neópatas

Te conviene conocer sobre los neópatas, porque la tecnología avanza a pasos agigantados y necesitas estar a salvo de las personas que hacen bromas pesadas en Internet solo por diversión.

Un detalle interesante es que el término “ciberespacio”, lo debemos a la novela “Neuromante”, de William Gibson, publicada en 1984. Esto es importante porque en este nuevo espacio es donde ocurren muchas cosas insólitas.

El “ciberespacio” hace referencia a ese espacio nuevo en que cualquiera puede expresar sus sentimientos, creencias o gustos, sin ningún tipo de temor.

Sin embargo, al estudiar sobre la personalidad de los neópatas, veremos que sí es razonable que algunos sientan temor, ya que podrían correr el riesgo de convertirse en víctimas de estos.

¿Qué o quiénes son los neópatas?

En el ciberespacio confluyen muchas personas, por lo que es normal encontrar sujetos con cualquier tipo de trastorno psicológico.

Dentro de estos, se encuentran los neópatas, es decir, los jóvenes que, a través de las redes, buscan un reconocimiento importante.

Los neópatas son personas como cualquier otra, solo que estos incurren en agresiones, valiéndose del anonimato, para luego difundir sus actos y obtener visibilidad.

El término neópata está conformado por “neo”, que quiere decir “nuevo”, y por “pathos”, que se traduce como “sentimiento” o como “sufrimiento”.

Así, el neópata es un sujeto que ha creado una forma nueva de causar sufrimiento, y que bien podría clasificarse como una forma de psicopatía.

Carlos Cabezas, experto en crímenes en las redes sociales, fue el primero en hacer uso de este término para calificar a las personas que incurren en esta práctica delictiva.

De manera que, la neopatía engloba a todas aquellas personas que, haciendo uso de la red, manifiestan sus tensiones, agresividad, delirios, agresividad o trastornos psicóticos.

Se suele pensar que, en el caso de los jóvenes, estos no tienen una vida social muy buena y recurren al anonimato de las redes para sentirse importantes.

Los neópatas, buscando la fama a cualquier precio

Algunos expertos también consideran que el perfil de los neópatas entraña cualidades de narcisismo debido a la atención o admiración excesiva que buscan.

Al hacer daño a los demás, o causarles dolor, el neópata también guarda similitudes con los narcisistas, ya que tiende a desvalorizar a los demás, tal como señalan algunos estudios sobre el tema.

A diferencia de muchos psicópatas, los neópatas dejan rastros en las redes de las atrocidades que cometen, dado que buscan atención, así que en muchas ocasiones estos son atrapados.

¿Cómo actúan los neópatas?

El deseo de los neópatas por encontrar fama y notoriedad llega a cualquier límite, sin medir las consecuencias.

Las redes facilitan que los desmedidos actos de los neópatas lleguen a un gran número de personas, y con mucha rapidez.

Cada acto que realiza uno de estos sujetos, intenta superar o llegar más lejos que las infracciones de anteriores neópatas.

Generalmente, actúan bajo estas tres modalidades:

  1. Difundiendo delitos que ya han cometido. Primero incurren en el daño, lo graban y lo propagan por las redes.
  2. Recurren a las redes como un medio para promocionar delitos que cometerán en un futuro próximo.
  3. La tercera modalidad consiste en la retransmisión de crímenes, en directo, de manera que los usuarios en línea puedan ser testigos inmediatos del hecho.

Las redes sociales poseen poco control y pueden ser un medio para incrementar el número de conductas agresivas.

La mayoría de los crímenes bajo este modus operandi lo cometen personas cuya edad no supera los 30 años, es decir, son jóvenes mayormente, influidos notablemente por los adelantos de la era digital.

Tipos de neópatas o agresores más comunes

Algunos de los agresores más comunes, son los que poseen los siguientes perfiles:

  • Reactores: entre los cuales se encuentran los que se sienten ira al ver una publicación de otro usuario y toman la decisión de ocasionar daño.
  • Impostores: aquellos usuarios que usurpan la identidad de otra persona para contactar víctimas y obtener su confianza.
  • Depredadores: atacan con planificación, ocultan su identidad, buscan víctimas potenciales y descubren sus debilidades.
  • Fantasiosos: además de expresar su violencia, también dejan ver sus deliriosos y fantasías ocultas.
  • Antagonistas: aquellos que, tras sentirse agredidos verbalmente toman la revancha regresando la agresión de forma física.
  • Informadores: aquellos usuarios que dan a conocer los delitos que van a cometer, o informan sobre los que ya han cometido.

Una vez conocidos estos detalles, es importante salvaguardarse, y esto se logra usando las redes sociales con responsabilidad, ya que en muchas ocasiones la víctima posee un contacto previo con su victimario a través de las mismas.

Son muy pocos los casos de quienes han atacado a alguien y lo han difundido, sin haber estado antes en contacto mediante las redes.

Existen muchos casos, a nivel internacional, sobre las acciones que han cometido los neópatas. En el caso de menores de edad, es necesaria la supervisión.

Bibliografía

Agustina Sanllehí, J. (2009). La arquitectura digital de Internet como factor criminógeno: estrategias de prevención frente a la delincuencia virtual. International E-Journal of Criminal Sciences.

Belardinelli, S. (2014). La cultura del narcisismo. Sociologia (Italy).

Freud, S. (1915). Introducción al narcisismo. In Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico. Trabajos sobre metapsicología, y otras obras (1914-1916).

Gómez de Ágreda, Á. (2014). El ciberespacio como escenario del conflicto. Identificación de las amenazas. In El ciberespacio: Nuevo escenario de confrontación.

Gudón, F. (2012). Ciber-Bullying o ciberacoso: el oscuro lado criminal de las redes sociales. Cyber-Bullying or Child Harassment by Internet: The Criminal Dark Side of Social Networking.

Montiel Juan, I. (2016). Cibercriminalidad social juvenil: la cifra negra. IDP. Revista de Internet, Derecho y Política. https://doi.org/10.7238/idp.v0i22.2972

Sánchez, G. (2012). Delitos en Internet: clases de fraudes y estafas y las medidas para prevenirlos. Boletín de Información.

Sterba, R. (1944). NARCISISMO. Rev. Psicoanal.

Isbelia Farias
Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here