Contenido

En qué consiste el Efecto Forer

El efecto Forer es también conocido como el “efecto de validación subjetiva” o el “efecto de validación personal”

Bertram Forer se doctoró en Psicología Clínica en la Universidad de California en los años 30, y desempeñó funciones de psicólogo y administrador en un hospital militar francés durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, nunca perdió su interés por la investigación.

Origen del Efecto Forer

En 1948 realizó el famoso experimento que lleva su nombre y publicó un año después como “The fallacy of personal validation: A classroom demonstration of gullibility” en el Journal of Abnormal and Social Psychology. Lo que hizo fue, basándose en las descripciones de varios horóscopos, realizó una descripción un tanto genérica y se la mostró a varios estudiantes de forma individual. La consigna era poner una puntuación, del 1 al 5, según la exactitud de esa descripción respecto de cada sujeto. La descripción fue la siguiente:

Tienes la necesidad de que otras personas te quieran y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Disciplinado y controlado hacia afuera, tiendes a ser preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.

Como ya hemos dicho, les pidió que la evaluaran de 0 a 5, con “5” significando que el receptor sintió la evaluación como una “excelente” valoración y “4” significando que la valoración fue buena. El promedio de valoración de la clase fue de 4.26. Esto sucedió en 1948. La prueba ha sido repetida cientos de veces con estudiantes de psicología y el promedio aún está alrededor de 4.2.

El psicólogo B. R. Forer observó que la gente tiende a aceptar descripciones personales vagas y generales como excepcionalmente aplicables a ellos mismos sin darse cuenta que la misma descripción podría ser aplicada a cualquiera. Considera lo siguiente como si te fuera presentado como una evaluación de tu personalidad.

Cualquiera puede imitar el experimento de forma muy simple, tanto con el texto de Forer, o leyendo en una reunión de amigos, algún signo zodiacal erróneo (de forma voluntaria): la mayoría de las veces nuestros colegas confirmarán que la descripción es muy acertada.

El Efecto Forer y las pseudociencias

El efecto Forer parece explicar, por lo menos en parte, por qué tanta gente piensa que las pseudociencias “funcionan”. Astrología, cartomancia, quiromancia, adivinación, etc., parecen trabajar porque aparentemente proporcionan análisis acertados de la personalidad. Los estudios científicos de esas pseudociencias demuestran que no son herramientas válidas de valoración de la personalidad, sin embargo cada una tiene muchos clientes satisfechos que están convencidos de que son exactas. Con todo, la multitud de validaciones personales o subjetivas de tales pseudociencias no son de relevancia para su exactitud.

La explicación mas común dada para responder al efecto Forer se basa en la esperanza, el deseo de control de los individuos. La gente tiende a aceptar afirmaciones acerca de ellos mismos según su deseo de que las afirmaciones sean verdad, más que la realidad de la exactitud empírica de las afirmaciones. Tendemos a aceptar declaraciones cuestionables y hasta falsas acerca de nosotros mismos, si las estimamos positivas o lo suficientemente halagadoras. Frecuentemente daremos muchas interpretaciones subjetivas a afirmaciones vagas o inconsistentes acerca de nosotros mismos con el propósito de hacer que tengan sentido para nosotros. Los sujetos que buscan asesoría de psíquicos, médiums, adivinos, lectores de la mente, etc., con frecuencia ignorarán las afirmaciones falsas o cuestionables, en muchos casos, por sus propias palabras o acciones, suministrarán la mayor parte de la información que erróneamente le atribuyen al consejero pseudocientífico. Muchos de tales sujetos con frecuencia sienten que los consejeros les han proporcionado información profunda y personal. No obstante, tal validación subjetiva es de poco valor científico.

El Psicólogo Barry Beyerstein cree que la esperanza y la incertidumbre evocan poderosos procesos psicológicos que mantienen a todos los lectores de personalidad pseudocientíficos y ocultistas en el negocio”. Estamos tratando constantemente “de darle sentido al bombardeo de información inconexa que encaramos diariamente” y “llegamos a ser tan buenos llenando y haciendo un escenario razonable de datos inarticulados de modo que algunas veces damos sentido a lo absurdo”.

Otro curioso uso del Efecto Forer es el de la llamada “Lectura en Frío” (Cold Reading). Lo suelen utilizar tanto ilusionistas como charlatanes para hacer creer a las personas que están leyendo su mente. Los más experimentados en Lectura en Frío comienzan realizando afirmaciones genéricas que los interlocutores interpretarían como propias, y al observar las reacciones de la personas, se van arriesgando a “leer” cosas más exactas.

La eficacia del Efecto Forer

Los estudios han demostrado que la eficacia del Efecto Forer es superior si se dan las siguientes situaciones:

  • La persona cree que el análisis se aplica sólo a ella. El texto debe estar redactado en segunda persona, y dejarlo bien claro en repetidas ocasiones.
  • La persona cree en la autoridad del evaluador. La sugestión juega un papel muy importante: si el sujeto cree en la magia y el ocultismo, un entorno ambientado como tal, aumentará la efectividad. Si es más escéptico, suele tener más efectividad que el ambiente sea más científico.
  • Si el análisis enumera principalmente atributos positivos. Se cree que esto sucede porque las personas tienden a reconocerse más con lo que desean ser que con lo que verdaderamente son.

Ahora, antes de creer todo lo que te digan, piensa un poco si puedes o no estar bajo el influjo de un prejuicio cognitivo…

El efecto Forer, cuando creemos lo que deseamos creer
Vota este artículo!