conferencia

¿Alguna vez te ha temblado la voz o te has puesto rojo a la hora de hablar en público? A muchos de nosotros nos ha pasado en más de una ocasión. Es algo tan habitual que, con cierta frecuencia, hay personas que recurren a soluciones químicas para contrarrestar los nervios como, por ejemplo, el Sumial.

¿Qué es el Sumial?

El Sumial es un betabloqueante, lo que significa que es capaz de disminuir la frecuencia y la contractilidad cardíaca. Es decir, hace que el corazón vaya más lento. Y esto, que puede dar un poco de miedo, según muchos puede ser especialmente útil en numerosas situaciones.

Pero antes de hablar de las situaciones concretas en las que la gente lo suele consumir, hablemos de la serie del Dr. House. En esta serie hay un capítulo en el que aparecen dos narcotraficantes. Pero uno no es un narco, es básicamente un policía infiltrado.

En dicho capítulo, llega un momento en que el Doctor House descubre al policía, y éste le explica que está tomando betabloqueantes (que podría ser perfectamente Sumial). El policía explica que este betabloqueante le permite no ponerse rojo, que no le tiemble la voz y, en definitiva, poder actuar de forma más natural como si fuera un narco, sin ponerse nervioso por saber que está mintiendo y actuando.

El propio House lo explica de la siguiente forma: “Los betabloqueantes no le relajan, le permiten evitar el miedo escénico”.

El mayor problema que tiene el Sumial es que, para utilizarlo, es necesario obtener una receta médica. Al menos, en la mayoría de los casos (aunque, según parece, algunas farmacias lo venden sin mayores dificultades a personas que dicen que lo quieren para con éxito sus exámenes orales).

¿Qué usos se le puede dar?

En principio, el Sumial está pensado para tratar los siguientes problemas:

  • Presión arterial alta.
  • Dolor de pecho (angina de pecho).
  • Diferentes afecciones cardíacas, como la miocardiopatía hipertrófica.
  • Latidos del corazón irregulares.
  • Proteger el corazón tras haber sufrido un infarto.
  • Migrañas y jaquecas.
  • Temblores.
  • Ansiedad o fobia social.
  • Problemas de tiroides.
  • Feocromocitoma o tumores en la glándula suprarrenal (en este caso, se utilizará junto a un bloqueante alfa-adrenérgico).
  • Prevenir hemorragias en el esófago.

Sin embargo, lo cierto es que desde hace bastante tiempo, se viene utilizando para muchas otras cosas. Especialmente, para ayudar a tranquilizarse a aquellas personas que van a tener que exponerse de cara al público (siempre y cuando esto te suponga un problema, claro).

Aprovechando su potencial para poder hablar en público

Si has llegado hasta aquí, seguramente sea porque tienes interés por saber más sobre su uso porque va a hablar en público o hacer unas oposiciones, por ejemplo, y siempre que haces algo así te pones muy nervioso. Es posible también que alguien te ha dicho que puedes utilizar Sumial para resolver ese problema.

Y la respuesta es que si deseas tomarlo, deberías primero consultar a tu médico, pues como cualquier otro medicamento, aunque en este caso sea para un consumo meramente puntual, como cualquier fármaco no es apto para todo el mundo, y podría traer consecuencias adversas si no tienes precaución.

La fobia social y el Sumial

La fobia social es básicamente el miedo intenso y paralizante que algunas personas sienten cuando deben hablar con otras personas, exponerse al público, etc.

Es decir, lo que nos pasa a la mayoría de mortales cuando hablamos en público, pero multiplicado por mil.

A estas personas lo que les pasa es que creen que van a “tener mal” las conversaciones con otras personas (por ejemplo), o que secretamente la otra persona lo considerará tonto, o se reirá de él o ella, y cosas así.

Entonces, como tiene esos pensamientos obsesivos, se pone rojo, balbucea, le sudan las manos, y en general, se pone extremadamente nervioso. Eso, a su vez, hace que la otra persona lo considere un poco raro y se ría de él (o no lo haga, pero lo piense y lo disimule mal).

Así se cumple lo que el paciente pensaba que iba a pasar, pero en forma de profecía autocumplida, no porque fuera a pasar desde un buen principio.

Y eso es, más o menos, el problema que nos sucede cuando debemos hablar en público (aunque en un grado menor).

Al tomar Sumial, estos temblores en la voz desaparecen, es más fácil transmitir una sensación de tranquilidad, no nos ponemos rojos, no sudarán las manos, no nos palpitará el corazón… En general, físicamente estaremos tranquilos, aunque mentalmente en nuestro interior seguiremos estando nerviosos.

Al ver que ese nerviosismo mental no se transmite a nuestro cuerpo y los demás no se dan cuenta, es más fácil que nos relajemos como consecuencia, y por tanto exponer con tranquilidad lo que íbamos a exponer. Esto es, básicamente, lo que sucede cuando alguien con fobia social toma Sumial.

Como puedes ver, el Sumial es un fármaco que puede ir muy bien a la hora de evitar los nervios y los efectos físicos de éstos. También es un buen fármaco para evitar las fobias sociales y muchas otras situaciones de estrés. Eso sí, es preciso siempre consultar a un facultativo antes de consumirlo y seguir sus indicaciones.

Sumial para hacer las oposiciones o hablar en público
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.