isabel-allende

Isabel Allende es una escritora chilena con doble nacionalidad estadounidense. Es considerada una de las primeras novelistas exitosas de América Latina. Es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras desde 2004 y ganó el Premio Nacional de Literatura de su país en 2010.

Autora de grandes superventas, es reconocida por escribir bestsellers internacionales como “La casa de los espíritus”, “La ciudad de las bestias”, “Inés de mi alma” y “Paula”, una memoria sobre la vida y la muerte de su hija.​ Es considerada la escritora viva de lengua española más leída del mundo.

Citas célebres de Isabel Allende

El miedo es inevitable, tengo que aceptar eso, pero no puedo permitir que me paralice.

No hay luz sin sombra, así como no hay felicidad sin dolor.

Es una verdad maravillosa que las cosas que más queremos en la vida -un sentido de propósito, la felicidad y la esperanza- se logran más fácilmente dándolas a otros.

Las raíces no están en el paisaje, ni en un país, ni en un pueblo, están dentro de ti.

El corazón es lo que nos impulsa y determina nuestro destino.

Solo tienes lo que das. Al gastarte a ti mismo, te vuelves rico.

Hay silencio antes de nacer, hay silencio después de la muerte: la vida no es más que ruido entre dos silencios insondables.

Las palabras no son tan importantes cuando reconoces las intenciones.

No puedes encontrar a alguien que no quiera ser encontrado.

Y no soy una de esas mujeres que tropieza dos veces con la misma piedra.

“No hay muerte, hija. La gente muere solo cuando los olvidamos”, explicó mi madre poco antes de que ella me dejara. “Si puedes recordarme, estaré contigo siempre”.

Si no escribiera, mi alma se secaría y moriría.

Empoderar a las mujeres significa confiar en ellas.

No quiero una vida sin incidentes y segura, prefiero una aventura.

La gente amable con sentido común no crea personajes interesantes. Solo hacen buenos ex cónyuges.

¿De qué me sirve tener experiencia, conocimiento o talento si no lo regalo? ¿Para qué saber  historias si no se las digo a los demás? ¿Por qué tener riqueza si no la comparto? ¡No pretendo ser incinerada con nada de eso! Es el dar lo que me conecta con los otros, con el mundo y con lo divino.

Todos tenemos una reserva de fuerza insospechada que emerge cuando la vida nos pone a prueba.

isabel-allende

Puedo prometerles que las mujeres que trabajan juntas, vinculadas, informadas y educadas, pueden traer paz y prosperidad a este planeta abandonado.

Para las mujeres, los mejores afrodisíacos son las palabras. El punto G está en los oídos. El que lo busca abajo está perdiendo el tiempo.

Escribir es un proceso, un viaje a la memoria y al alma.

Mi peor defecto es que digo secretos, los míos y los de los demás.

Cuando haces una tortilla, como cuando haces el amor, el afecto cuenta más que la técnica.

Amo la ficción porque en la ficción uno entra en los pensamientos de las personas, las personas pequeñas, las personas que fueron derrotadas, los pobres, las mujeres, los niños que nunca están en los libros de historia.

Pasas la primera parte de tu vida coleccionando cosas… y la segunda mitad deshaciéndote de ellas.

Mi vida va por altibajos, grandes alegrías y grandes pérdidas.

El miedo no es real, está solo en tu mente, como todas las demás cosas. Nuestros pensamientos forman lo que creemos que es la realidad.

Tener un punto para comenzar es importante. Sabes que cuando decides escribir algo es como un compromiso. Es como enamorarse.

Un hombre hace lo que puede; una mujer hace lo que un hombre no puede.

Las mujeres siempre han sido valientes… Siempre protegen a sus hijos y, en el último siglo, han sido valientes en la lucha por sus derechos.

¿Qué es más cierto que la verdad? Respuesta: la historia.

Cuanto más vivo, más desinformada me siento. Solo los jóvenes tienen una explicación para todo.

Nada cambia; nosotros los humanos repetimos los mismos pecados una y otra vez, eternamente.

La verdadera amistad resiste el tiempo, la distancia y el silencio.

Si escribo algo, me temo que sucederá, y si amo demasiado, me temo que perderé a esa persona; sin embargo, no puedo dejar de escribir o amar…

Eres el narrador de tu propia vida y puedes crear tu propia leyenda, o no.

isabel-allende

Vivimos en una era donde masas de personas van y vienen a través de un planeta hostil, desolado y violento. Refugiados, emigrantes, exiliados, deportados. Somos un contingente trágico.

En los momentos más difíciles de mi vida, cuando parecía que todas las puertas estaban cerradas para mí, el sabor de esos albaricoques regresa para consolarme con la idea de que la abundancia está siempre al alcance, solo si uno sabe cómo encontrarla.

La biblioteca está habitada por espíritus que salen de las páginas por la noche.

No podían entender la ventaja de vivir en contra de sus inclinaciones en este mundo para disfrutar de un hipotético bienestar en otro.

Los primeros meses de mi vida de cada año son un retiro total. No veo a nadie excepto a mi esposo y mi perro, no hablo con nadie, y solo escribo.

La memoria es ficción. Seleccionamos los más brillantes y los más oscuros recuerdos, ignorando lo que nos avergüenza, y bordamos así el amplio tapiz de nuestras vidas.

Necesito contar una historia. Es una obsesión. Cada historia es una semilla dentro de mí que comienza a crecer y crecer, como un tumor, y tengo que enfrentarlo tarde o temprano.

Cuando tengo miedo, y siempre tengo miedo cuando tengo que enfrentar una audiencia, cuando tengo que leer una reseña, cuando publico un libro… entonces, pienso en mi abuelo. Mi abuelo era un vasco fuerte, tan fuerte que nunca se doblaría… ¿Qué haría? Bueno, él seguiría adelante, cerraría los ojos y seguiría adelante. Lo haces y el espíritu que está dentro de ti… está allí.

Lo que más temo es el poder con impunidad. Temo el abuso de poder y el poder de abusar.

El afecto es como el sol del mediodía; no necesita la presencia de otro para manifestarse.

La mayoría de las personas se sienten más jóvenes que su edad, pero la cultura valora la juventud, el éxito, la belleza y la productividad. No hay espacio en esta cultura para las personas mayores.

No quiero la posteridad, no quiero que nadie me recuerde de ninguna manera. No me importa eso porque estaré muerta. Creo que el espíritu se moverá a otro estado.

Quienes buscan la verdad corren el riesgo de encontrarla.

Cuán complaciente es el amor; perdona todo.

El amor es un contrato gratuito que comienza con una chispa y puede terminar de la misma manera.

¿Cuántas veces te he dicho que no creas todo lo que oyes? Busca la verdad por ti mismo.

Tú eres mi ángel y mi condenación; en tu presencia alcanzo el éxtasis divino y, en tu ausencia, bajo al infierno.

isabel-allende

Escribe lo que no debes olvidar.

En mis recorridos por el libro, me encuentro con un público todas las noches. Y veo que en su mayoría son jóvenes, y hay muchos más hombres que antes, pero siempre jóvenes, no tengo hombres mayores. A medida que me hago mayor, ¡mi audiencia se vuelve más joven!

Ahora, por supuesto, tenemos historiadores negros, pero generalmente son hombres. Siempre tenemos la perspectiva, la perspectiva sesgada, de lo que ha sucedido. Las batallas, las cosas logradas, las leyes, pero ¿dónde están las personas, las familias? ¿Qué sucede dentro de las casas, dentro de las mentes y los corazones? Eso es lo que me interesa.

Los nombres de personas y criaturas vivientes exigen respeto, porque cuando les hablamos tocamos su corazón y nos convertimos en parte de su fuerza vital.

No lamentaba nada de lo que había compartido con su amante, ni se avergonzaba de los fuegos que habían cambiado su vida; todo lo contrario, sintió que la habían atemperado, la habían fortalecido, dado su orgullo de tomar decisiones y pagar las consecuencias para ellos.

Escribo para comprender mis circunstancias, para resolver la confusión de la realidad, para exorcizar a mis demonios. Pero, sobre todo, ¡escribo porque me encanta!

Aunque las mujeres representan dos tercios de la mano de obra mundial, poseen menos del uno por ciento de los activos del mundo.

Aprendí muy rápido que cuando emigras, pierdes las muletas que han sido tu apoyo; debes comenzar desde cero, porque el pasado se borra con un solo golpe y a nadie le importa de dónde eres ni qué hiciste antes.

Escribir es un ejercicio constante de anhelo.

Soy consciente del misterio que nos rodea, entonces escribo sobre coincidencias, premoniciones, emociones, sueños, el poder de la naturaleza, la magia.

El aburrimiento, me aseguró Timothy Duane, no es más que enojo sin pasión.

Escribir es como hacer el amor. No te preocupes por el orgasmo, solo concéntrate en el proceso.

Si no comenzamos por imaginar la sociedad perfecta, ¿cómo sabremos crear una?

La tierra es algo que uno nunca debería vender. Es lo único que queda cuando todo lo demás se va.

Nací en el medio de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos arrojó sus bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, cuando millones de personas estaban muriendo en campos de concentración, cuando la mitad del planeta eran colonias que pertenecían a imperios. La palabra feminismo no existía. Y en mi vida he visto todas estas cosas mejoradas, cambiadas. Estamos más conectados, más informados. Podemos luchar contra las cosas juntas de formas que antes no podíamos.

No tenemos una explicación para todo lo que sucede. No controlamos casi nada. Y si no estamos abiertos a ese misterio, la vida se vuelve tan pequeña…

isabel-allende

En momentos terribles, en momentos de revolución, de guerra o represión, de enfermedad o muerte, las personas reaccionan con una fuerza increíble.

No pienso en la literatura como un fin en sí misma. Es solo una forma de comunicar algo.

La vanidad es un privilegio de los ignorantes; el sabio es humilde porque sabe lo poco que sabe.

La fuente de mis dificultades siempre ha sido la misma: la incapacidad de aceptar lo que para los demás parece natural, y una tendencia irresistible a expresar opiniones que nadie quiere escuchar…

Cuando escribo ficción, nunca intento entregar un mensaje; Solo quiero contar una historia. Pero admito que quiero que la historia sea memorable y que los personajes toquen el corazón del lector.

Nací en la antigüedad, en el fin del mundo, en una familia patriarcal católica y conservadora. No es de extrañar que a los cinco años fuera una feminista furiosa, aunque el término aún no había llegado a Chile, por lo que nadie sabía qué diablos había mal en mí.

Tuve una infancia muy dura y no muy feliz y, a los 15 años, era una persona mayor en muchos sentidos. Sabía que tenía que cuidarme yo, y siempre lo hice.

¿El feminismo está fechado? Sí, para mujeres privilegiadas como mi hija y todos los que estamos aquí hoy, pero no para la mayoría de nuestras hermanas en el resto del mundo que aún se ven obligadas a contraer matrimonio prematuro, prostituirse o hacer trabajos forzados; tienen hijos que no quieren o que no pueden alimentar.

Leer es como mirar a través de varias ventanas que se abren a un paisaje infinito… Para mí, la vida sin leer sería como estar en prisión, sería como si mi espíritu estuviera en una camisa de fuerza; la vida sería un lugar muy oscuro y estrecho.

La memoria es frágil y el espacio de una vida individual es breve, pasando tan rápido que nunca tenemos la oportunidad de ver la relación entre los eventos; no podemos medir las consecuencias de nuestros actos, y creemos en la ficción del pasado, presente y futuro, pero también puede ser cierto que todo sucede simultáneamente.

El corazón es lo que nos impulsa y determina nuestro destino. Eso es lo que necesito para mis personajes en mis libros: un corazón apasionado. Necesito inconformistas, disidentes, aventureros, extranjeros y rebeldes, que hagan preguntas, doblen las reglas y se arriesguen.

Muchos niños vuelan como pájaros, adivinan los sueños de otras personas y hablan con fantasmas, pero… todos lo superan cuando pierden su inocencia.

¿Cómo puede uno no hablar sobre la guerra, la pobreza y la desigualdad cuando las personas que sufren de estas aflicciones no tienen voz para hablar?

Cuando todo lo demás falla, nos comunicamos en el lenguaje de las estrellas.

Los dos momentos son muy parecidos: el nacimiento y la muerte están hechos de la misma tela.

Cada persona nace con un talento, y la felicidad depende de descubrir ese talento a tiempo…

Todas las historias me interesan, y algunas me atormentan hasta que termino escribiéndolas. Ciertos temas siguen apareciendo: justicia, lealtad, violencia, muerte, asuntos políticos y sociales, libertad.

Acepta a los niños de la misma manera que aceptamos los árboles, con gratitud, porque son una bendición, pero sin expectativas ni deseos. No esperas que los árboles cambien, los amas tal como son.

La amistad tiene que ver con la confianza y el intercambio. El amor apasionado y romántico tiene que ver con el sexo y las emociones. Tienes que tratar de combinarlos, creo. Los grandes matrimonios, las grandes parejas que conozco, tienen ambos.

Como solía decir mi papá, la vida es un tapiz que tejimos día a día con hilos de diferentes colores, algunos pesados ​​y oscuros, otros delgados y brillantes, todos los hilos tienen sus usos. Las cosas estúpidas que hice ya están en el tapiz, indelebles, pero no me pesarán hasta que muera. Lo hecho, hecho está; Tengo que mirar hacia adelante

Para un cambio real, necesitamos energía femenina en el manejo del mundo. Necesitamos un número crítico de mujeres en puestos de poder, y necesitamos nutrir la energía femenina en los hombres.

Puedes contar las verdades más profundas con las mentiras de la ficción.

90 frases de Isabel Allende, maravillosas
4.7 (93.79%) 29 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.