Sócrates (470 a. C-399 a. C), fue un filósofo clásico griego considerado como uno de los filósofos más importantes de la cultura occidental.

Fue maestro de Platón, quien tuvo a Aristóteles como discípulo, siendo estos tres los representantes fundamentales de la filosofía de la Antigua Grecia.

Frases célebres de Sócrates

En cualquier dirección que recorras el alma, nunca tropezarás con sus límites.

No puedo enseñar nada a nadie. Sólo puedo hacerles pensar.

El que no está contento con lo que tiene, no estaría contento con lo que le gustaría tener.

Para encontrarte, piensa por ti mismo.

A partir de los deseos más profundos, vienen a menudo los odios más mortales.

No hagas nada que sea vergonzoso, ni en presencia de nadie ni en secreto. Sea tu primera ley… respetarte a ti mismo.

La envidia es la úlcera del alma.

Cada acción tiene sus placeres y su precio.

Comenzar bien no es poco, pero tampoco es mucho.

Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no.

Las verdaderas batallas se libran en el interior.

Decir que algo es natural, significa que se puede aplicar a todas las cosas.

La comprensión de una pregunta es una respuesta a medias.

Cada uno de nosotros sólo será justo en la medida en que haga lo que le corresponde.

Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo.

Para decir la verdad, poca elocuencia basta.

Cuidado con la esterilidad de una vida ocupada.

La alegría del alma forma los días más bellos de la vida en cualquier época que sea.

Filosofía es la búsqueda de la verdad como medida de lo que el hombre debe hacer y como norma para su conducta.

Hay probabilidad de que si te pones debajo de un árbol te caiga un limón.

Alcanzarás buena reputación esforzándote en ser lo que quieres parecer.

La buena conciencia es la mejor almohada para dormir.

El amor más caliente tiene el final más frío.

La mejor salsa es el hambre.

El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.

Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.

Sólo es útil el conocimiento que nos hace mejores.

Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian.

La mentira gana bazas, pero la verdad gana el juego.

El justo, pues se parece al discreto y bueno, y el injusto al malo e ignorante.

El mal uso del lenguaje trae al diablo en el alma

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y les faltan al respeto a sus maestros.

La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.

Las almas ruines sólo se dejan conquistar con presentes.

El orgullo divide a los hombres, la humildad los une.

Las nociones de bien y de mal son innatas en el alma humana.

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.

La hermosura es una tiranía de corta duración.

Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones.

La caridad es la virtud que consiste en ver siempre algo bueno en nuestro prójimo.

Habla para que yo te conozca.

Prefiero el conocimiento que la riqueza, ésta puede ser transitoria, lo otro es perpetuo.

La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

Has de comer para vivir; no vivir para comer.

La belleza de la mujer se halla iluminada por una luz que nos lleva y convida a contemplar el alma que tal cuerpo habita, y si aquélla es tan bella como ésta, es imposible no amarla.

Si me hubiese pegado una coz un asno, ¿le denunciaría?

Anda despacio cuando escojas a tus amigos; pero cuando los tengas mantente firme y constante.

La admiración es la hija de la ignorancia y la madre de la ciencia.

Mi claridad hace que me odien, y que es el odio, sino una prueba de que yo estoy diciendo la verdad.

Si yo fuera sordo hablaría con señas.

El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.

Yo sólo sé que no sé nada.

Si existe algo bello, además de lo que es bello por sí mismo, lo es porque participa de la belleza.

Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle.

El hombre que no piensa sino en vivir, no vive.

Los hombres buenos y bellos se conquistan con gentilezas.

La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades.

Si yo me hubiera dedicado a la política. ¡oh atenienses!, hubiera perecido hace mucho tiempo y no hubiese hecho ningún bien ni a vosotros ni a mí mismo.

El pasado tiene sus códigos y costumbres.

Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento.

El mayor de todos los misterios es el hombre.

Lo que mejor sienta a la juventud es la modestia, el pudor, el amor a la templanza, y la justicia. Tales son las virtudes que deben formar su carácter

¿No te parece, que es una vergüenza para el hombre, que le suceda lo que a los más irracionales de los animales?

Teme el amor de la mujer más que el odio del hombre.

¿Quién capitulará más pronto: el que necesita las cosas difíciles o quien se sirve de lo que buenamente pueda hallar?

Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones.

Frases célebres

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here