autolesionarse

Autolesionarse es un comportamiento que, aunque no es especialmente frecuente, se da. Y, lo peor de todo, suele darse en jóvenes. Es por ello que los padres, cada vez más, se preocupan por este tema. Hoy, hablamos de los problemas psicológicos ligados a las autolesiones.

¿Qué es exactamente la Autolesión No Suicida?

Lo primero que hay que decir acerca de las autolesiones es que, a pesar de lo que pudiera parecer en un primer momento, generalmente, éstas no están ligadas a ningún tipo de intención suicida por parte de quien las practica.

Lo que la persona valora de la autolesión es la autolesión en sí. Es decir, la autolesión es un fin, no un medio para conseguir un objetivo (el suicidio). Es importante tener esto en cuenta a la hora de evaluar el problema.

Pero, entonces… ¿Por qué se lleva a cabo una autolesión? ¿Qué mueve a una persona a hacerse cortes, golpearse o morderse? Y la respuesta es que se trata de una conducta aprendida para reducir los niveles de ansiedad ante una determinada situación que no se puede manejar.

¿Es un trastorno mental?

Lo cierto es que, aunque pueda resultar extraño, no hay ningún tipo de consenso acerca de si la Autolesión No Suicida es o no es un trastorno mental. De hecho, en el manual de diagnóstico DSM-IV no aparece como un trastorno, sino como un síntoma. En cambio, en la versión V del manual, ya aparece con una etiqueta diagnóstica propia.

Por tanto, como puedes ver, existe bastante debate dentro del campo de la psiquiatría acerca de si las autolesiones son un trastorno mental o no.

Y es que el problema a la hora de analizar las autolesiones es el siguiente: Las autolesiones constituyen un daño en sí mismo, pero, a la vez, pueden ser un mal menor para resolver un nivel de angustia y ansiedad provocado por un problema mayor (y éste sería el trastorno mental, mientras que la autolesión sería un simple síntoma).

¿Qué se trata de conseguir con las autolesiones?

La pregunta más importante en este punto es… ¿Qué es lo que se trata de conseguir exactamente con las autolesiones? Y, tal y como veníamos comentando, lo que se busca con las Autolesiones No Suicidas es distraer la mente de ideas y recuerdos.        

Es decir, la persona que se autolesiona lo hace porque ese dolor físico le permite apartar la mente de ideas abstractas y recuerdos que le producen un malestar más intenso que el propio dolor físico.

Y es que, en determinadas personas, se puede dar un proceso de rumiación, que es un pensamiento en bucle sobre un tema que produce malestar. Y una posible forma de romper ese bucle puede ser la autolesión.

La autolesión como expresión de la baja autoestima

Aunque la explicación anterior es la más importante y la que más apoyo por parte de los especialistas tiene, lo cierto es que también se han dado otro tipo de interpretaciones para este comportamiento.

Una de las hipótesis que parece tener mucha fuerza tiene que ver con la baja autoestima. Lo que dice esta conjetura es que las Autolesiones No Suicidas son una forma de reflejar ese menosprecio que se tiene por uno mismo a través del autocastigo.

Sin embargo, la mayoría de los psiquiatras y psicólogos no contemplan esta explicación, sino que, más bien, tienden a considerar que la baja autoestima es otro síntoma, no el problema de fondo.

¿Permite la Autolesión No Suicida predecir los suicidios?

Ya hemos dicho que la Autolesión No Suicida no implica, por sí misma, un interés en suicidarse. No es ese el objetivo de la persona que se autolesiona, tal y como hemos podido ver en los apartados anteriores.

Sin embargo, sí es cierto que puede ser un buen predictor de posibles intentos de suicidio en el futuro. Y es así por dos razones fundamentales:

  1. Problema subyacente: La primera de las razones (y más obvia) es que el problema subyacente que conduce a la Autolesión No Suicida puede acabar haciéndose tan fuerte que conduzca al suicidio.
  2. Ritualización normalizada: Otro segundo punto a tener en cuenta es que la persona que se autolesiona ya ha normalizado una serie de rituales que se pueden utilizar tanto para autolesionarse como para ir un paso más allá y suicidarse.

Perfil de las personas que se autolesionan

El perfil de las personas que se autolesionan suele ser el de una persona joven (adolescente o postadolescente), con alta impulsividad y emocionalidad, y que, además, tiene una baja autoestima y una perspectiva pesimista del mundo.

Las personas con estas características deberían despertar más las alertas que otras personas con perfiles diferentes.

Como puedes ver, hay problemas psicológicos claros que están ligados a las autolesiones. En la medida en los conozcamos, podremos adelantarnos a los acontecimientos y evitar que los jóvenes se autolesionen por problemas de muy diversa índole.

Autolesión: Problemas psicológicos ligados a este comportamiento
3.5 (70%) 2 votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here