¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son sustancias aromáticas que se encuentran en las plantas, flores, frutas y especias. Tienen numerosas aplicaciones, ya sean cosméticas, alimentarias o de medicina natural.

Los aceites esenciales son compuestos aromáticos volátiles extraídos de plantas aromáticas por proceso de destilación, compresión o extracción usando disolventes. En el caso específico de los cítricos, el aceite se obtiene por prensado en frío de la fruta. Por lo general son de gran complejidad, a veces están formados por más de un centenar de productos químicos.

Cómo se obtienen los aceites esenciales

La composición de los aceites esenciales se determina por la planta que produce y el área de la planta donde se almacena (hojas, flores, tallos, raíces, semillas, corteza) y ésta puede cambiar debido a diversos factores como la etapa del ciclo de vida de la planta, los métodos de cosecha o cultivo y la forma de extracción del aceite, las condiciones ambientales (temperatura, viento, tiempo de exposición a la radiación solar y humedad relativa), etc.

La extracción se puede hacer por varios métodos tales como:

  • Arrastre con vapor de agua: aceite es arrastrado por el vapor de agua y luego se separa. El agua restante se llama hidrolato.
  • Con un disolvente de extracción: plantas se almacenan en un recipiente con disolvente que disuelve el aceite, se filtra entonces la solución y se destiló para obtener el aceite puro.
  • Prensado: la obtención de aceite de la cáscara de los cítricos.
  • Con dióxido de carbono: el CO2 a alta presión pasa al estado líquido y puede disolver el aceite, posteriormente cuando la presión disminuye, el CO2 vuelve a transformarse en gas y se obtiene aceite puro. Es el método más eficiente de la extracción de aceite.

El aceite esencial producido por cada especie es único, es decir, no hay dos aceites vegetales iguales.

Función de los aceites esenciales en las plantas

Los aceites esenciales sirven para múltiples funciones, como por ejemplo:

  • Atraen a los insectos polinizadores responsables del transporte de polen de una flor a otra, a través del aroma que imita la hormona sexual segregada por los insectos.
  • Ayudan a la conservación de las especies a través del antagonismo entre plantas diferentes: a través de la lluvia, los aceites esenciales se colocan y penetrar en el suelo, ayudando a las plantas para germinar, preservando así a su especie.
  • Confieren un sabor desagradable a las plantas, para evitar ser comidas por los animales herbívoros.
  • Son una defensa contra los parásitos, a través del efecto hormonal que la esencia produce en el organismo de los insectos
  • Protegen contra la infección de bacterias y mohos, también favorece la cicatrización de los tejidos de las plantas dañadas.

Beneficios de los aceites esenciales

Cada aceite esencial contiene las propiedades específicas de la planta de la que se obtiene, cuyos componentes químicos nos servirán para distintas finalidades.

Algunos aceites esenciales tales como ellos eucalipto, lavanda, canela, tomillo o el del árbol de té,  son capaces de actuar como un antiséptico, antiinflamatorio y antibacteriano, dañando las estructuras celulares de ciertas bacterias y hongos como Escherichia coli y Candida albicans.

Los terpenos, compuestos presentes en los aceites esenciales, se utilizan para purificar y sanear el aire mediante eliminando los contaminantes que puedan causar daños a la salud.

Hay también aceites esenciales con propiedades expectorantes y diuréticas, como los del eucalipto.

Otros beneficios están relacionados con efectos sobre el tracto gastrointestinal, actuando en la disminución del espasmo, y otros actúan contra el insomnio, como los aceites esenciales de menta y verbena, dándoles propiedades sedantes.

Pero cuidado: no debemos hacer uso de ningún medicamento sin consejo médico. Los aceites esenciales son naturales también pueden causar efectos secundarios.

¿Cómo entran en el cuerpo los aceites esenciales?

Existen diferentes vías por las que podemos tomar los aceites esenciales para que puedan penetrar en nuestro cuerpo. Las más habituales son:

Vía oral

A través del aparato digestivo, ya que los aceites esenciales puede incorporarse a nuestro torrente sanguíneo al ingerirlos. Sin embargo, está totalmente desaconsejado realizar esta práctica si no es bajo consejo de un experto.

Vía respiratoria

Los aceites esenciales son partículas volátiles, es decir, se evaporan. Cuando respiramos penetran en el organismo a través de los alveolos pulmonares, llegando hasta nuestro torrente sanguíneo. La rapidez y eficacia con la que se incorporan depende de muchos factores como, por ejemplo, la intensidad de la respiración, la cantidad de oxígeno que tengamos en sangre, o las particularidades específicas del aceite en cuestión.

Vía tópica (a través de la piel)

Atravesando las distintas capas de la piel, los aceites esenciales también pueden llegar hasta nuestro torrente sanguíneo y propagarse por todo el cuerpo. De hecho, esta es la base de la aromaterapia y del uso de los aceites esenciales en los masajes terapéuticos.

David Alvarez.G Terapeuta
y Exp. En H. Sociales

Aceites esenciales, ¿para qué sirven?
Vota este artículo!