niño orinal
Consejos para retirar el pañal

Nuestros hijos crecen más rápido de lo que nos pensamos, y de repente llega el momento de retirarles el pañal. Algunos lo hacen fácil y rápidamente, como si para ellos se tratara de un proceso natural, para otros resulta una dura tarea, como perder algo que era suyo. A continuación te ofrecemos toda información que puedas necesitar para que tu hijo supere con éxito y sin traumas esta etapa de la vida.

¿Cuándo debo retirar el pañal?

Antes de pensar en retirar el pañal a tu hijo debes saber que los expertos recomiendan que el pañal no se retire antes de los dos años de edad, pues el niño todavía no está listo. Así que debes ser paciente y esperar a que la edad adecuada, de lo contrario se sentirá frustrado sin razón y puede crear un trauma en el niño.

Asegúrate de que tu hijo está listo

Como acabamos de comentar, la idea más generalizada es que la edad adecuada para quitar el pañal del niño es alrededor de 2 años.

Sin embargo, cada persona es diferente y, al igual que aprenden a caminar en diferentes momentos, la edad ideal para aprender a hacer pis y caca en el orinal o el inodoro puede variar enormemente.

Para saber si nuestro hijo está listo para dar el paso, en primer lugar debemos observar la capacidad del niño para controlar los esfínteres. Fíjate, por ejemplo, en si se queja cuando el pañal  está sucio o se muestra incómodo de alguna forma. Algunos niños se esconden en un rincón de la casa y se sientan cuando quieren hacer caca, demostrando que son conscientes de sus necesidades y están listos para retirar el pañal.

Otras señales a tener en cuenta son:

Señales físicas

  • Camina con firmeza y no tiene dificultades para funcionar.
  • Hace el pis en una sola micción (y no poco a poco).
  • Hace la caca bastante sólida y en horarios más o menos predecibles.
  • Su pañal está seco durante al menos tres o cuatro horas, por lo que sabemos que los músculos de la vejiga pueden contener efectivamente la orina.

Señales comportamentales

  • Es capaz de sentarse en la misma posición durante al menos dos o cinco minutos.
  • Puede bajarse y subirse los pantalones solo.
  • Se molesta cuando el pañal está mojado o sucio.
  • Muestra interés en los hábitos de higiene (como observar cómo los otros van al baño o quiere usar ropa interior normal).
  • Da señales físicas o verbales de que está dispuesto a ir al baño.
  • Muestra interés en ser más independiente.
  • Está orgulloso de sus propios logros.
  • No pone resistencia a la idea de usar el orinal o el inodoro.
  • Se encuentra una etapa en la que quiere colaborar, no en la fase del “no”.

Señales cognitivas

  • Puede seguir instrucciones simples, tales como “ves a buscar ese juguete”.
  • Entiende que todo tiene su lugar.
  • Utiliza y entiende las palabras de hacer pis y caca.
  • Puede entender que tiene una meta (ir al baño) y es capaz recordarlo.
  • Entiende los signos físicos de que necesita ir al baño, y puede pedir ir.

Y recuerda, si crees que tu hijo no está listo, resiste la presión de la familia y la escuela, o de lo contrario tu intento se volverá en una pesadilla y lo que no recomiendan nunca es, una vez iniciado el proceso, volver atrás.

niña orinal

Cómo retirar el pañal sin traumas

Antes de empezar…

En primer lugar comienza retirando el pañal sólo durante el día, en un período de calma de la vida del niño, evita momentos o circunstancias donde puedan haber grandes cambios (como una mudanza, etc.).

Elije una temporada cálida para iniciar el proceso, pues es muy probable que tenga “escapes” involuntarios al principio.

Proporciónale los equipos necesarios

En este sentido no es nada muy complicado: arregla un baño con un adaptador de inodoro (una especie de anillo que evita que el niño “caiga” en agujero de la taza).

Muchas veces es mejor empezar con el orinal, de esta forma el niño puede tener los pies apoyados en el suelo y le será más fácil hacer fuerza cuando tenga que hacer caca.

Viste al niño con ropa ligera para facilitar que pueda valerse por sí mismo. Explícale que debe avisarte cuando se quiera ir al baño para estar tú presente.

Deja que su niño se acostumbre al baño

Para empezar, acostumbra a tu hijo a sentarse en el inodoro o el orinal una vez al día, aunque no tenga ganas de hacer pipí o caca. Elije un momento en que por lo general haga sus necesidades, por ejemplo después del desayuno, después del almuerzo o antes de bañarse.

Si él no quiere sentarse, no le obligues. Nunca fuerces a un niño a sentarse en el orinal o el inodoro. Tampoco impongas la situación si tu hijo tiene miedo. Las consecuencias en el futuro pueden ser peores, como por ejemplo el estreñimiento.

Si el niño se resiste a estar interesado en la retirada del pañal, lo mejor es olvidarse del tema durante unas pocas semanas, y más adelante hacer un nuevo intento. En esta etapa ni siquiera tienes que explicarle demasiado sobre cómo se utiliza el baño. El objetivo es sólo que se acostumbre al objeto.

Siéntale en el orinal sin el pañal

Después de la fase anterior, tu objetivo será a convencerlo de permanecer sentado sin el pañal. No le presiones demasiado y deja que se siente de vez en cuando, como un juego, para ver cómo va.

Ya puedes también empezar a explicarle qué es lo que mamá y papá hacen todos los días: se sientan en el inodoro y hacen sus necesidades.

Si tu hijo comprende rápidamente la idea y empieza a hacer algo, ¡genial!, pero si no es así, no te preocupes. Es importante que el interés en que el proceso venga de él y no de ti.

Explícale el proceso

Una buena idea es mostrar al niño donde queremos que haga sus necesidades a partir de ahora. Cuando se haga caca en el pañal, si no es muy blanda y puedes, coge el pañal sucio tira la deposición en el WC.

A continuación, dale a tu hijo el privilegio de ayudar a apretar el botón de la descarga (sólo si él quiere, hay niños que tienen miedo por el ruido.

También enséñale que después de hacer esto necesitas lavarte las manos.

mama niña baño

Compra ropa interior que le guste

Puedes comprar bragas y calzoncillos con dibujos de personajes que le gusten, con colores y formas divertidas. Muéstrale a tu hijo la ropa nueva que le has comprado como si fuera un regalo, añade lo grande que es y la importancia de que se ponga a partir de ahora ropa interior como los mayores.

Pero no es necesario uses ropa interior bonita todo el tiempo. También puedes tener un apartado de ropa interior más sencilla o vieja de diario y para recambio, ya que los accidentes son inevitables y los cambios frecuentes.

También hay quien utiliza pañales pull-ups (que suben y bajan). La ventaja es que funcionan como pañales normales, pero pueden ser usados como ropa interior, por lo que le ofrecen al niño la posibilidad de poder bajarlo y subirlo solo si quiere ir al baño. También es mucho más fácil que abrir y cerrar el pañal. El inconveniente es que son más caros. De todas formas es una alternativa es tener en cuanta cuando vayamos a salir y no puedas permitirte una escapada a hacer pis o caca.

Mantén la calma cuando hayan accidentes

Los accidentes durante este proceso les ocurren a casi todos los niños. A veces es difícil mantener la calma, pues ya no hay contención y el pequeño puede orinar o defecar en cualquier lugar; en el comedor, la cocina, el sofá, la calle, en casa de un amigo o familiar… pero debemos hacer un esfuerzo para no perder el control.

No vale la pena castigar al niño por el escape. Sus músculos todavía están aprendiendo y entrenando en el control de heces y orina, y el proceso lleva algún tiempo.

Cuando el accidente ocurre, actúa con tranquilidad y simplemente dile a tu hijo que la próxima vez es mejor que utilice el orinal.

Cuando quitar el pañal por la noche

Cuando veamos que el proceso de quitar el pañal durante el día ha tenido éxito y tu hijo controla correctamente los esfínteres, podemos plantearnos el siguiente paso: quitar los pañales por la noche.

En primer lugar no debemos alarmarnos si para lograr este proceso tardamos más tiempo, ya que esta segunda etapa suele ser más costosa. El pañal por la noche puede ser necesario en algunos niños hasta los 4 o 5 años, incluso más. Recuerda que debemos hacerlo cuando el niño esté listo, nunca antes. En ocasiones su cuerpo tarda bastante tiempo hasta ser capaz de despertar cuando necesita orinar por la noche.

Podemos empezar por reducir la ingesta de agua durante las horas más cercanas a la noche. Es importante que todos los días, antes de ponerlo en la cama, le hagamos ir al baño a orinar. También podemos decirle que nos llame si necesita ir al baño por la noche.

Se aconseja empezar a retirar el pañal por la noche cuando durante varias noches seguidas el pequeño se ha levantado con el pañal seco, no antes.

Te puede interesar: Enuresis: causas y tratamiento

Consejos para retirar el pañal a un niño de forma fácil
Vota este artículo!