dolor-estomago

De acuerdo a los criterios de la Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-11, el dolor crónico es aquel que se manifiesta de manera latente o persistente durante tres meses o más; diferentes investigaciones muestran que cuando se manifiesta por largo tiempo el dolor puede afectar el desempeño de la actividad mental, es decir, de ciertos procesos cognitivos, incrementando en el individuo estados de incertidumbre, ansiedad, temor y confusionales, sumando esto al malestar producido por los síntomas debilitantes que están relacionados con el dolor crónico.

¿Por qué te duele y qué mantiene tu dolor? ¿Te cuesta trabajo enfocar  tu atención en alguna tarea específica? ¿Has sentido que tu memoria a corto plazo te falla un poco?  Es posible mejorar cada uno de esos aspectos por medio del entrenamiento cognitivo.

¿Qué función tiene el dolor? Coadyuva a la supervivencia, ya que percibe estímulos relevantes a los cuales clasifica como amenazantes, dirige la atención y elige una respuesta, nos advierte acerca de algo a lo cual es pertinente prestar atención, es un llamado de nuestro organismo, cuando no se escuchan dichas señales, es factible que decline el bienestar del individuo.

Puede interesarte: Trastorno de somatización, cuando la mente controla el cuerpo

¿Qué procesos cognitivos se pueden ver afectados por el dolor crónico?

Atención y memoria

Se ha observado que los pacientes que sufren de dolor crónico experimentan deterioro en su memoria de trabajo, es la que nos ayuda a codificar y procesar la información que recibimos, por lo que se puede complicar este proceso.  Las dificultades para focalizar la atención en ciertas tareas, también tiene prevalencia entre los que padecen dolor crónico. Los procesos cognitivos se pueden complicar más cuando el paciente se encuentra bajo mucho estrés y manifiesta elevados niveles de ansiedad. El catastrofismo por ejemplo, afecta la memoria y la atención, (Grisart y Vanderlinden, 2001).

Sensación y percepción

Cuando un dolor es persistente puede manifestarse la sensibilización central (SC), al haber un incremento de la excitabilidad neuronal, se expanden las zonas afectadas por el dolor,  conlleva trastornos sensoriales cualitativos como la alodinia y la hiperalgesia.

El neurólogo Jordi Montero (2018) sugiere para pacientes con dolor crónico las caricias y los masajes, pues interfieren en el mecanismo de entrada de las sensaciones. Los masajes deben ser aquellos que sean aprobados por tu médico tratante o un fisioterapeuta capacitado.

La evaluación cognitiva representa un importante elemento, es la manera en que la persona percibe el dolor y las creencias personales respecto a sus capacidades, en la praxis clínica se valora  la intensidad afectiva y sensorial que manifiesta el paciente a través del tiempo, pues están asociados.

Es útil la reinterpretación de las sensaciones de dolor que resulten inconsistentes con esa experiencia, ya sea empleando el recurso imaginativo o por medio de la sugestión, como en la hipnosis y otras técnicas de programación a niveles más profundos de consciencia: alfa, beta, gamma, delta y theta, las cogniciones referentes al dolor que no son convenientes para la persona son modificables, el cerebro puede aprender a responder diferente ante ciertos estímulos. A nivel somático y emocional pueden ser de gran utilidad las técnicas de relajación.

dolor-articulaciones

Aprendizaje

El dolor altera regiones cerebrales involucradas en la cognición, la activación de la corteza cingulada anterior (CCA), es un área cortical que influye en el aprendizaje del miedo aversivo, de la percepción del dolor, así como  los  malestares emocionales vinculados a él; en cambio, la inhibición de la actividad del  CCA disminuye  el dolor crónico y las respuestas non gratas que produce (Tao Chen y cols., 2018). Las áreas afectivas del dolor son: ínsula, giro cingulado anterior y corteza frontal. Ramachandran y cols. (2014), con su investigación acerca de la fisiopatología y tratamiento del dolor en miembros fantasma como secuela postraumática,  llegaron a la siguiente  conclusión: “Es probable que la reorganización ocurra no solo en áreas sensoriales del dolor sino también en áreas afectivas del dolor”.

Puede interesarte: Neurociencias en la lucha contra el dolor crónico

“Modeling” del dolor

¿Qué memorias construimos para nuestros hijos diariamente? El ser humano imita las expresiones de sus semejantes con la ayuda de las neuronas espejo, guardando esas memorias en el cuerpo.  Por medio del aprendizaje social o “modeling”, el infante aprende la manera en que afrontan el dolor sus padres y otros actores sociales, ¿De qué manera enfrentas tu dolor? Cuando existe dolor crónico en la familia, es preciso trabajar sobre factores biopsicosociales para que “afrontar el dolor con una actitud de sufrimiento emocional no se transmita de generación en generación.

Cuando los padres manifiestan cuadros álgicos frecuentemente,  pueden enseñar a los niños la forma en que enfrentan ciertos desafíos, desde pequeños pueden aprender a ser víctimas de las circunstancias o a ser guerreros que enfrenten las pruebas y los retos de la vida con una sonrisa, la mejor actitud y las mejores estrategias adaptativas.

Puede interesarte: Contagio Emocional, 9 Maneras de fortalecer tu “sistema inmune emocional

Motivación y Cognición

Recientes estudios en la Universidad de Texas en Estados Unidos, muestran que la dopamina típicamente asociada con la cognición, el movimiento, el comportamiento de recompensa y la motivación, entre otros, también puede jugar un papel importante en la promoción del dolor crónico.

Entonces, ¿qué se puede hacer ante la sospecha de la disminución del desempeño cognitivo?

EA: En Acción con entrenamiento cognitivo

Cuando el dolor crónico, junto con otros padecimientos físicos y/o psicológicos se complican, el individuo puede experimentar grandes cambios en su vida, para algunos pacientes representa  un gran reto  el adaptarse adecuadamente a sus circunstancias, por lo que  en el periodo de ajuste la creencia en la autoeficacia puede disminuir, afectando la valoración de sí mismos y su autoestima, es recomendable buscar la ayuda de un psicólogo, pues los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo como la depresión, con frecuencia prevalecen entre éstos pacientes.

Puede interesarte: ¿Cómo podemos afrontar el dolor crónico?

afrontar-dolor

Beneficios de la lectura en pacientes con dolor crónico

La lectura representa un medio adecuado para manejar las dificultades emocionales y psicológicas experimentadas por pacientes con dolor crónico, así mismo sucede con personas que viven otro tipos de “cautiverios”. Un estudio realizado en la Universidad de Liverpool por Josie Billington y cols. (2017) comparó la terapia ortodoxa para el dolor crónico, con la terapia cognitivo conductual (TCC), apoyándose en la intervención específica basada en la literatura, observaron que participar en círculos de lectura o realizar lecturas compartidas tiene efectos positivos en el estado de ánimo y  la percepción del dolor, a su vez, esta enriquecedora actividad implica trabajar con procesos cognitivos.

Los pacientes que padecen dolor crónico pueden mejorar sus habilidades cognitivas de manera lúdica y divertida, “ponerse en forma mentalmente” representa una estrategia de afrontamiento adaptativa. Marta Guerri Pons, psicóloga especializada en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF), escribió un libro que representa un valioso recurso para éstos fines: “Entrenamiento mental para mejorar tu inteligencia”, en él puedes encontrar divertidos ejercicios que te ayudarán a estimular tus habilidades cognitivas.

Conclusión

Como se puede apreciar, el dolor tiene implicaciones emocionales y cognitivas.  El cerebro es el encargado de regular las funciones básicas del ser humano, al tener esta importante multitarea, tiende a “mecanizar” muchas respuestas, lo hace con la ayuda de distintos procesos cognitivos como: sensopercepción, atención, memoria y aprendizaje, mismos que se pueden ver afectados debido al dolor crónico, es conveniente que la persona se trate de manera integral, tomando en cuenta la intervención psicológica.

Es recomendable que el paciente con dolor crónico realice entrenamiento cognitivo,  conductual y que aprenda a gestionar sus emociones, en ci-training.com y puzzleclopedia.com, puedes encontrar ejercicios para ello y así ponerte: “En Acción” y disipar un poco de angustia de manera inteligente.

Links

Procesos cognitivos y dolor crónico
5 (100%) 3 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.