Aromaterapia: usos, beneficios y riesgos de los aceites esenciales

Verificado Redactado por Marta Guerri. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

La aromaterapia o terapia de aceites esenciales es un tratamiento curativo holístico que utiliza extractos de plantas naturales para promover la salud y el bienestar

Este tipo de tratamiento utiliza aceites esenciales aromáticos con fines medicinales para mejorar la salud del cuerpo, la mente y el espíritu, mejorando la salud física y emocional.

La aromaterapia se considera tanto un arte como una ciencia. Recientemente, la aromaterapia ha ganado más reconocimiento en los campos de la ciencia y la medicina.

Historia de la aromaterapia

Los humanos han usado la aromaterapia durante miles de años. Las culturas antiguas Chinas, Indias, Egipcias entre otras, incorporaron componentes de plantas aromáticas en forma de resinas, bálsamos y aceites para sanar. Estas sustancias naturales se utilizaron con fines médicos y religiosos. Se sabía que tenían beneficios tanto físicos como psicológicos.

La destilación de aceites esenciales se atribuye a los persas en el siglo X, aunque la práctica puede haberse iniciado mucho tiempo antes. La información sobre la destilación de aceites esenciales se publicó en el siglo XVI en Alemania. Los médicos franceses del siglo XIX reconocieron el potencial de los aceites esenciales en el tratamiento de enfermedades.

Los beneficios médicos se establecieron principalmente en el siglo XIX y los estudios se centraron en el uso de drogas químicas. Sin embargo, los médicos franceses y alemanes reconocieron el papel de los productos botánicos naturales en el tratamiento de enfermedades.

El término «aromaterapia» fue acuñado por el perfumista y químico francés René-Maurice Gattefossé en un libro que escribió sobre el tema que se publicó en 1937. Anteriormente había descubierto el potencial curativo de la lavanda en el tratamiento de quemaduras. El libro discute el uso de aceites esenciales en el tratamiento de afecciones médicas.

¿Cómo funciona el tratamiento de aromaterapia?

La aromaterapia funciona a través del sentido del olfato y la absorción de la piel utilizando productos como estos:

  • Difusores
  • Inhaladores
  • Sales de baño
  • Aceites corporales, cremas o lociones para masaje o aplicación tópica
  • Vapores faciales
  • Compresas frías y calientes
  • Mascarillas de arcilla

Pueden usarse solos o en cualquier combinación.

Existen casi cien tipos de aceites esenciales disponibles en el mercado hoy en día. En general, las personas usan sólo unos cuantos, los más populares y en forma inhalada o tópica.

Aceites esenciales por inhalación

Los aceites esenciales se evaporan en el aire usando un recipiente difusor, spray o gotas de aceite, o se inhalan, por ejemplo, en un baño de vapor.

Además de proporcionar un olor agradable, los aceites de aromaterapia pueden proporcionar desinfección respiratoria, descongestión nasal y beneficios psicológicos.

La inhalación de aceites esenciales estimula el sistema olfativo, la parte del cerebro conectada al olfato, incluida la nariz y el cerebro.

Las moléculas que entran por la nariz o la boca pasan a los pulmones y, desde allí, a otras partes del cuerpo.

A medida que las moléculas llegan al cerebro, afectan el sistema límbico, que está relacionado con las emociones, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración, la memoria, el estrés y el equilibrio hormonal. De esta manera, los aceites esenciales pueden tener un efecto sutil pero holístico en todo el cuerpo.

Aromaterapia Aceites Esenciales

Aplicaciones tópicas

Los aceites de masaje y los productos de baño y cuidado de la piel se absorben a través de la piel. Masajear el área donde se aplicará el aceite puede aumentar la circulación y aumentar la absorción. Algunos sostienen que las áreas que son más ricas en glándulas sudoríparas y folículos pilosos, como la cabeza o las palmas de las manos, pueden absorber los aceites de manera más efectiva.

Los aceites esenciales nunca se aplican directamente sobre la piel. Siempre deben diluirse con un aceite portador. Por lo general, unas pocas gotas de aceite esencial en una onza de aceite portador es la concentración. Los aceites portadores más comunes son el aceite de almendras dulces o el aceite de oliva.

Beneficios de la aromaterapia

La aromaterapia es capaz de aliviar muchos síntomas de diversas enfermedades, como las que vamos a ver a continuación.

La piel

Las esencias están indicadas en el tratamiento de trastornos de la piel, como desinfectantes o para la limpieza de las heridas; en los casos de infecciones por hongos, por quemaduras y heridas porque aceleran la curación, ayuda a combatir las estrías y muchos insectos se mantienen a distancia.

El sistema circulatorio

En el sistema circulatorio y osteoarticular, es capaz de mejorar la circulación y obtener una acción analgésica.

El sistema respiratorio

Algunas esencias también están indicadas para tratar la tos, dolor de garganta, resfriados, inflamaciones bronquiales como el asma.

Otros beneficios

Se ha demostrado que reduce:

  • Náuseas
  • Dolores corporales.
  • Ansiedad, agitación, estrés y depresión.
  • Fatiga e insomnio
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza
  • Problemas circulatorios
  • Problemas menstruales
  • Problemas menopáusicos
  • Alopecia o pérdida de cabello.

Algunos tipos de psoriasis pueden encontrar alivio con la aromaterapia, pero un profesional de la salud debe aconsejar sobre el uso y la aplicación.

Los problemas digestivos pueden beneficiarse del aceite de menta, pero no se debe ingerir.

El aceite de clavo puede aliviar el dolor de dientes y las llagas en la boca, pero esto también debe aplicarse tópicamente y no tragarse.

Los partidarios afirman que estas y una amplia gama de otras quejas responden bien a la aromaterapia, pero no todos los usos están respaldados por evidencia científica.

Usos de los aceites esenciales

Diferentes aceites tienen diferentes usos y efectos.

  • Albahaca: El aceite esencial de albahaca se usa para agudizar la concentración y aliviar algunos de los síntomas de la depresión. Puede aliviar dolores de cabeza y migrañas. Debe evitarse durante el embarazo.
  • Bergamota: es un aceite útil para el tracto urinario y el tracto digestivo. Cuando se combina con aceite de eucalipto, puede ayudar a aliviar los problemas de la piel, incluidos los causados ​​por el estrés y la varicela.
  • Romero: puede beneficiar los sistemas nervioso y circulatorio. También puede promover el crecimiento del cabello, aumentar la memoria y prevenir los espasmos musculares.
  • Pimienta negra: se usa comúnmente para estimular la circulación, dolores musculares y hematomas. Combinado con aceite esencial de jengibre, se usa para reducir el dolor de artritis y mejorar la flexibilidad.
  • Manzanilla: es beneficioso para tratar los eccemas.
  • Citronela: es un pariente de la hierba de limón y actúa como repelente de insectos.
  • Clavo: es un analgésico tópico, que se usa para el dolor de muelas. También se usa como antiemético antiespasmódico, para prevenir los vómitos y las náuseas, y como carminativo, evitando los gases en el intestino. Tiene propiedades antimicrobianas, antioxidantes y antifúngicas.
  • Eucalipto: puede ayudar a aliviar las vías respiratorias durante un resfriado o gripe. A menudo se combina con la menta. Muchas personas son alérgicas al eucalipto, por lo que se debe tener cuidado.
  • Geranio: se puede usar para problemas de la piel, para reducir el estrés y como repelente de mosquitos.
  • Jazmín: ha sido descrito como un afrodisíaco. Si bien faltan pruebas científicas, la investigación ha demostrado que el olor a jazmín aumenta las ondas beta, que están relacionadas con el estado de alerta. Como estimulante, puede aumentar el flujo sanguíneo del pene.
  • Lavanda: se usa como antiséptico para cortes y quemaduras menores y para mejorar la relajación y el sueño. Se dice que alivia el dolor de cabeza y los síntomas de la migraña.
  • Limón: mejora el estado de ánimo y ayuda a aliviar los síntomas de estrés y depresión.
  • Sándalo: se cree que tiene cualidades afrodisíacas.
  • Árbol de té: tiene cualidades antimicrobianas, antisépticas y desinfectantes. Se usa en champús y productos para el cuidado de la piel, para tratar el acné, las quemaduras y las picaduras. Se presenta en los enjuagues bucales, pero nunca debe tragarse, ya que es tóxico.
  • Tomillo: ayuda a reducir la fatiga, el nerviosismo y el estrés.
  • Milenrama: se usa para tratar los síntomas del resfriado y la gripe, y para ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones.

El aceite para un masaje se mezclará con un «aceite portador» que diluye el aceite esencial y proporciona lubricación. Generalmente se utiliza aceite de almendras y aceite de oliva.

Riesgos de los aceites esenciales

Cada aceite esencial tiene su propia composición química y razón de uso, por lo que es importante hablar con un especialista antes de aplicar o usar un aceite con fines curativos.

Un profesional capacitado puede recomendar y enseñar cómo usar cada producto, dando instrucciones adecuadas sobre la aplicación o dilución.

Algunos productos de belleza y para el hogar, como lociones, maquillaje y velas contienen productos que pueden parecer aceites esenciales, pero en realidad son fragancias sintéticas.

Al igual que los medicamentos, los aceites esenciales deben tratarse con respeto. Es importante buscar asesoramiento profesional y seguir las instrucciones cuidadosamente.

Precauciones a tener en cuenta al usar aceites esenciales

Dado que los aceites esenciales causan reacciones en el cuerpo, no todos los aceites beneficiarán a todo el mundo. Los compuestos químicos en los aceites esenciales pueden producir efectos adversos cuando se combinan con medicamentos. Pueden reducir la efectividad de los medicamentos convencionales, o pueden exacerbar las condiciones de salud en el individuo.

Una persona con presión arterial alta, por ejemplo, debe evitar los estimulantes, como el romero. Algunos compuestos, como el hinojo, el anís y la salvia, actúan de manera similar al estrógeno, por lo que una persona con un tumor de mama o de ovario dependiente del estrógeno debe evitarlos.

Los productos concentrados pueden ser venenosos antes de la dilución y deben manipularse con cuidado. Se recomienda una concentración máxima del 5 por ciento.

Algunos aceites producen toxinas que pueden dañar el hígado, los riñones y el sistema nervioso, especialmente si se toman internamente. La ingestión de aceites esenciales puede ser peligrosa y fatal en algunos casos.

Las personas con cualquiera de las siguientes condiciones deben tener mucho cuidado al usar la aromaterapia:

  • Alergias.
  • Fiebre del heno, un tipo de alergia.
  • Asma.
  • Eccema o psoriasis.

Las personas con las siguientes condiciones deben ser extremadamente cautelosas:

  • Epilepsia.
  • Hipertensión o presión arterial alta.

Si el aceite se va a mezclar con otras sustancias, el individuo debe informar al terapeuta sobre cualquier alergia a los frutos secos, ya que los aceites de masaje a menudo se obtienen de frutos secos y semillas.

La aromaterapia puede tener efectos secundarios, pero normalmente son leves y no duran mucho.

Incluyen:

  • Náuseas.
  • Dolores de cabeza.
  • Algunas reacciones alérgicas.

El uso de la aromaterapia por parte de madres embarazadas o lactantes no ha demostrado ser seguro por la investigación, por lo que no se recomienda.

Durante el primer trimestre del embarazo, la aromaterapia puede representar un riesgo para el feto en desarrollo. Las mujeres que están amamantando deben evitar el aceite esencial de menta, ya que puede expresarse en la leche materna.

Los aceites esenciales derivados de los cítricos pueden hacer que la piel sea más sensible a la luz ultravioleta, lo que aumenta el riesgo de quemaduras solares.

Algunos aceites pueden afectar la función de los medicamentos convencionales, por lo que las personas que usan medicamentos de cualquier tipo deben consultar primero con un farmacéutico o médico calificado.

Finalmente, al almacenar aceites esenciales, es importante tener en cuenta que la luz, el calor y el oxígeno pueden afectar la integridad del aceite. Los productos deben provenir de una fuente respetada y confiable, para estar seguros de la calidad. Seguir las instrucciones cuidadosamente reduce el riesgo de comprometer la salud del usuario.

 

Dadid Álvarez

Psicóloga con Máster en Terapia de la Conducta y la Salud. Máster en RRHH. Diplomada en Enfermería con postgrado en Salud Mental. Psicóloga especializada en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF).

Deja un comentario