pansexual-mujer-androgina

Siempre odié la palabra bisexual porque me encajonaba. Nunca he pensado en alguien como en una mujer o en un hombre. Mis ojos comenzaron a abrirse en quinto o sexto grado. Mi primera relación sentimental fue con una chica. (…) Una vez vi a un ser humano en particular que no se identificaba como hombre o mujer. Era ambos, una persona bella y sensual, dura pero vulnerable y femenina pero masculina. Y me sentí tan identificada con esa persona como nunca antes me había sentido con nadie en mi vida”. Estas eran las declaraciones de la cantante Miley Cyrus acerca de su pansexualidad y sobre qué significaba para ella ser pansexual.

¿Qué es la pansexualidad?

El término pansexualidad (pan: del latín todo) hace alusión a la orientación que poseen las personas que se sienten romántica o sexualmente atraídas por otras personas con independencia de su sexo biológico o de su identidad de género, es decir, las personas pansexuales sienten atracción hacia el individuo, sin importar su expresión, identidad de género o biología sexual.

¿Es lo mismo bisexualidad y pansexualidad?

No, no es lo mismo. La pansexualidad suele confundirse frecuentemente con la bisexualidad, sin embargo, estos son conceptos distintos. Mientras que la bisexualidad hace referencia a la atracción por los dos géneros, basándose en la identidad en cuanto a hombre o mujer, la pansexualidad va más allá de esa dicotomía y hace referencia a un término más amplio e inclusivo que parte de la base del rechazo a la atracción basada solamente en las nociones binarias del sexo (macho o hembra) y del género (hombre o mujer) y se abre a la atracción hacia todo el espectro de identidades sexuales ya sean cisgéneros, transgéneros, agéneros o cualquier otro.

¿Qué no es ser pansexual?

Algunos prejuicios a los que se enfrentan las personas pansexuales pueden basarse en tratar esta orientación como una moda pasajera que solo existe entre jóvenes. Esto es un error. La pansexualidad, al igual que otras opciones como la sapiosexualidad o la demisexualidad siempre han existido. Lo que no ha existido es su identificación y la libertad de identificación que implican estos nuevos términos para individuos que antes no podían sentirse representados con las escasas opciones “oficiales” que se reconocían.

Según la Dra Shapiro terapeuta y trabajadora social especialista en temas LGBT, “las personas pueden ser más o menos pansexuales de lo que eran antes de que surgiera el término pansexual. La identificación de esto ofreció una manera más simple de analizar esta experiencia, y un objetivo más fácil para poder identificarla”.

pansexual

Las personas pansexuales también pueden tener que enfrentarse a prejuicios injustos como ser caracterizados por los demás como personas más promiscuas, al tener más opciones sexuales.

Según el Dra Frankie Bashan, psicóloga y coach de relaciones, para aquellas parejas en las cuales uno de los componentes no es pansexual esto “les trae muchos miedos; piensan que no pueden confiar en la persona, que no será leal ni monógama, asunciones basadas en el miedo a ser abandonados”.

Esto es un absoluto error: una orientación sexual no dicta qué tipo de relación puede o quiere tener una persona. La búsqueda de muchas o pocas parejas o de mayor o menor estabilidad en una relación es una elección personal independiente de la orientación sexual, al igual que una persona heterosexual no será más o menos leal a la hora de formar una pareja por sentirse atraído/a por personas del sexo opuesto.

¿Qué podemos hacer para acabar con los prejuicios?

La educación es la manera de acabar con cualquier prejuicio tanto hacia las personas pansexuales como a personas de cualquier otro tipo de orientación. En palabras del El Dr. Shapiro “mantenernos ignorantes crea y fomenta un terreno de alimentación para el miedo y la percepción errónea”. Y para conseguir la total normalización, tenemos que seguir hablando de ello.

Es cierto es que sabemos aún poco acerca de los datos que rodean a la pansexualidad, como la prevalencia, el desarrollo de las relaciones, las características personales u otros datos demográficos, ya que esta orientación no ha sido una opción muy estudiada en las investigaciones académicas. Mientras hasta ahora solo se contemplaban las orientaciones de heterosexualidad, homosexualidad o bisexualidad, ahora surgen conceptos que reflejan la realidad de muchas personas que antes no se sentían identificadas.

Esto es bastante desafortunado, ya que la pansexualidad es una realidad en la que muchas personas, especialmente jóvenes que buscan su identidad, pueden sentirse reflejados y puede ayudarles a encontrar respuestas.

Vivir nuestra propia sexualidad sin prejuicios, con responsabilidad y con respeto hacia nosotros y nuestras parejas debe ser siempre primordial para conseguir la felicidad y la autorrealización.

diferentes-sexualidades

La pansexualidad, otra forma de entender el amor
4.5 (90%) 2 votos