expresion-corporal
Técnicas de Expresión Corporal

Fieles a la consigna que somos un cuerpo en unión con nuestra mente, los modelos experienciales han desarrollado diversas técnicas para que el cuerpo tenga un papel importante en el trabajo psicoterapéutico.

Estas técnicas están dirigidas a darse cuenta de las emociones ya expresarlas por medio del cuerpo y, además, a cambiar el cuerpo en sí mismo (como registro de carencias, represiones y bloqueos).

A continuación te explicamos tres de las principales técnicas más utilizadas en terapia.

Darse cuenta de las emociones a través del cuerpo

Son técnicas de trabajo que, centrándose en el cuerpo, pretenden desarrollar la capacidad de toma de contacto con emociones y sensaciones y, a partir de ahí, hacer un trabajo con situaciones y conflictos con los que el cliente los asocia. Este tipo de intervención puede ir desde utilizar el cuerpo como barro para una escultura -como en la terapia de la Gestalt-, hasta la señalización de la tensión en una parte corporal por parte del terapeuta -cualquiera técnica de trabajo humanista lo haría, pasando por el trabajo específico con una parte corporal (ya que se suele identificar cada parte corporal con un tipo de emociones) por medio de ejercicios dirigidos a tal fin.

Ejemplo:

Una sesión gira en torno a la rabia que el sujeto siente hacia su padre. El terapeuta se da cuenta que el cliente tiene la mandíbula tensa y se lo señala. Le propone que centre su atención en esta tensión y que le explique qué pensamientos o imágenes le provoca. El cliente dice que se le aparece la imagen de un perro destrozando su presa. El terapeuta le pregunta qué tiene que ver esto con la rabia que siente hacia su padre. El trabajo continúa en esta línea.

Expresión de emociones por medio del cuerpo

Con el fin de experimentar más a fondo emociones, descubrir otros y ampliar de esta manera la gama emocional. Se puede trabajar exagerando gestos o posturas, repitiéndolos y ampliándolos para provocar una toma de contacto o bien para señalar un nuevo tipo de respuesta más creativa y flexible. Este tipo de trabajo se suele encuadrar en un marco lúdico en el que interviene la música y diversos materiales que facilitan el juego y la expresividad.

Ejemplo:

El enfoque del análisis corporal de la relación (antes llamado psicomotricidad relacional) De A. Lapierre es un buen ejemplo. Una de sus sesiones típicas consiste en provocar la ruptura con la obediencia a las normas establecidas. Para ello, el terapeuta y los participantes, por imitación del terapeuta, ya que son sesiones en las que toda la relación pasa por la comunicación no verbal llenan el suelo de la sala con papeles de periódico. Una vez los papeles están colocados, el terapeuta empieza a dar patadas ya desordenar, y “da permiso” a los participantes para que hagan lo mismo. Se inicia un juego que va desde la agresividad, “pegar” al otro con papeles y también para dar afecto, como construir un nido o regalar un objeto hecho de papeles. El objetivo es ampliar el repertorio de respuestas de los participantes a través del cuerpo y la expresividad comunicativa no verbal, así como elaborar conflictos respecto a las normas.

El cuerpo como objetivo directo de cambio

En el cuerpo hay un registro de las represiones y conflictos infantiles y, por tanto, está lleno de bloqueos y rigideces. Desbloqueando el cuerpo y dándole flexibilidad también desbloqueamos y damos flexibilidad a nuestra manera de funcionar. Desde la bioenergética se proponen ejercicios como los siguientes:

  • Respiración sonorizada, que tiene la finalidad de aumentar el contacto con uno mismo.
  • Arco bioenergético, destinado a facilitar el desbloqueo de las tensiones crónicas de diferentes lugares del cuerpo.
  • Gritar y hacer movimientos para expresar emociones que han sido bloqueadas sistemáticamente por el individuo.
  • Arraigo o grounding, para facilitar la sensación de arraigo en la realidad y la profundidad de la relación con el entorno.

La terapia de los centros de energía propone técnicas de masaje basadas en la teoría oriental que hay unos centros de energía que regulan las emociones, los sentimientos, la sexualidad, el arraigo, la sabiduría y la agresividad. Haciendo una serie de ejercicios dinámicos, en movimiento, detectan qué centro de energía está bloqueado e intervienen, dan ejercicios de yoga para hacer, proponen un masaje específico de la zona que regula este centro de energía y también diseñan ejercicios de danza para a desbloquearlo.

Las técnicas de trabajo corporal ayudan a darse cuenta de emociones negadas u olvidadas, a desbloquear formas de funcionamiento rígido y defensas muy basadas en las personas, ya encontrar nuevas modalidades de respuesta ante las relaciones y ante nosotros mismos, utilizando el cuerpo como medio y / u objetivo del cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here