genie wiley
Genie Wiley

A lo largo de la historia han habido varios casos de niños salvajes criados en aislamiento social con poco o ningún contacto con otros humanos. Pero pocos han captado la atención pública y científica como el de la de una niña llamada Genie Wiley.

Pasó casi toda su infancia encerrada en una habitación, aislada y maltratada durante más de una década. El caso de Genie fue uno de los primeros en poner a prueba la teoría del período crítico del aprendizaje.

¿Puede un niño criado bajo la privación absoluta de contacto con otras personas y en aislamiento desarrollar las pautas del lenguaje?

¿Puede un ambiente de consolidación compensar un pasado tan horrible?

Antecedentes de Genie

La historia de Genie salió a la luz el 4 de noviembre de 1970 en Los Ángeles, California. Un trabajador social descubrió a una niña de 13 años de edad, después de que su madre huyera de su casa con la niña y acudiera a los servicios sociales. El trabajador pronto descubrió que la niña había sido confinada en una pequeña habitación, y una investigación posterior realizada por las autoridades reveló que la niña había pasado la mayor parte de su vida en esta sala, a menudo atada a una pequeña silla.

La historia de Genie comenzó a los 20 meses de edad, después de su nacimiento en 1957. Creyendo que era retrasada mental, Clark Wiley encerró a su hija en una habitación, separándola de su madre casi ciega y su hermano de 6 años de edad, con el pretexto de protegerla.

A la chica se le dio el nombre de Genie en los archivos del caso, para proteger su identidad y privacidad. “El nombre del caso es Genie. Este no es el verdadero nombre de la niña, pero pensamos en lo que es un genio; un genio es una criatura que sale de una botella o lo que sea, y emerge a la sociedad humana más allá de su infancia. Suponemos que en realidad no es una criatura que tuvo una infancia humana“, explicó Susan Curtiss en unos 1.997 en el documental titulado Secretos de la niña salvaje.

Ambos padres fueron acusados ​​de abuso, pero el padre de Genie se suicidó el día antes de que su aparición en el juicio, dejando una nota que decía: “el mundo nunca lo va a entender.”

La vida Genie antes de su descubrimiento fue una deprivación absoluta. Pasó la mayor parte de sus días atada y desnuda a su pequeña silla y sólo era capaz de mover las manos y los pies.

Cuando hacía ruido, su padre la golpeaba. Tanto su padre, como su madre y su hermano mayor, rara vez hablaban con ella. Las contadas ocasiones en las que su padre interactuaba con ella, era ladrando o gruñendo.

La historia de su caso pronto se extendió, atrayendo la atención tanto del público como de la comunidad científica. El psicolingüista Harlan Lee lo consideró un caso de vital importancia, porque “nuestra moral nos permite llevar a cabo experimentos de privación de seres humanos, y estas desafortunadas personas son todo lo que tenemos que seguir adelante”.

Con tanto interés en su caso, la cuestión se convirtió en lo que debía hacerse ahora con ella. Un equipo de psicólogos y expertos en idiomas inició cual podría ser el proceso de rehabilitación de Genie.

Enseñando a Genie

El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) proporcionó los fondos necesarios para la investigación científica sobre el caso de Genie.

El psicólogo David Rigler, que formaba parte del ‘equipo Genie’ dijo: “Creo que todos los que estuvieron en contacto con Genie se sentían atraídos por ella de alguna forma. Tenía la cualidad de saber conectar con la gente, algo que se desarrolló más y más, estaba presente, en realidad, lo estuvo desde el principio. Tenía una manera de tender la mano sin decir nada, o la simple manera con que miraba con sus ojos que hacía que la gente quisiera ayudarla.”

En el equipo de rehabilitación también se incluyó  a una estudiante recién graduada llamada Susan Curtiss y al psicólogo James Kent.

A su llegada el equipo se reunió con una niña que pesaba sólo 27 kilos y se movía de forma extraña como con “pies de conejo”. A menudo escupía y no era capaz de enderezar los brazos y las piernas. No hablaba, tenía incontinencia y era incapaz de masticar, al principio parecía sólo era capaz de reconocer su propio nombre y la palabra “curar”.

Después de evaluar las habilidades emocionales y cognitivas de Genie, Kent la describió como “la niña más profundamente dañada que he visto en mi vida… la vida de Genie es un desierto”. Su silencio y la incapacidad de usar el lenguaje hacían tremendamente difícil evaluar sus capacidades mentales, pero en las pruebas que se hicieron por aquel entonces, se obtuvo más o menos el nivel cognitivo de un año de edad.

Pronto comenzó a hacer una rápida progresión en áreas específicas, aprendió rápidamente a utilizar el inodoro y a vestirse. En los siguientes meses, experimentó todavía más progresos en su desarrollo, pero continuaba siendo pobre en áreas como el lenguaje. Ella disfrutaba haciendo excursiones todo el día fuera del hospital y exploraba su nuevo entorno con una intensidad que sorprendió a sus cuidadores y extraños. Curtiss sugirió que Genie tenía una gran capacidad para comunicarse de manera no verbal, a menudo recibía regalos de extraños que parecían comprender la poderosa necesidad de la joven a explorar el mundo a su alrededor.

genie doctor

Período Crítico y la adquisición del lenguaje

Parte de la razón por la que el caso de Genie fascinaba a psicólogos y lingüistas era que se les presentó una oportunidad única para estudiar sobre el desarrollo del lenguaje, un debate muy reñido por aquel entonces. Los nativistas creían que la capacidad para el lenguaje era innata, mientras que los empíricos sugerían que se trata de variables ambientales que juegan un papel clave. En esencia, se reduce a al antiguo debate de naturaleza versus crianza. ¿Quién juega un papel más importante en el desarrollo del lenguaje, la genética o el medio ambiente?

El lingüista y filósofo Noam Chomsky sugirió que la adquisición del lenguaje no puede explicarse solamente a través del aprendizaje. En su lugar, propuso que los niños nacen con un dispositivo de adquisición del lenguaje (LAD), una habilidad innata para entender los principios del lenguaje. Una vez expuestos a la lengua, la LAD permite a los niños a aprender el idioma a un ritmo notable.

Por su lado el lingüista Eric Lenneberg sugirió que al igual que muchos otros comportamientos humanos, la posibilidad de adquirir el lenguaje está sujeto a lo que se conoce como períodos críticos. Un periodo crítico es un lapso de tiempo limitado durante el cual un organismo es sensible a los estímulos externos y capaz de adquirir ciertas habilidades. De acuerdo con Lenneberg, el período crítico para la adquisición del lenguaje dura hasta alrededor de los 12 años, poco después del inicio de la pubertad, momento en el que la organización del cerebro se fija y ya no es capaz de aprender y utilizar el lenguaje de una manera completamente funcional.

Por este y otros motivos el caso de Genie presentó a los investigadores una oportunidad única. La pregunta eras ¿Si se le da un ambiente de aprendizaje enriquecido, podría superar una niñez llena de privaciones y aprender la lengua, a pesar de haber sobrepasado el período crítico? Si podía, esto sugeriría que la hipótesis del periodo crítico del desarrollo del lenguaje estaba mal. Si no podía, indicaría que la teoría de Lenneberg era correcta.

El progreso de la adquisición del lenguaje de Genie

A pesar de superar por un año el nivel de edad del período crítico, Genie rápidamente comenzó la adición de nuevas palabras a su vocabulario. Empezó por aprender palabras sueltas y, finalmente, comenzó a poner dos palabras juntas en la forma en que los niños pequeños lo hacen cuando están aprendiendo a hablar. Curtiss comenzó a sentir que Genie sería totalmente capaz de adquirir el lenguaje.

Después de un año de tratamiento, Genie incluso empezó a poner tres palabras juntas de vez en cuando. En los niños normales que pasan por el desarrollo del lenguaje, esta etapa es seguida por lo que se conoce como la explosión de una lengua. Los niños adquieren rápidamente nuevas palabras y empiezan a ponerlos juntos en formas novedosas. Por desgracia, esto nunca ocurrió con Genie. Sus habilidades del lenguaje se mantuvieron estancadas en esta etapa y parecía incapaz de aplicar las reglas gramaticales y usar el lenguaje de una manera significativa. En este punto, su progreso se estancó y su adquisición del nuevo idioma detuvo.

Mientras Genie fue capaz de aprender alguna palabra después de la pubertad, su incapacidad para utilizar la gramática (que sugiere Chomsky es lo que separa el lenguaje humano de la comunicación animal) ofrece pruebas de la hipótesis período crítico.

Por supuesto, el caso de Genie no es tan simple. No sólo ella se había perdido el período crítico para el aprendizaje de idiomas, también fue maltratada de forma horrible. Ella estuvo desnutrida y privada de toda estimulación cognitiva durante la mayor parte de su infancia. Los investigadores tampoco fueron capaces de determinar si Genie sufría deficiencias cognitivas con anterioridad.

Los argumentos sobre la atención de Genie

El psiquiatra Jay Shurley ayudó a evaluar Genie tras ser descubierta por primera vez, y dado que la situación en la que ella se encontraba era tan extraña, rápidamente se convirtió en el centro de una batalla entre distintos investigadores involucrados en su caso. Pronto surgieron  diferencias entre los investigadores por el curso de su tratamiento. Genie de vez en cuando pasaba la noche en la casa de Jean Butler, una de sus profesoras. Después de un brote de sarampión, Genie fue puesta en cuarentena también en su casa. Butler, pronto se convirtió en una especie de “protectora” y empezó a restringir el acceso a Genie. Otros miembros del equipo sintieron que la meta de Butler era llegar a ser la más famosa del caso, en un momento en que Butler se llamó a sí misma la próxima Anne Sullivan, famosa maestra por ayudar a Helen Keller aprender a comunicarse.

Con el tiempo, Genie fue retirada de la protección de Butler y se fue a vivir a la casa del psicólogo David Rigler, donde permaneció durante los siguientes cuatro años. A pesar de algunas dificultades, Genie parecía estar bien en el hogar Rigler. Disfrutaba escuchando música clásica y le encantaba dibujar, a menudo encontraba más fácil comunicarse a través del dibujo que de otros medios.

El principio del fin

En el año 1974 el NIMH retiró la financiación debido a la falta de hallazgos científicos. La lingüista Susan Curtiss ya había encontrado que, mientras Genie era capaz de usar palabras, no podía producir un lenguaje con gramática. No podía organizar las palabras de una manera significativa, apoyando la idea del período crítico en el desarrollo del lenguaje. Sin fondos para continuar la investigación y el cuidado de Genie, ella fue retirada del cuidado de Rigler.

En 1975, Genie regresó a vivir con su madre biológica. Cuando su madre pero ella se encuentra en un momento muy difícil, y Genie pasa a formar parte de una serie de casas de acogida, donde fue sometida con frecuencia a nuevos abusos y abandono. La madre biológica de Genie demandó al Hospital de Niños de Los Ángeles y al equipo de investigación, acusándolos de realizarle excesivas pruebas. Se plantearon preguntas importantes sobre el tratamiento y cuidado de Genie como ¿La investigación interfiere con el tratamiento terapéutico de la niña?

Desgraciadamente y debido a toda esta falta de cuidados y acogida, la situación de Genie continuó empeorando. Después de pasar una gran cantidad de tiempo en hogares de acogida, regresó al Hospital de Niños. Desafortunadamente, los avances que se habían producido durante su primera estancia fueron gravemente comprometidos por el posterior tratamiento que recibió en el cuidado de la crianza. Al parecer Genie tenía miedo de abrir la boca y volvió al silencio.

genie-wiley-now-with-mother

¿Dónde está Genie hoy?

Hoy en día, Genie vive en un hogar de cuidado para adultos en algún lugar secreto del sur de California. Poco se sabe acerca de su condición actual, aunque un individuo anónimo contrató a un investigador privado para seguir su rastro en el año 2000 y la describió como una persona feliz. Esto contrasta con lo que explica el psiquiatra Jay Shurley que la visitó en sus cumpleaños 27 y 29, y dijo que se veía deprimida, con largos silencios y crónicamente institucionalizada.

Con Genie acercándose a su 60 cumpleaños, su destino sigue siendo un enigma. ¿Finalmente aprendió a hablar?¿Es feliz? Sólo un puñado de personas lo sabe.

Lo que ha quedado al final de todo esto es un largo debate ético sobre las pretensiones de estudio y la generación de nuevo conocimiento, pasando por encima de las necesidades vitales y emocionales de las personas, como ha ocurrido con la pobre Geni que, tras pasar de mano en mano por diferentes investigadores y casas de acogida, finalmente fue abandonada a su suerte en una institución y caída en el olvido cuando dejó de ser “interesante”.

Genie Wiley: la terrible historia de la niña salvaje
Vota este artículo!