La memoria humana es nuestra capacidad de almacenar, procesar y recuperar información. Es una de las funciones más importantes de nuestro cerebro que surge de la conexión sináptica entre neuronas.

Tipos de memoria

Existen tres funciones básicas de la memoria, que son las siguientes:

  • Codificación: proceso a través del que la información es preparada antes de ser almacenada. La información puede ser codificada de diferentes formas: a través de imágenes, sonidos o experiencias.
  • Almacenamiento: así se llama al proceso que sigue a la codificación; cuando la información ya ha sido codificada, ésta puede ser almacenada en la memoria a corto plazo o a largo plazo.
  • Recuperación: es el proceso final de la memoria, el que nos permite encontrar la información deseada en el momento que la necesitamos. A través del recuerdo podemos recuperar información de acontecimientos que fueron guardados en nuestra memoria en el pasado.

A su vez, la memoria se divide en tres tipos principales que vamos a pasar a describir a continuación:

Memoria sensorial

Es el almacenamiento de información durante algunos segundos, provenientes de diferentes sentidos que prolongar la duración de la estimulación; este proceso facilita el procesamiento en la memoria de corto plazo. La memoria sensorial hace que se prolongue ligeramente la sensación captada por los sentidos. Es un tiempo corto, no dura más de dos segundos, y está fuera del control de la conciencia, ya que se da de manera automática.

Los tipos de almacenamiento más estudiados han sido los de los sentidos de la vista y el oído.

  • La memoria icónica se encarga de recibir la percepción visual. Se considera un depósito de gran capacidad en el que la información almacenada es una representación isomórfica de la realidad de carácter puramente físico y no categorial (aún no se ha reconocido el objeto). Esta estructura es capaz de mantener nueve elementos aproximadamente en un intervalo de tiempo muy corto (aproximadamente 250 milésimas de segundo.). Los elementos que finalmente se transfieren en la memoria operativa serán aquellos los que la persona preste atención.
  • La memoria ecoica, por su parte, mantiene almacenados estímulos auditivos hasta que el receptor haya recibido la suficiente información para poder procesarla definitivamente en la memoria operativa.

Memoria a corto plazo (memoria operativa, memoria funcional)

La memoria a corto plazo retiene la información entre 15 y 30 segundos y puede durar varios minutos si hay repetición. Es el manejo de la información que pasa por la interacción del individuo con el medio ambiental. Sólo una centésima parte de la información sensorial puede ser almacenada y de ésta, sólo una vigésima parte es almacenada en forma estable durante un tiempo suficiente como para poder utilizarla. Por este motivo, con frecuencia se le llama memoria funcional.

Cuando una persona pierde la memoria a corto plazo, sólo es capaz de recordar los sucesos del pasado (si todavía no has visto la película “Memento” te la recomendamos para entender este problema), pero no logra recordar los sucesos de los últimos minutos. Las funciones generales de este sistema de memoria abarcan la retención de la información, el apoyo del aprendizaje de nuevo conocimiento, la comprensión del ambiente en un momento dado, la formulación de metas inmediatas y la resolución de problemas.

Memoria a largo plazo (memoria remota)

Es el almacenamiento de la información durante días, semanas y años. Es un almacén de recuerdos que no se utilizan en el momento, pero que potencialmente pueden recuperarse. La memoria a largo plazo permite vivir de manera simultánea en el pasado y en el presente. Es la estructura en la que se almacenan recuerdos vividos, imágenes, conceptos, estrategias de actuación, etc.

Cuando las personas pierden la memoria a largo plazo, se vuelven incapaces de recordar sucesos del pasado.

Esta memoria tiene una capacidad ilimitada y se divide en memoria declarativa, procedimental, implícita y explícita.

Declarativa: se encarga de almacenar información sobre los acontecimientos, por ejemplo nombres, fechas, etc. y se divide en memoria semántica y memoria episódica.

  • Semántica: es el almacenamiento de los significados de las palabras y las relaciones entre estos significados, construyendo una especie de diccionario mental. La organización de esta memoria sigue una pauta conceptual, de manera que las relaciones entre los conceptos se organizan en función de su significado. Los eventos que esta memoria poseen una capacidad inferencial y es capaz de manejar y generar nueva información que nunca se haya aprendido explícitamente, pero que se encuentra implícita en sus contenidos (entender el significado de una nueva frase o concepto utilizando palabras conocidas).
  • Episódica: se encarga de almacenar eventos o sucesos que reflejan detalles de una situación vivida y no solamente de su significado. La organización de los contenidos está sujeta a parámetros espacio – tiempo; o sea los acontecimientos que se recuerdan y representan en los momentos y el lugar en que se presentaron. Los eventos almacenados en esta memoria sólo son aquellos que han sido explícitamente codificados.

Procedimental: este tipo de memoria a largo plazo se utiliza para almacenar información sobre procedimientos y estrategias que permiten interactuar con el medio ambiente; es el aprendizaje de diferentes tipos de habilidades, la ejecución de las cuales es de manera inconsciente o automática. El aprendizaje de estas habilidades se adquiere de manera gradual, principalmente a través de la ejecución y la retroalimentación. El grado de adquisición de las mismas, depende de la cantidad de tiempo que hemos dedicado a practicarlas, así como el tipo de entrenamiento que se lleve a cabo.

Memoria implícita: esta memoria almacena de manera inconsciente nuestras habilidades y nos permite de esta forma aprender a hacer ciertas cosas sin estar consciente de ello. Por ejemplo conducir o ir en bicicleta.

Memoria explícita: a diferencia de la memoria implícita, con este tipo de memoria es consciente. La memoria explícita almacena información sobre hechos, aprendizajes y vivencias propias, de las que somos plenamente conscientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here