La Terapia Cognitiva trabaja con los pensamientos y las percepciones, estudiando y evaluando cómo estos pueden afectar tanto en los sentimientos como en el comportamiento en las personas. Tras un primer análisis, su trabajo consiste en modificar los pensamientos negativos para que el individuo pueda, a partir de ahora, aprender formas más flexibles y positivas de pensar, que en última instancia ayuden a mejorar su estado afectivo y emocional.

El origen de este enfoque radica en una terapia de reestructuración, la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), que fue desarrollado por Albert Ellis en 1955. Los principios básicos detrás de la terapia cognitiva sin embargo están detrás de la obra del psiquiatra americano, Aaron Beck. Él identificó que lo llevaba a sufrir a sus pacientes en la mayor parte eran los pensamientos negativos y las creencias poco realistas.

Según Beck, los pensamientos, sentimientos y comportamientos están interconectados y mediante la identificación y el cambio de estos pensamientos incorrectos o distorsionados, el comportamiento problemático y las respuestas emocionales angustiantes, las personas pueden trabajar en la superación de sus dificultades y el cumplimiento de sus objetivos.

La Terapia Cognitiva implica terapeutas que trabajan en colaboración con los clientes para desarrollar habilidades para identificar y reemplazar los pensamientos y creencias distorsionadas, en última instancia, cambiar el comportamiento habitual asociada a ellos. Por lo general se centra en el presente y es un tratamiento orientado a la resolución de problemas.

¿Qué es la Terapia Cognitiva?

Cuando las personas padecen angustia, a menudo no pueden reconocer que sus pensamientos son inexactos, por lo que la Terapia Cognitiva ayuda a identificar estos pensamientos y volver a evaluarlos.

Por ejemplo, si una persona comete un pequeño error se puede pensar “Soy un inútil, no puedo hacer nada bien”. Este patrón de pensamiento negativo puede entonces desencadenar un ciclo, con lo que se evita la actividad en la que se ha cometido el error y este acto en sí mismo trabaja para consolidar aún más el comportamiento negativo.

El direccionamiento y la reevaluación de este patrón de pensamiento negativo sin embargo, allana el camino para formas más flexibles de pensamiento, el aumento de la positividad y la voluntad de asumir actividades que pondrán a prueba las creencias negativas.

La Terapia Cognitiva también asume un enfoque de desarrollo de habilidades, lo que significa que el terapeuta ayudará al cliente a aprender y practicar estas habilidades de forma independiente para que pueda seguir disfrutando de los beneficios después de que hayan finalizado sus sesiones.

La Teoría Cognitiva

Aaron Beck es considerado el padre fundador de la Terapia Cognitiva y su teoría y el modelo continúa para formar los cimientos de muchos enfoques de Terapia Cognitiva y Conductual utilizados en la actualidad.

Trabajando con pacientes que sufren de depresión, Beck encontró que comúnmente experimentan una avalancha de pensamientos negativos que se presentaban espontáneamente. Llamó a estos conocimientos “pensamientos automáticos”, y descubrió que su contenido clasificándolo en tres categorías:

  1. Ideas negativas sobre sí mismos
  2. Los pensamientos negativos sobre el mundo.
  3. Los pensamientos negativos sobre el futuro.

A partir de sus estudios Beck llegó a la conclusión de que el tiempo dedicado reflexionar sobre estos conocimientos conducen generalmente a los pacientes que tratarlos como válidos. Comenzó a ayudar a los clientes a volver a evaluar estos pensamientos para que pensaran de manera más realista, lo que conduce a mejoras en la funcionalidad emocional y conductual.

Según Beck, se producen intervenciones exitosas tras educar a una persona a reconocer y ser consciente de su pensamiento distorsionado y poner a prueba sus efectos.

Hoy en día, la Terapia Cognitiva es más comúnmente conocida como la Terapia Cognitiva Conductual (TCC), debido a que es casi exclusivamente practicada en tándem con los principios de comportamiento – aunque algunos terapeutas siguen ofreciendo la Terapia Cognitiva de forma independiente.

Este tipo de terapia se utiliza más comúnmente para el tratamiento de trastornos de ansiedad y depresión, a pesar de que puede ser adecuada en algunas otras situaciones donde los patrones negativos de pensamiento se han desarrollado.

Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC)

Albert Ellis es otro terapeuta que llegó a conclusiones similares a Beck con respecto a las creencias negativas y su tendencia a dar lugar a comportamientos autodestructivos / auto-sabotaje. En respuesta a su investigación, Ellis desarrolló una forma de Terapia Cognitiva conocida como Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC): un enfoque orientado a la acción para la gestión de las creencias y comportamientos irracionales.

La TREC emplea un marco sencillo ABC que describe la relación entre acontecimientos, creencias y consecuencias:

A) Activación del evento

El evento y nuestra percepción sobre el mismo, por ejemplo: Un individuo que pasea por la calle pasa cerca de un amigo que no le reconoce y no le saluda, esto es percibido por el individuo como ser ignorado y / o aversión.

B) Las creencias

Nuestra evaluación del evento y nuestra creencia racional o irracional en relación con el caso, por ejemplo:

  • Terminaré sin amigos
  • Soy una terrible amigo, así que debe tener un mal concepto de mi como persona.

C) Las consecuencias

Las emociones, comportamientos y pensamientos causados por el evento, por ejemplo:

  • Las emociones: deprimido y solo.
  • Comportamientos: Evitar / hacier caso omiso de las personas.

TREC utiliza el marco de arriba para ayudar a las personas frente a las emociones y comportamientos poco saludables, tales como los descritos, y trabaja para identificar las creencias personales que con frecuencia conducen a la angustia emocional para que puedan ser reformuladas.

TREC puede ser eficaz para el tratamiento de una serie de trastornos psicológicos, incluyendo los trastornos de ansiedad y fobias, así como comportamientos específicos como la timidez o una necesidad constante de aprobación.

La Terapia Cognitiva Basada en la Conciencia

La Terapia Cognitiva Basada en la Conciencia se desarrolló con el objetivo de reducir la recaída y la recurrencia de la depresión en aquellos que son vulnerables a estos episodios. La técnica emplea métodos de Terapia Cognitiva tradicionales y las utiliza en conjunto con estrategias psicológicas más recientes, como la atención y la meditación.

El primero será ayudar a educar a las personas acerca de la depresión, mientras que la atención plena y la meditación se centran en la sensibilización de los sentimientos y pensamientos para aceptarlos.

Todas las Terapias Psicológicas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here