Alfred Binet fue un psicólogo francés que desarrolló la primera prueba de inteligencia. La prueba se originó después de que el gobierno francés encargó a Binet que desarrollara un instrumento que pudiera identificar a los niños en edad escolar que necesitaban ayuda en los estudios. Junto con su colaborador Theodore Simon, crearon la Escala de Inteligencia Binet-Simon.

Biografía

Alfred Binet o Alfredo Binetti, nació el 8 de julio de 1857 en Niza, Francia. Su padre era médico, y su madre artista, se divorciaron cuando era joven y Binet se mudó a París con su madre.

Después de graduarse de la facultad de derecho en 1878, quería seguir los pasos de su padre e inscribirse en la facultad de medicina. Comenzó a estudiar ciencias en la Sorbona, pero pronto comenzó a educarse en psicología leyendo obras de Charles Darwin y John Stuart Mill.

Binet comenzó a trabajar en el Hospital Salpêtrière en París bajo la dirección de John-Martin Charcot. Posteriormente, se trasladó a un puesto en el Laboratorio de Psicología Experimental, donde fue director asociado e investigador. En 1894, Binet fue nombrado director del laboratorio y permaneció en este cargo hasta su muerte en 1911.

El temprano apoyo de Binet a la investigación de Charcot sobre el hipnotismo terminó en una vergüenza profesional cuando las ideas de Charcot fallaron bajo una evaluación científica más cercana. Pronto volvió su interés hacia el estudio del desarrollo y la inteligencia.

Se casó con Edouard-Gérard Balbiani, con quien tuvo dos hijas que resultaron ser un gran apoyo para su carrera, ya que realizó estudios sobre los procesos cognitivos con ellas, a través de los cuales se sentaron las bases de la creación de pruebas de inteligencia mientras elaboraba el concepto de pruebas de inteligencia sobre la capacidad de atención y el desarrollo cognitivo.

Si bien los intereses de Alfred Binet eran amplios y bastante diversos, es famoso por su trabajo sobre la inteligencia. El gobierno francés le pidió a Binet que desarrollara una prueba para identificar a los estudiantes con discapacidades de aprendizaje o que necesitaban ayuda especial en la escuela.

Binet tenía una naturaleza esencialmente independiente, y aunque ocasionalmente tenía colaboradores, en realidad nunca tuvo estudiantes a su cargo.

Las pruebas de inteligencia de Binet

Fue entonces cuando Binet ideó unas pruebas de capacidad que pasó a escolares de entre 3 y 15 años y las llamó Pruebas de Inteligencia.

Pronto se dio cuenta que no se podía evaluar la inteligencia midiendo atributos físicos, como el tamaño del cráneo, la fuerza con que se aprieta al cerrar el puño, etc. Rechazó, pues, el método biométrico por el que abogaba Sir Francis Galton, proponiendo en cambio un método de ejecución en el cual la inteligencia se calculaba sobre la base de tareas que exigían comprensión, capacidad aritmética, dominio del vocabulario, etc.

Binet y su colega Theodore Simon desarrollaron una serie de pruebas diseñadas para evaluar las habilidades mentales. En lugar de centrarse en la información aprendida, como las matemáticas y la lectura, Binet se concentró en otras habilidades mentales, como la atención y la memoria. La escala que desarrollaron se conoció como la Escala de Inteligencia Binet-Simon.

Si bien la intención original de Binet era usar la prueba para identificar a los niños que necesitaban asistencia académica adicional, la prueba pronto se convirtió en un medio para identificar a aquellos considerados “débiles” por el movimiento eugenésico. La eugenesia era la creencia de que la población humana podía mejorarse genéticamente controlando quién podía tener hijos. Al hacer esto, los eugenistas creían que podían producir características heredadas más deseables.

Este cambio en cómo se usó la prueba fue notable, ya que el propio Binet creía que la prueba de inteligencia que había diseñado tenía limitaciones. Él creía que la inteligencia era compleja y no podía ser capturada completamente por una sola medida cuantitativa. También creía que la inteligencia no estaba arreglada. Quizás lo más importante, Binet también sintió que tales medidas de inteligencia no siempre eran generalizables y solo podían aplicarse a niños con antecedentes y experiencias similares.

Binet introdujo además el concepto de edad mental, o capacidad promedio que se supone posee un individuo y en particular un niño) en una edad determinada. Este concepto llevó más adelante al de cociente de inteligencia. Utilizó un criterio estadístico para medir la inteligencia y le llamó Cociente de Inteligencia (CI), que se calcula dividiendo la edad mental entre la edad cronológica y multiplicando por cien.

En 1916 estas pruebas se tradujeron al inglés y pasó a llamarse Test de Stanford (porque se tradujo en esta Universidad) o Test de Stanford-Binet.

Otras aportaciones de Binet

También realizó los primeros estudios científicos sobre la grafología, de psicología de prodigios aritméticos y jugadores de ajedrez. Su objetivo era investigar las facultades cognitivas de los ajedrecistas. Binet hipotetizó que la habilidad para jugar al ajedrez viene determinada por las cualidades fenomenológicas de la memoria visual, pero tras comprobar los resultados de las pruebas, llegó a la conclusión de que la memoria no es más que una parte más de todo el fenómeno cognitivo que interviene en el desarrollo de la partida.

Hacia el final de su vida, se interesó de nuevo por la psicología patológica, la abandonó después de sus días en el Salpétrière y pasó un tiempo en hospitales psiquiátricos y en un laboratorio que había establecido en una escuela primaria en la Rue de la Grange aux. Belles También estudió métodos pedagógicos, a los que se dedicó su último libro.

Conclusiones

Binet jugó un papel importante en el desarrollo de la biometría y la psicometría. Su preocupación por las diferencias individuales lo llevó a proponer una técnica para evaluar la variabilidad de un rasgo particular, ya sea sobre una población o para un solo individuo a lo largo del tiempo.

Alfred Binet es recordado como uno de los psicólogos más influyentes de la historia. Si bien su escala de inteligencia ha servido como base para las pruebas de inteligencia modernas, el propio Binet no creía que su prueba midiera un grado de inteligencia permanente o innato. Según él, la puntuación de un individuo puede variar. También sugirió que factores como la motivación y otras variables pueden jugar un papel en los puntajes de los exámenes.

Alfred Binet murió en París el año 1911

Sus principales publicaciones fueron:

Binet, A. (1916). Nuevos métodos para el diagnóstico del nivel intelectual de subnormales. En ES Kite (Trans.), El desarrollo de la inteligencia en los niños. Vineland, NJ: Publicaciones de la Escuela de Capacitación de Vineland. (Publicado originalmente en 1905 en L’Année Psychologique, 12, 191-244.).

Binet A. y Simon, T. (1916). El desarrollo de la inteligencia en los niños. Baltimore, Williams y Wilkins. (Reimpreso en 1973, Nueva York: Arno Press; 1983, Salem, NH: Ayer Company).