafas hemisféricas estimulan al sistema nervioso central (SNC), por lo que es más factible dar paso a una ‘reestructuración cognitiva favorable’ para el desarrollo y bienestar de la persona, coadyuvan a que las respuestas emocionales y somáticas sean más adaptativas y menos conflictivas para el sujeto, o bien: ‘más proactivas y menos reactivas’.

El enfoque neural, cognitivo y eléctrico de la técnica de las gafas hemisféricas, activa lo que la medicina tradicional china llama “sistema de meridianos” y lo “equilibra”, promoviendo el trabajo de ambos hemisferios, al optimizar el funcionamiento cerebral, mejora el desempeño y bienestar de la persona, en menor tiempo al que suelen hacerlo psicoterapias ortodoxas tradicionales.

Durante el proceso psicoterapéutico, se solicita al paciente que “visualice, piense y sienta” en el tópico conflictuante, los anteojos hemisféricos cuentan con aberturas; al alternar las gafas, las funciones de ambos hemisferios cerebrales se “activan y desactivan”, finalmente al ‘sincronizarse’ ambos dan paso a la ‘reorganización cerebral’.

Esto permite que la persona tenga cierto control sobre su propio tratamiento, aspecto que resulta cómodo para aquellos que padecen trastornos de ansiedad, pues experimentan menos angustia al sentir que pueden tener el control de su proceso y la presentación de estímulos aversivos que tanto les incomodan.

Puede interesarte: La Terapia de Campos Magnéticos Pulsados o Magnetoterapia

Desenmarañando  los ‘nudos de tu red visual’

Con la técnica de las gafas hemisféricas, se buscan “nudos en el campo visual”, éstos se pueden observar en los movimientos del ojo, se manifiestan por medio de cambios cuando la persona experimenta diferentes emociones, la Dra. Ferrazzano (2015) dice que: “posiblemente se deba a un cúmulo de información que quedó en un grupo neuronal y hay que ‘disolverlo’ para bajar la perturbación”.

Labilidad emocional y emociones disfóricas, vienen acompañadas de manifestaciones corporales incómodas que su vez, exacerban más estados angustiantes, como la respiración acelerada, que contribuye  a que no llegue adecuadamente el oxígeno al cerebro, alterando así algunos de sus procesos básicos ¿Para qué más sirve la técnica de las gafas hemisféricas?

Al desenmarañar los nudos del campo visual, el conflicto empieza a procesarse adecuadamente, reduciéndose a su mínima expresión y en el mejor de los casos: ya no representa un problema para la persona”.

Puede interesarte: La Terapia de Exposición, en qué consiste

¿Por qué representa una buena opción psicoterapéutica?

En los casos clínicos de curación de fobias, se puede apreciar  la efectividad de la técnica de gafas hemisféricas, como en: la aracnofobia, el miedo excesivo a las arañas, que no deja a las personas salir de excursión al campo aunque lo deseen por miedo a encontrarse con una arañita; la aerofobia, que muchas veces hace que los individuos dejen ir importantes oportunidades laborales y de interacción social con personas que se encuentran lejos; o el miedo irracional a los perros o cinofobia, tan incómodo, ya que éstos ‘fieles amigos del hombre’, pueden encontrarse por muchas partes de nuestro camino.

¿Quiénes pueden beneficiar se con el uso de la técnica de las gafas hemisféricas?

Las gafas hemisféricas para fines psicoterapéuticos son parte de las técnicas de integración cerebral (TIC) ayudan a niños, adolescentes y adultos a reorganizar su actividad cerebral en torno a sus retos y necesidades específicas que presentan, sin perniciosos efectos para la salud: ¡todo lo contrario!, pues permite al cerebro funcionar de manera más eficiente por medio de la reintegración cerebral, siendo más factible que el sujeto desarrolle sus talentos y su potencial, en caso de que así lo decida, pues también implica el ejercicio de su voluntad.

tecnicas-de-integracion-cerebral

 

Las dificultades de aprendizaje pueden trascenderse por medio de ésta técnica, así como algunas habilidades matemáticas, muchos pacientes son capaces de recuperar su función cerebral óptima. Cuando el cerebro  opera con sus niveles de máxima aptitud, las vías de aprendizaje “se abren”, mejorando el rendimiento cognitivo, que incrementa en poco tiempo con modificaciones  duraderas, como se ha visto en: el mejoramiento de habilidades de lecto-escritura, la capacidad de aprendizaje,  inteligencia, comprensión, creatividad y otros.

Son muchos padecimientos los que pueden tratarse con la técnica de las gafas hemisféricas, los pacientes con dislexia, trastornos y dificultades de aprendizaje, memoria, atención, falta de regulación emocional, problemas disruptivos y un pobre control de impulsos, las víctimas de abuso físico y sexual, así como las de acoso escolar. Ha sido empleada con excelentes resultados para tratar los trastornos de ansiedad.

Estos padecimientos pueden menguar la vida de los individuos e impedir su sano desarrollo, por lo que muchas veces requieren una pronta curación, para que la persona pueda integrarse a los entornos en donde se desenvuelve sin problemas, como el ‘reprocesamiento de las fobias y los traumas’, los cuales muchas veces impiden la sana interacción social del individuo, algunos optan por el aislamiento afectivo, complicando así su psicopatología, al ser una conducta evitativa y poco resolutiva.

Mediante la técnica de las gafas hemisféricas, se reduce el malestar emocional y  el sujeto opta por “una visión más optimista y funcional para su realidad”.

¿Cómo ayudan las gafas hemisféricas  a ‘sanar’ sus heridas emocionales?

Los anteojos hemisféricos pueden ayudar ‘cicatrizar’ más rápidamente las heridas y los traumas emocionales, permitiendo a la persona tener mayor claridad y ecuanimidad, así como un enfoque centrado en el presente, facilita el abandonar sentimientos y emociones reprimidas. ¿Por qué sucede esto? Gracias a la reintegración cerebral y a la activación del lóbulo frontal, que nos ayuda a tener un juicio lúcido, por lo que es más factible que la persona pueda adquirir “una visión más clara” por medio de las gafas hemisféricas, con ello puede establecerse la aceptación de su problemática y el individuo es capaz de tomar una decisión al respecto que le beneficie.

La técnica de las gafas hemisféricas, permite que trabaje el lóbulo frontal y el sujeto baje niveles de ansiedad y estrés, como en el caso de las fobias y los “panic attacks o crisis de angustia por citar algunos. Nuestra corteza prefrontal en un área sumamente creativa, permite nuevos aprendizajes, favorece la resolución de problemas y la reasignación cognitiva con programas que podemos construir para beneficio de la persona, sirviendo a fines psicoterapéuticos.

Artículos que pueden de tu interés

Links

La Técnica de las Gafas Hemisféricas
5 (100%) 5 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.