Etapas del desamor en la pareja

ruptura pareja


Pocas personas están a salvo de sufrir un desamor. Terminar una relación es algo a lo que muy probablemente todos nos enfrentemos en algún momento de nuestra vida. Es algo doloroso que, sin embargo, tiene unas etapas que terminan con la superación.

El desamor, desglosado en fases

Uno de los primeros aspectos que es necesario entender y aceptar es que las rupturas son dolorosas. Es imposible pasar de puntillas por este sentimiento, sobre todo si es la otra persona la que ha decidido poner fin a la relación, lo cual nos causará un impacto emocional que tendremos que saber gestionar de la forma más adecuada.



Aunque pueda parecer algo obvio, aceptar que vamos a tener una etapa en la que vamos a encontrarnos mal nos restará cierto malestar. Por lo tanto, hay que partir siempre de la aceptación para de esta forma centrarnos en la superación del desamor.

El dolor emocional que causa una ruptura está influido por muchos factores. Uno de ellos es que no solo sentimos que perdemos a la otra persona, sino que toda nuestra vida se ve alterada por ello. Es poner fin a unas rutinas y hábitos de vida que teníamos asimilados.

Todo esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de centrarnos en la superación del problema. Por otro lado, también es importante aceptar que esta etapa ha terminado y no intentar volver atrás a toda costa: toca caminar hacia adelante.

La superación del desamor podría resumirse en una única palabra: tiempo. Pues bien, sabiendo esto, vamos a centrarnos en cuáles son las fases por las que habitualmente se pasa durante este periodo.

Fase de negación

En un principio es muy normal que la persona que sufre un desamor no sea capaz de aceptar lo sucedido. Tiende a aferrarse a la esperanza de que todo pase y que se comporte como si aún estuviera con la otra persona.

Esta fase no suele ser muy prolongada en el tiempo, pero es normal sobre todo por el impacto que provoca la ruptura. El afectado no consigue asimilar que su vida ha cambiado y que esa persona ya no estará presente en el día a día. Entender que todo ha cambiado es importante para conseguir dejar atrás esta fase y avanzar hacia las siguientes.

Fase de ira

Esta es otra de las fases habituales tras una ruptura o desamor. El afectado se siente enfadado y toda su rabia se centra en la otra persona por haberla abandonado. En realidad, se trata de una respuesta normal ante la frustración por no poder cambiar lo sucedido.

Aparecen sentimientos como la sed de venganza, querer hacer daño a la otra persona y, en definitiva, volcar todo el malestar que sentimos en ella. Puede ser también que la persona traslade su rabia hacia otras personas de su alrededor, o incluso al mundo en general.

Fase de negociación

Otra de las fases que suele aparecer es la de negociación. Aquí intentamos acepar la situación, pero hay veces en que, pasados las primeras sensaciones negativas, se puede intentar hacer cualquier cosa por mantener la relación.

Esto es muy peligroso porque podemos empeorar la situación o vernos muy dañados ante el rechazo de la otra persona. Esto repercutirá de forma muy negativa en nuestra autoestima, ya que podemos verlo como una pérdida de la integridad y de nuestra dignidad y sentirnos humillados.

Fase de depresión

Esta fase empieza cuando la persona asume que la situación no tiene vuelta atrás. Aquí aparece una profunda tristeza, pues se comienza a ser objetivo y a tener conciencia de lo que ha sucedido.

Se asume que hay momentos que no se volverán a vivir con la otra persona, que esta ya no forma parte de nuestra vida y que toca poner en marcha unas rutinas y estilo de vida nuevos en los que la otra persona ya no estará.

Fase de aceptación

Poco a poco la tristeza irá pasando, pues el afectado comenzará a asumir su nueva realidad y a adquirir nuevos hábitos y motivaciones. Para alcanzar esta fase y la superación es importante hacer un trabajo activo que implica abrir nuestro círculo de amistades y hacer cosas nuevas para conseguir olvidar así lo sucedido.

Sobre todo, es importante gestionar todas las fases correctamente, pues cada paso atrás supondrá que tardemos mucho más en superar el desamor. Por lo tanto, hay que asimilar que nuestra vida cambiará y que esto no tiene por qué ser algo malo, sino que empieza una nueva etapa en la que se abren también oportunidades nuevas.

En fin, el desamor es una realidad con la que tarde o temprano tendremos que convivir. A pesar de ser un sentimiento complicado de gestionar, reconocer sus etapas puede ayudarnos a asumir el dolor derivado de él y a avanzar de forma más firme y tranquila.

Referencias

Ruptura y duelo. https://www.psicoactiva.com/blog/ruptura-y-duelo/

Etapas del desamor en la pareja
5 (100%) 2 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here