Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un trastorno de salud mental donde la persona tiene pensamientos obsesivos recurrentes y actividad compulsiva.

Contenido

¿En qué consiste el TOC?

Una obsesión es un pensamiento, imagen o impulso no deseado y desagradable que entra en repetidas ocasiones la mente de una persona, provocando sentimientos de ansiedad, disgusto o malestar.

Una compulsión es un comportamiento repetitivo o acto mental que alguien siente que necesitan para llevar a cabo para tratar de aliviar temporalmente los sentimientos desagradables provocados por el pensamiento obsesivo.

Por ejemplo, alguien con un miedo a que roben en su casa, puede sentir que necesita cerrar varias veces todas las puertas y ventanas antes de que poder salir de la casa.

Los síntomas del TOC pueden ir de leves a graves. Algunas personas con TOC pueden pasar una hora al día dedicada al comportamiento obsesivo-compulsivos, pero para otras puede llegar a durar tanto tiempo que les impide realizar las tareas cotidianas y llevar una vida normal.

Síntomas del TOC

Como ya hemos visto, padecer TOC significa tener obsesiones, compulsiones o ambas cosas a la vez.

Las obsesiones se definen según los siguientes criterios (DSM-V):

  1. Pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos.
  2. Los pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.
  3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.
  4. La persona reconoce que estos pensamientos, impulsos o imágenes obsesivos son el producto de su mente (y no vienen impuestos como en la inserción del pensamiento).

Además, la persona que tiene estos pensamientos, impulsos o imágenes mentales trata de ignorarlos o de hacer que desaparezcan.

Las compulsiones se definen según los siguientes criterios:

  1. Comportamientos (p. ej., lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones) o actos mentales (p. ej., rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a una obsesión o con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente.
  2. El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo, estos comportamientos u operaciones mentales o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos.

En algún momento del curso del trastorno la persona ha reconocido que estas obsesiones o compulsiones resultan excesivas o irracionales.

Las obsesiones o compulsiones consumen mucho tiempo (más de una hora por día), o causan una intensa angustia o interfieren en forma significativa con las actividades diarias de la persona.

Los síntomas no se deben al consumo de medicamentos u otras drogas ni a otra afección.

Si la persona padece otro trastorno al mismo tiempo, las obsesiones o compulsiones no se pueden relacionar tan solo con los síntomas del trastorno adicional. Por ejemplo, para recibir el diagnóstico del TOC, una persona que padezca un trastorno de la alimentación también debe tener obsesiones o compulsiones que no se relacionen solo con los alimentos.

El TOC es clínicamente heterogéneo. Los pacientes suelen presentar una miscelánea de síntomas de forma simultánea. Entre estos síntomas destacan los siguientes grupos:

  • Contaminación. Observaciones sobre una posible contaminación por suciedad, gérmenes, virus o sustancias extrañas. También la posibilidad de haber adquirido una determinada enfermedad o varias (por ejemplo, VIH o cáncer).
  • Comprobación. Dudas respecto a haber cerrado o apagado correctamente las cosas (p. ej: gas, luces, ventanas, puertas…)
  • Orden y simetría. Búsqueda de la perfección. Intensa tensión y malestar al ver o pensar que esos objetos pueden ser tocados o movidos en un orden distinto.
  • Fobias de impulsión. Se caracterizan por un intenso temor a perder el control de las siguientes formas: Sexuales, Religiosas y Agresivas.
  • Acumulación: Recolecta de objetos insignificantes con dificultad para deshacerse de ellos.
  • Pensamiento mágico. Pensamientos desagradables que si no son restituidos por una determinada conducta o imagen pueden conllevar consecuencias desastrosas.
  • Sensación “Just Right”. Se da habitualmente con las repeticiones. El paciente piensa que debe ejecutar una conducta o un pensamiento repetidamente hasta quedarse tranquilo.
  • Somáticas y/o hipocondríacas. Dudas respecto a haber contraído una enfermedad o a estar enfermo. También puede manifestarse respecto a la duda de poseer una parte del cuerpo asimétrica o deforme.
  • Metafísicas. Dudas sobre el futuro o la existencia.
  • Contar. Necesidad de contar el número de coches de una calle, por ejemplo, o de ventanas de un edificio.

También son compulsiones: Evitación, Implicaciones familiares.

¿Qué causa el TOC?

No está claro exactamente qué causa el TOC, aunque se han sugerido diferentes factores.

En algunos casos, la enfermedad puede ser hereditaria, vinculándose a ciertos genes hereditarios que afectan el desarrollo del cerebro.

Estudios de imágenes cerebrales han demostrado que los cerebros de algunas personas con TOC pueden ser diferentes de los cerebros de las personas que no tienen esta condición. Por ejemplo, el aumento de la actividad en ciertas áreas del cerebro, en particular las que se ocupan de las emociones fuertes y las respuestas a ellas.

Los estudios también han demostrado que las personas con TOC tienen un desequilibrio de la serotonina en el cerebro. La serotonina es una sustancia química que el cerebro utiliza para transmitir información de una célula cerebral a otra.

¿A quién afecta?

Se estima alrededor del 3% de la población general padece este tipo de trastorno ansioso en un grado más o menos leve, y en un estado grave lo padecen alrededor del 0,8 % de los adultos y el 0,25 % de niños y adolescentes.

El TOC suele comenzar durante la adolescencia o al principio de la edad adulta, aunque también puede iniciarse en etapas más precoces, durante la infancia. En los varones suele tener un inicio a edad más temprana (entre los 6-15 años de edad) que en las mujeres (20-25 años de edad).

El comienzo del trastorno suele ser gradual, si bien se han observado casos de inicio agudo. La mayoría de los casos presentan mejoría moderada con tratamiento farmacológico y psicológico, pero se convierten en enfermos crónicos aunque con altibajos de los síntomas en relación con acontecimientos estresantes. Un 15% de los pacientes presenta un deterioro intenso y progresivo del funcionamiento psíquico con grave perturbación en los vínculos sociales y laborales.

Consiguiendo ayuda

Las personas con TOC a menudo son reacios a buscar ayuda porque se sienten avergonzados. Sin embargo buscar ayuda es importante, ya que es poco probable que los síntomas mejorarán si no se trata, y puede empeorar.

¿Cómo se trata el TOC?

Con tratamiento, el pronóstico para el TOC es bastante bueno. Muchas personas pueden ser curadas de su TOC, o sus síntomas al menos reducirse lo suficiente para que puedan disfrutar de una buena calidad de vida.

Los principales tratamientos para el TOC son:

La terapia cognitivo-conductual, que implica una terapia conocida como la exposición graduada con prevención de respuesta y que le anima a enfrentar el miedo y dejar que los pensamientos obsesivos se produzcan sin “neutralizarlos” con compulsiones.

Farmacológicamente se tratan con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Este medicamento puede ayudar a reducir sus síntomas mediante la alteración del equilibrio de las sustancias químicas en el cerebro. Si estos tratamientos no son efectivos o su condición es particularmente grave, puede que tenga que ser remitido a un servicio especializado de salud mental para el tratamiento.

1 Comentario

  1. hola.. mi hijo se lava las manos continuamente, tira cosas nuevas incluso rompe samarretas recien compradas, sillas nuevas, se queda cosas que no son suyas , su habitacion no hay sillas no wassapp ,, guardaba navajas en su habitacion no tiene amigos dice que no le pasa nada lo quiero llevar medico, tiene 20 años hace como un año mas o menos pero no tiraba tantas cosas. que me aconseja gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here