Desde que nacen los niños podemos decir que es de gran importancia el tema del masaje en dicha etapa de la vida. Es más, se recomiendan practicarlos durante toda la infancia. No solamente nos valdrá para proporcionar calma a nuestros hijos/ as sino para afianzar el vinculo padre/ madre = hijo/a. El cariño y la dedicación no será menos en algo tan estimulante como un buen masaje.

Sin duda el masaje infantil va adquiriendo en la sociedad más popularidad y cada vez son más los padres que acuden a centros de enseñanza para aprender a practicarlos. Pero ¿Qué pasos seguiremos en dicho masaje?. Para empezar nadie nace enseñado así pues calma, un masaje ya sea de adulto o de niño necesita tiempo y dedicación pero seguro que con la experiencia lo iremos haciendo cada vez mejor.

Cómo empezar el masaje

La persona (el masajista) deberá practicar este masaje sentado en el suelo, atención: con las piernas en extensión y colocando al bebe decúbito supino, es decir boca arriba, desnudo sobre sus piernas, donde serán colocado un plástico y una toalla superiormente. Aunque luego cambiaremos de posición.

¿Cómo debemos actuar?

Nuestras caricias serán de ritmo lento, suaves pero con nivel profundo, pues así conseguiremos penetrar de forma equilibrada por toda la piel. Lo que está claro es que el niño percibirá mientras amor mediante el tacto, el que nosotros vamos a transmitirle.

¿Importa la respiración?

Sí, pero de manera concentrada, es decir…Nos centraremos especialmente en la espiración, con lo que vamos a conseguir una mayor fluidez de energía en el masaje. Es de esperar que en los más pequeños no vamos poder influir para el control acorde de su respiración, por tanto los movimientos / maniobras deberán ser propicias de forma regular y pausadamente, por tanto…un masaje bastante tranquilo.

¿Qué producto usamos para el masaje?

En los adultos usamos cremas, aceites, etc… En este caso impregnaremos la zona a masajear con nuestro maravilloso aceite de oliva pero eso si tibio. Como es lógico lo haremos con las manos limpias. Como masajistas ya seamos aficionados o profesionales la limpieza es esencial y también así a ser posible lo haremos en ambiente a ser posible cálido y armonioso.

Boca arriba

Antes hemos comentado posición decúbito supino (Boca arriba). Es en esta posición donde realizaremos el siguiente protocolo de actuación:

Primeramente vamos a deslizar las palmas de las manos pero de dentro hacía fuera por todo el cuerpo de nuestro niño, menos la cabeza y prestando atención de abarcar la mayor parte. Primero vamos a masajear la parte del vientre (en el sentido de las agujas del reloj) y seguidamente las piernas, levantaremos una de ellas para mientras acariciamos la otra en este caso desde el tobillo hasta la ingle. Aquí es donde vamos a realizar una maniobra llamada amasamiento con la palma de la mano. El talón del pie lo trabajaríamos con nuestros dedos pulgares e índices, donde la mano es deslizada por la planta del pie así como el empeine. Cuando acabemos todo esto repetiremos con la otra pierna la misma operación y pasaremos a los brazos, que será donde masajearemos con suavidad las palmas de las manos llegando hasta la punta de los dedos

Terminando en esta posición acariciaremos la cara en dirección de abajo arriba y al revés.

Boca abajo

Ahora trabajaremos con el niño en posición decúbito prono, es decir boca abajo. Es en la espalda en esta ocasión donde trabajaremos bajando hasta los llamados glúteos y volviendo a subir con unos pases dirección hacía fuera pero ojo, sin tocar las vértebras. Como es una zona un poquito delicada estaremos atentos especialmente a los riñones así como la cintura, luego procederemos a un amasamiento terminado con unos nuevos pases en piernas y pies.

¿A qué hora le haremos el masaje al niño/ a?

Buena pregunta. Se puede decir que la hora más beneficiosa para la practica de tal masaje es antes de irse a acostar, ya que con ello vamos a conseguir potenciar y a la misma vez inducir el sueño. También recordar que después del masaje se procedería a un buen baño del niño , pero siempre suavemente.

Da un poco de amor a un niño y ganarás un corazón. John Ruskin

David Alvarez. Terapeuta y Formador

Masaje infantil
4 (80%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.