mujer-dolor

Si tu aquí y ahora te resulta intolerable y te hace desgraciado, tienes tres opciones: retirarte de la situación, cambiarla o aceptarla totalmente”. Eckhart Tolle

En la actualidad  gracias al avance de las investigaciones en neurociencias, se ha observado que hay mayor disminución del dolor cuando se trata de manera integral, tomando en cuenta aspectos biopsicosociales, tanto para determinar las causas como para su tratamiento, ya que pueden influir directamente sobre la reducción de la percepción del dolor.

“Es crucial la contemplación específica de los factores psicológicos en el tratamiento del dolor crónico y ofrecer esperanza para aquellos que llevan consigo esta cruenta  batalla”.

El tratamiento tradicional ortodoxo para el dolor crónico, se había enfocado más en aspectos biomédicos, Walsh y Radcliffe (2002), demostraron que los pacientes tratados de manera multidisciplinar, redujeron en mayor grado su percepción del dolor, mientras que los que valoraban su dolor como un padecimiento orgánico presentaron mayor grado de discapacidad.

Prevalencia del dolor

La presencia del dolor crónico en el mundo es significativa, estiman que entre el 25 y el 29% de la población padece dolor, se calcula que en Europa el 20% de la población manifiesta dolor crónico (2017). Suele ser más común entre las mujeres e individuos de escasos recursos económicos, a los países en vías de desarrollo, en donde la mayoría de las personas ni siquiera cuentan con los servicios básicos de salud ni de educación, puede suponerles un gran reto,  tanto para profesionales sanitarios como para los que lo padecen, por lo que se pueden beneficiar incidiendo sobre variables psicológicas implicadas en el dolor crónico.

Dolor agudo y dolor crónico

Si padeces dolor crónico, podrías recordar: ¿cuántas veces antes de que tu condición llegara a tales grados ignoraste las necesidades de tu cuerpo, el cual a veces te susurraba y otras te gritaba que pararas y te detuvieras un momento a escucharlo y atenderlo? El ajetreo de la cotidianeidad puede hacer que fácilmente se haga caso omiso de estas señales que nos envía a tiempo el cerebro desde su sabiduría organísmica, generalmente antes de que la condición sea crónica. Si no lo padeces, quizá estés a tiempo de empezar a escuchar con más atención a tu cuerpo.

El dolor agudo nos avisa que algo anda mal, en cambio el dolor crónico afecta distintos tejidos, poseemos receptores específicos para recoger información dolorosa, ésta viaja a través de la médula espinal y llega al cerebro para procesarla,  por ello, depende en gran medida de factores psicológicos: la manera en que se percibe la experiencia y las estrategias de afrontamiento elegidas por la persona pueden hacer que el dolor aumente, se mantenga o disminuya.

El dolor funge como un sistema de alerta, advierte al individuo de agentes nocivos o amenazas para su organismo, ya sean reales, potenciales o percibidas simplemente. Así, prepara a la persona de manera fisiológica y cognitiva, contribuyendo a la supervivencia, las personas que no pueden sentir dolor, son incapaces de vivir más allá de la adolescencia.

pastillas-mano

El dolor crónico es un padecimiento que como tal debe ser tratado por los especialistas en ello y de manera multidisciplinar, regularmente implica malestar emocional para el que lo manifiesta, por eso un tratamiento integral contempla la ayuda de un psicólogo capacitado en el manejo de enfermedades crónicas; la  CIE-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades) afirma que el dolor crónico es aquel que se mantiene por más de tres meses, ya sea de manera intermitente o persistente.

Estrategias de afrontamiento ante el dolor crónico

La conducta frente al dolor de acuerdo al ajuste que haga la persona con su condición y su medio, puede ser adaptativa o desadaptativa. Las primeras, implican estrategias de afrontamiento dinámicas y óptimas ante el “invasor” que se ha instalado por largo tiempo dentro del cuerpo tratando de tiranizarlo, muchas veces consumiendo el bienestar de la persona.

Acciones inteligentes para afrontar el dolor crónico

Una estrategia de afrontamiento adecuada es asistir con especialistas del dolor, seguir las sugerencias médicas y buscar acompañamiento psicológico, pues el sufrimiento emocional de la persona puede hacer que se experimente más dolor, en caso de haber comorbilidad con psicopatologías, se complica más su condición. 

Buscar grupos de ayuda mutua, que compartan dolor crónico y  otros padecimientos que presenten, puede representar una estrategia de afrontamiento adecuada, las historias de vida de muchos pueden motivar a la persona, cuando el dolor castiga al cuerpo, las lágrimas son muchas y pareciera que el tormento no tiene fin. Sin embargo, debido a la comorbilidad con muchas psicopatologías, sugieren la asistencia psicológica para incidir sobre factores cognitivos que pudieran ayudar a percibir menos dolor. Los problemas psicológicos más frecuentes entre los pacientes con dolor crónico son la depresión y la ansiedad.

Otro aspecto positivo de los grupos de ayuda es que juntos buscan información novedosa sobre su padecimiento, es recomendable que se haga acompañado de profesionales de la salud, que puedan contribuir al bienestar, las personas que padecen dolor pueden ser presas fáciles de aquellos que lucran precisamente con el dolor y el sufrimiento ajeno, antes de practicar el remedio que le sirvió a un hermano de dolor, es preciso preguntarle antes a tu médico de cabecera, si es adecuado ese remedio para tu mal. La ignorancia puede resultar muy perniciosa, la educación en estos temas puede facultarnos para afrontar el dolor con las mejores armas, como buenos guerreros.

Las estrategias de afrontamiento activas  ante el dolor van encaminadas a la solución de problemas y a la búsqueda de información. Otras estrategias de afrontamiento ante el dolor adaptativas son:

  • Movimiento inteligente: realizar la actividad física recomendada con la frecuencia y la duración señalada.
  • Seguir las sugerencias alimentarias y de higiene del sueño.
  • Realizar una detoxificación de metales pesados.
  • Fortalecer las redes de apoyo con seres queridos y gente que se aprecia.
  • Procurar actividades de esparcimiento de acuerdo a sus gustos y facultades.
  • Disfrutar de la sexualidad.
  • Reír.
  • Acariciar y abrazar a los seres queridos, dejarse acariciar y abrazar por ellos; si tienes mascotas, el acariciarlas también puede ser terapéutico.
  • Unirse a un círculo de lectura, de una temática que te interese.
  • Practicar técnicas de respiración, relajación, de atención plena y meditación.
  • Musicoterapia.
  • Sublimar emociones por medio de las Artes.
  • Escuchar a tu cuerpo y atender a sus necesidades básicas.
  • Emplear el recurso imaginativo para la reinterpretación de las sensaciones de dolor.
  • Disminuir los niveles de estrés para que los mecanismos contra el dolor funcionen óptimamente.
  • Masajes aprobados por el médico tratante en conjunto con un fisioterapeuta experimentado.
  • Gestión de las emociones, si no hay regulación emocional a pesar de la voluntad del individuo, es preciso buscar la ayuda de un psicólogo.

El hecho de que haya estrategias de afrontamiento indica que existe un ejercicio de la voluntad, un esfuerzo cognitivo que se puede traducir en modificaciones conductuales para adaptarse mejor a su nueva realidad, indica que se está luchando con las mejores armas disponibles.

Detrás de la sonrisa de una persona que padece dolor crónico, está implícita una batalla ante el tirano invasor”.

mujer-masaje

Lactancia materna y el dolor crónico

Gran parte de los pacientes que padecen dolor crónico son mujeres, muchas de ellas son o pretenden ser madres. Amamantar al bebé supone grandes beneficios para la salud de madre e hijo, el dolor crónico es un motivo más para promover los beneficios de la lactancia materna y ser un “pecho bueno”, como decía Melanie Klein.

Los investigadores observaron que posterior a una cesárea, las madres  que amantaron a su recién nacido, durante un periodo de por lo menos dos meses, mostraron ser menos propensas a padecer dolor, respecto a las que no dieron pecho a su bebé. Alimentar al crío de esta manera, fortalece el vínculo materno, el sistema inmune de ambos, especialmente del neonato, a la vez que “piel emocional se tonifica”, haciéndolo más resistente a la fragilidad emocional.

Estrategias de afrontamiento desadaptativas

Son las que tienen que ver con conductas evitativas, a través de la investigación, se han correlacionado este tipo de estrategias pasivas de manera negativa, ya que inciden en la cronicidad e intensificación  del dolor, consumiendo el bienestar de la persona gradualmente.  El dolor crónico, por su caracterología generalmente supone también un gran malestar emocional para quien lo padece.

El tipo de afrontamiento pasivo ante el dolor se ha asociado con el incremento en: sentimientos de impotencia, evaluación cognitiva con sesgo en lo negativo, ansiedad y depresión, entre otras. Estas estrategias incluyen al pensamiento desiderativo, en donde la persona vive en la ilusión de que todo estará mejor, esperando sin hacer los ajustes necesarios para ello, sólo por creerlo y desearlo así, puede afectar la toma de decisiones importantes, su optimismo, está sustentado en una creencia sin fundamento  en la realidad.

Los científicos, también se percataron que: “No hacerle caso al dolor”, representa una conducta evitativa, las personas que padecen síndrome álgico deben ser atendidas por profesionales de la salud especializados para ello, representa un derecho y la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo reconoce como un padecimiento que se debe tratar como tal (2017), cuando existe este tipo de creencias, pueden conducir a que el paciente no siga indicaciones médicas, agravando así su condición.

En cambio, es una buena estrategia tratar de enfocar la atención en algo diferente al dolor, cuando ya se siguieron las indicaciones médicas, se hizo lo posible por aliviarlo y perdura. Otras estrategias de afrontamiento pasivas son aislamiento afectivo y físico, lo que contribuye a la exacerbación de trastornos del estado de ánimo, irritabilidad, agresividad (Fishbain, 2000), sentimientos de culpa y vergüenza, los cuales deben ser trascendidos, para potencializar tus habilidades, pues un cuerpo que guarda culpa busca a menudo busca castigarse. Si no puedes quitar el dolor sobre ti, puedes aligerar el sufrimiento emocional, este último puede ser optativo, la primera debe ser entendida como una condición que muchas veces no está en tus manos cambiar. A Hipócrates se le atribuye la frase:

“Divinum opus sedare dolorem est”… “Calmar el dolor es una tarea divina.”

Los profesionales de la salud especializados en el dolor se identifican con esta frase, como en la mitología Prometeo trató de tomar el fuego para bien de la humanidad, reconociendo lo titánico de su labor, así ellos, de la mano con las neurociencias estudian con ahínco las maneras en que la persona puede aliviar su dolor o padecer menos y ofrecer una mejor calidad de vida a sus pacientes.

Conclusión

Quien tiene un motivo para vivir encontrará un cómoFriedrich Nietzsche.

La adaptación del individuo a sus condiciones de vida diferentes a las anteriores, es necesaria para procurar mayor bienestar, si bien es cierto que muchas veces el dolor es inevitable, el paciente puede aprender técnicas de afrontamiento para incidir sobre variables psicológicas que afectan directamente su salud y que a la vez pueden hacer que el dolor se intensifique o se reduzca. No tienes que librar sólo esta batalla, el acompañamiento y tratamiento psicológico son óptimos para generar buenos efectos sobre la percepción del dolor.

afrontar-dolor

Puede interesarte:

Links

¿Cómo podemos afrontar el dolor crónico?
4.9 (97.14%) 7 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.