mujer-desconfia
Pistantrofobia

¿Estás buscando información sobre la pistantrofobia? En ese caso, estás en el lugar adecuado. Hemos creado el artículo más completo de la red sobre qué es exactamente el miedo a confiar de nuevo y cuáles son sus causas y consecuencias.

¿Qué es la pistantrofobia?

La pistantrofobia, como prácticamente cualquier fobia, es un miedo irracional y exagerado, y está orientado, en concreto, a la confianza en otras personas. Es decir, es el miedo irracional y exagerado a confiar en terceras personas.

Esta fobia suele aparecer después de haber tenido una experiencia negativa relacionada con la traición a la confianza que se tenía con alguien. Por lo tanto, tiene un origen real y lógico, y lo que es desproporcionado es el grado en el que se tiene ese miedo.

Según un estudio realizado por Verónica Rodríguez Orellana, directora de Coaching Club, este tipo de fobia se está convirtiendo en una auténtica pandemia en nuestras sociedades occidentales.

Hay que señalar que es normal que, cuando vemos traicionada nuestra confianza una vez, nos cueste más confiar en otra persona pasada el tiempo. No hablemos ya de volver a confiar en esa persona que nos ha traicionado.

Conviene recordar el famoso aforismo de Nietzsche: “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”. Sin embargo, la pistantrofobia va más allá, y genera, de este hecho normal, un miedo absolutamente irracional.

Según explica Verónica Rodríguez, este tipo de fobia puede acabar desembocando en personas que viven encerradas en jaulas virtuales, desde las que verán pasar la vida a través de las rejas de unas celdas que ellas mismas se han creado.

¿Dónde se da y cómo se detecta?

La pistantrofobia puede verse en prácticamente cualquier ámbito. Es común en la vida familiar, en la social, en la laboral y en la afectiva, pero donde más aparece, con mucha diferencia, es en la de la pareja.

Además, es un miedo que se empieza a disparar a partir de los 35 años, y esa carga se hace cada vez más pesada y difícil de llevar. Además, la pistantrofobia conduce a que se tengan relaciones superficiales, en las que no se consigue ningún tipo de profundidad.

Si crees que sufres pistantrofobia o crees que conoces a alguien que puede estar padeciendo esta fobia, puedes confirmarlo fácilmente a partir de estos síntomas:

  1. Existe un miedo irrefrenable a mantener relaciones de confianza profundas con otras personas por miedo a la traición o a que tengan maquinaciones ocultas.
  2. Se eluden las actividades que implican contacto con otras personas, porque la crítica o la posibilidad de rechazo provoca un pavor irracional.
  3. No hay implicación, salvo si tiene claro que habrá una buena sintonía con la otra persona.
  4. Es reacio a correr riesgos personales o que le comprometan emocionalmente.
  5. Mantiene una actitud hermética que actúa de coraza frente a los demás, impidiéndole tener relaciones íntimas.

¿Existe una cura?

No existe una cura clara y definitiva para la pistantrofobia, igual que no hay curas definitivas para ninguna otra fobia. Sin embargo, sí existen algunas fórmulas que pueden ayudar a resolver este problema.

El filósofo y teólogo Francesc Torralba postula que la mejor forma de resolver este problema es hacerlo a través de un acto de fe. Es decir, no evaluar la confianza o la posibilidad de traición en base a la experiencia, sino en base a las remotas posibilidades.

Frente a la idea de que el ser humano puede traicionarnos, porque esa es nuestra experiencia, hay que creer que el ser humano puede sorprendernos y romper esquemas, ofreciéndonos relaciones sanas y leales.

Por su parte, la directora de Coaching Club, Verónica Rodríguez Orellana, nos propone una fórmula para volver a confiar basada en tres pasos sencillos:

  1. Tomarse un tiempo para desahogarse de lo ocurrido y hacer una suerte de duelo por el dolor que ha provocado esa relación. No hay nada de malo en reconocer el dolor propio y alejarse un poco de las relaciones hasta que se haya asumido y superado.
  2. Dejar que pase el tiempo para que esas heridas cicatricen. No se debe estar constantemente pensando en la traición, sino, simplemente, aceptar que sucedió, y dejar que, poco a poco, esas emociones vayan calmándose.
  3. Prudencia. No hay que lanzarse de cabeza hacia próximas relaciones. Simplemente, hay que ir poco a poco, sin miedo a abrirse, pero sin hacerlo con la primera persona con quien se comparten dos cafés.

Como puedes ver, el miedo a confiar de nuevo (o pistantrofobia) no es algo extraño. De hecho, es una fobia que se da con bastante frecuencia en personas de ambos sexos. Y, cómo no, es una fobia que conviene superar para poder tener relaciones sanas con otras personas.

Pistantrofobia: Miedo a confiar de nuevo
4.7 (93.33%) 3 votos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.