Breadcrumb, ¿Se puede vivir de migajas de amor?

Breadcrumb


Habrá personas que darán valor a tus sueños. Otras menospreciarán todo lo que te propongas. Bernardo Stamateas

  • Paty sabe que Fernando no es muy guapo, pero es lo más parecido a una relación de pareja. Le desconcierta cuando le dice cosas lindas, pero se aleja y pone mil pretextos para no verla. Lo más desconcertante de Fernando, es que un día dejó de escribir, es como si la tierra lo hubiera devorado. No está localizable por ningún medio de contacto y tampoco contesta las llamadas telefónicas. Lo peor de todo, es que Paty siente que no tuvo ningún conflicto con él, simplemente es como si hubiera dejado de existir.
  • Perla siempre pensó tener una pareja como Ricardo, ella dice que es el hombre de sus sueños. Cree en el amor y cree que es el amor de su vida. Se han visto muy poco y él sólo la busca cuando ha bebido para decirle cosas lindas. Ricardo tiene una lista negra de sus exparejas a las cuales solo les llama cuando se siente solo, aburrido, ha bebido o necesita que le adulen el ego.
  • Antonio ha soñado con encontrar a la mujer de sus sueños. Es un hombre socialmente deseable. Cree en las palabras de Carolina, y ella cambia la conversación cuando él, le pregunta sobre un posible futuro de ellos como pareja. Digamos que es una mujer de palabras, pero no de hechos. Lo cierto es que han salido muy pocas veces, aun siendo aparentemente novios o amigovios. Antonio vive más de sus propias ilusiones y no ve claro hacia donde podría ir con Caro. Hoy día, Caro aparece y desaparece por días, a veces por semanas y cuando Antonio cree que todo está perdido, Carolina vuelve a aparecer como si nada, dándole nuevamente falsas esperanzas de que las cosas van a reactivarse.

El amor, una necesidad humana

Como seres humanos tenemos la necesidad de amar y de ser amados. Todos los personajes de estas breves historias comparten varias cosas en común. En la diada encontramos una persona que cree en el amor y está plenamente convencida de iniciar una relación duradera y otra, que solo va a utilizar a la otra persona, como objeto, es decir, cosifica a la otra parte. También ambos miembros de la diada viven relaciones tóxicas y experimentan un miedo terrible a estar solos, por lo tanto, viven en una relación de codependencia. Otra más, en la diada encontramos generalmente una persona socialmente buena, comprometida y altruista y en el otro extremo; una persona egoísta, narcisista, manipuladora y sin compromisos.



Los tres jinetes del apocalipsis del amor

La forma de experimentar el amor en una relación tóxica podría estar conformada hoy día, por tres jinetes del apocalipsis, sus nombres en inglés son: Ghosting, Benching y Breadcrumbing. Los cuales combinados son formas sofisticadas de mostrar una relación potencial de pareja; cruel, apócrifa, dañina y malsana. Aunque se les relaciona fundamentalmente con romances derivados de las redes sociales, se presentan de forma virtual y presencial.

  • Ghosting: es una práctica mediante la cual una persona desaparece de la vida de otra, sin dar ninguna explicación. Esta práctica suele ser muy usada en relaciones románticas, donde uno de los miembros de la pareja no quiere continuar y en vez de decirlo abiertamente, opta por desaparecer. Esto quiere decir no contestar los mensajes del otro, ni sus llamados, evitar todo contacto vía las redes sociales, whatsapp hasta llegar a bloquearlo si se siente que el otro miembro sigue insistiendo (Diccionario actual, 2019).
  • Benching: Se trata de una nueva “moda” que consiste en mantener una conversación/coqueteo constante con alguien de nuestro interés, pero sin llegar a concretar algo serio. Es decir, “tener a esa persona en la banca” o “de reemplazo” mientras se ven otras opciones. Es una actitud bastante egoísta y aunque ahora tiene un nombre, siempre ha existido (RPPNoticias, 2016).
  • Breadcrumb: es un juego de palabras que significa, en inglés, migas de pan y el acto de ir dejando migajas en el mundo digital toma el nombre de breadcrumbing. El sitio Urban Dictionary lo define como un “enamoramiento” sin intenciones de llevar las cosas más lejos. “Pero les gusta la atención, entonces coquetean, envían DM o textos solo para mantener a la persona interesada, sabiendo muy bien que se quedarán solteros” (Airedigital, 2018).

Existen personas que desafortunadamente pasan mucho tiempo viviendo con migajas de amor. ¿Por qué ocurre esto?

¿Por qué hay personas que viven con estas migajas de amor?

Curiosamente cuando hemos experimentado una relación de pareja positiva o cuando no la hemos vivido, pero tenemos la expectativa de que la podemos vivir, se activan nuestros sistemas de recompensas en ambos casos.

Una región del cerebro responsable de ello es la ínsula. Por su carretera neuronal corre la hormona del placer la dopamina.

Esta parte de nuestro cerebro está implicada en aquellos placeres amorosos o no amorosos que nos generan bienestar. Puede convertirse en una adicción sentir placer a toda costa sin importar el costo.

Breadcrumb

Desafortunadamente, cuando permanecemos esperando una recompensa en este modelo de relación de pareja puede pasar mucho tiempo en la espera del placer y cuando llega, por muy poco que sea (migajas de amor) nos da la esperanza de que vamos a tener más. Incluso aunque se presente una comunicación deficiente, sin rumbo o negativa proveniente del “ser amado” aumenta la posibilidad de encender realmente la llama del amor, al menos por parte de la víctima. Curiosamente cuando el victimario hace acto de presencia la razón es parte activa el mismo sistema de recompensa, pero su objetivo es otro: simplemente evitar ser olvidado y es solamente para alimentar el ego.

Pasemos a ver los perfiles de ambos implicados. Curiosamente, son piezas que embonan disfuncionalmente en el juego como las formas: cóncavo y convexo.

Perfil de la víctima

Existen en la vida una gama de personas con comportamientos diversos, a veces en extremos diametralmente opuestos.

Las personas que son víctimas sufren un doble impacto:

1) son víctimas de un manipulador y

2) son víctimas porque quienes están a su alrededor al no comprender que se encuentran ante una situación compleja de la cual sienten que no pueden salir. Por tanto, suelen ser duramente criticados.

Algunas características son

  • Viven un amor platónico e idealizado que no les permite percibir cuando alguien abusa de ellos o les hace daño.
  • Deposita sus expectativas de felicidad en la otra persona y espera que de una o de otra forma le haga feliz el otro.
  • Siendo personas cándidas y bondadosas piensan que la otra persona no sería capaz de hacerles daño. Creen que el león es de su condición, es decir, si soy buena persona, una pareja potencial, no podría hacerme daño.
  • Son personas muy comprometidas en la relación de pareja y hacen todo lo que esté a su mano para que ésta funcione.
  • Si dan buenas cosas y les han dicho cosas positivas son capaces de esperar largos periodos de tiempo para recibir nuevamente una recompensa. La neurociencia nos ha mostrado hoy día que: la expectativa de la felicidad genera felicidad, pero si tarda mucho en llegar o no llega más, genera un gran dolor emocional.
  • Son personas excesivamente confiadas en los otros.
  • Debido a que no pueden ver la maldad en el otro, pueden sentirse culpables porque las cosas no salgan bien y eso lo aprovechan los manipuladores para hacerles sentir mal.
  • No les cuesta trabajo sacrificarse por los demás o pensar en ayudar o comprender a los demás.
  • Les cuesta trabajo poner límites, son muy tolerantes y comprensivas.
  • Suelen ser personas generosas y en general están disponibles para la ayuda.
  • Su bondad les crea la ilusión de que pueden hacer cambiar la actitud negativa del manipulador.
  • De acuerdo a las tipologías del amor de Lee (Sangrador, 1982) practican el amor “agape”; es un amor dirigido a los demás sin esperar reciprocidad alguna. Es un amor altruista.

Perfil del victimario o manipulador

Un manipulador dirige la voluntad de la víctima, abusando de su sensibilidad o vulnerabilidad. El manipulador es siempre un agresor. Posee una gran habilidad para fabricar impresiones de la realidad, ilusiones virtuales que le permiten esconder sus artimañas y ficciones (Husmann, 2008).

  • Tarda días o semanas sin contentar mensajes virtuales o presenciales.
  • Te manipula a través de mensajes que solo alimentan tus expectativas sobre lo [email protected] que eres y luego desaparece.
  • Nunca es [email protected] sobre el futuro de la relación potencial de pareja.
  • Su conversación básicamente es de palabras y no de hechos.
  • Te oculta información, su presencia gira en torno a dos hechos básicamente: te alaga o te ignora.
  • Bajo ninguna circunstancia: hablará de sus emociones o sentimientos hacia ti, lo cual demuestra su falta de compromiso. Sus respuestas son confusas.
  • En México decimos: “Prende el boiler, pero no se baña”. Es decir, te excita con sus palabras, pero no hace nada.
  • Cada vez que se acerca y se aleja, lo hace para que le tengas presente y para alimentar con ello su propio ego.
  • Crea una relación de dependencia y detrás de todo esto, existe un miedo terrible a estar [email protected]
  • Se muestran seductores, aduladores, amables y socialmente deseables, pero si hay intimidad virtual o presencial sale su lado más oscuro en la agresión y la violencia para ponerte distancia.
  • Son impredecibles en la relación afectiva y carecen de empatía.
  • No toleran los errores de los otros y jamás reconocen sus propios errores.
  • Abusan y acusan a sus víctimas por sus defectos y errores.
  • Se creen poseedores de habilidades especiales y ocultan su baja autoestima desvalorizando a los demás.
  • Son egocéntricos, narcisistas, celosos y controladores.
  • Atrapan a sus víctimas haciéndoles dudar de su personalidad y sus propios paradigmas de vida.
  • Mienten con una estrategia normal que al final es patológica.
  • Tienen diferentes máscaras: sabelotodo, déspota, dominador, irresponsable, simpático, seductor, culto, explosivo, enfermo, perverso y más.
  • De acuerdo a las tipologías del amor de Lee (Sangrador, 1982) practican el amor ludus; es solo un juego agradable y no se implican en la relación. Además, que pueden pasar de un amor a otro y sus relaciones no son intensas, no hay un futuro, evita que surjan los sentimientos y la mentira es parte del juego.

A manera de reflexión

Una relación que no tiene rumbo te dejará peor de como estabas. En la vida, más vale solo que mal acompañado, pues la factura emocional nos puede salir muy alta. Vivir a la expectativa de un amor y percibir mal las señales que nos manda el otro, es como dar sal al sediento, pero como es tan grande la necesidad de afecto, el sediento se conforma con la sal.

Sugerencias para el cambio

  • Alejarse de todas aquellas relaciones potenciales que se ocultan o te ven poco, que solo te buscan o te llaman cuando ellos te necesitan y que no muestran un rumbo claro en el futuro.
  • Si una relación de pareja te da la sensación de estancamiento y falta de compromiso, no te llevará a ninguna parte.
  • Rodéate de personas que sumen a tu vida, se alegren y te impulsen en tus éxitos.
  • Todo amor real de pareja: “empieza con el amor propio”.
  • Si no sabes como ponerle límite a este tipo de personas o no puedes salir de un contexto como este, acude a una ayuda profesional.

Bibliografía

Airedigital (2018) Breadcrumbing: relaciones virtuales que no se hacen realidad, consultado el 15 de junio del 2019, en red: https://www.airedesantafe.com.ar/ocio/breadcrumbing-relaciones-virtuales/

Diccionario actual (2019). ¿Qué es el ghosting?, consultado el 15 de junio del 2019, en red: https://diccionarioactual.com/ghosting/

Husmann G. (2008) Los manipuladores (Cómo identificarlos y aprender a decir basta), Editorial Oceáno, México.

RPPNoticias (2016) ¿Qué es el benching, la nueva tendencia amorosa que disgusta a los románticos?, consultado el 15 de junio del 2019, en red: https://rpp.pe/vida-y-estilo/mas-vida/que-es-el-benching-la-nueva-tendencia-amorosa-que-disgusta-a-romanticos-noticia-971405

Sangrador J. L. (1982) Interacción humana y conducta Social (El amor), Editorial Aula Abierta Salvat, Madrid.

Breadcrumb, ¿Se puede vivir de migajas de amor?
4.8 (96%) 5 voto[s].





Juan Antonio Barrera Méndez
Psicólogo terapeuta individual y de pareja. Ha sido, durante más de 16 años, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México D. F.) en el área de Psicología. Participa como conferenciante en su país y el extranjero, también destaca como especialista en televisión, radio y otros medios. Es escritor de varios libros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here