mujer miedo hombre

Las fobias son un miedo irracional hacia alguna situación o algo en concreto que pueden suponer un verdadero problema para la persona que las padece. Una de las menos conocidas es la androfobia, es decir, el miedo a los hombres. Veamos mejor de qué se trata.

Qué es la androfobia

Como se suele decir, todo el mundo tiene alguna fobia. Esta puede ser a algún animal, tipo cucarachas, ratas o insectos varios, y responden a un miedo con cierta lógica en parte a sufrir algún daño por algunos de ellos.


Este tipo de fobias son habituales y no suelen afectar a la vida de la persona ni hacerle daño, más allá de que en un cierto momento se encuentre ante el objeto de su fobia y se lleve un buen susto.

Sin embargo, hay otro tipo de fobias que a nivel psicológico y mental sí que son un problema grave para quien la padece. Por tanto, ante estas fobias sí que es necesario actuar, pues pueden limitar mucho la vida de quien la padece.

Son problemas como la agorafobia, o miedo a los espacios abiertos; o su contrario, la claustrofobia, que es el pánico a encontrarse en un espacio cerrado. Esto en gran medida puede causar mucho miedo en quien lo padece.

Pero sin duda, una de las fobias más llamativas es la conocida como androfobia. Este término se refiere a las personas que tienen sensaciones de pánico irracional e incontrolable cuando ven a uno o varios hombres.

La androfobia afecta mucho a quien la padece y responde normalmente a un problema o trauma anterior. Es decir, la androfobia suele ser la consecuencia de dicho trauma, aunque a veces no siempre es así.

Características principales de la androfobia

Las fobias pueden ser de varios tipos. En este caso, la androfobia se considera un tipo de fobia sexual. Este tema es algo que, por diferentes motivos, puede causar muchos problemas en la sociedad.

Hay quienes presentan fobias sexuales a un género concreto, hombre o mujer, o también sienten fobia ante personas de aspectos determinados. En todos los casos de fobias sexuales se presenta un miedo irracional hacia un colectivo concreto.

Estas fobias responden la mayoría de las veces a traumas previos, aunque sus causas pueden ser muchas y variadas. En el caso de la androfobia, es un trastorno que produce un miedo muy fuerte y anormal hacia los hombres.

Pero, ¿cómo se muestra y se presenta este temor irracional? Lo primero que la persona con androfobia suele mostrar es un nerviosismo muy evidente cuando ven a un hombre o sienten la cercanía de una persona de este género.

Esto puede suceder simplemente hablando con ellos, no tiene por qué ser en el ámbito de la intimidad. Simplemente el hecho de que haya hombres tenderá a ponerle muy nervioso o nerviosa.

El miedo que sienten tan fuerte hacia los hombres hará que haya una tendencia a evitarlos a toda costa. Estas situaciones pueden darse incluso con familiares o amigos hombres, y suponen un lastre para la vida personal y profesional de la persona afectada.

Si bien la androfobia puede ser padecida por personas de ambos sexos, esta es sufrida principalmente por las mujeres, aunque también los hombres pueden padecerla. La causa de este tipo de fobia está, como decíamos anteriormente, en algún hecho traumático.

Origen de la androfobia

Los abusos sexuales suelen ser una de las causas más frecuentes, tanto si estos han sido vividos en la mayoría de edad como si fueron vividos en la etapa infantil. Si estos abusos se sufrieron de niños, superarlo puede ser aún más difícil que si esto ha sucedido en la etapa de la madurez.

Otra de las causas es que puede ser una conducta que ha sido aprendida. Es decir, la persona puede haber sido testigo de alguna situación traumática, como malos tratos en el ámbito familiar, abusos psicológicos, o una figura paterna que le ha dañado.

Los factores culturales también influyen en que se desarrolle este tipo de fobias. Ante sociedades con sistemas patriarcales muy marcados donde el hombre ha ejercido incluso la violencia sobre la mujer, esta puede tender a desarrollar este tipo de fobia.

En todo caso, la persona debe saber que no todos los hombres van a hacerle daño ni son una amenaza. No obstante, es habitual que extrapole su experiencia y su trauma y lo extienda a toda persona de género masculino.

Incluso cuando saben que se trata de un miedo irracional, no pueden expresar sus emociones. Lo que suelen hacer es evitar las situaciones en las que tengan que tratar con un hombre para así evitar esta sensación de ansiedad que les supone el enfrentamiento.

La androfobia es un problema en cuando a que puede afectar mucho y de forma negativa a la vida de la persona que la padece. Por esta razón, ante una situación de este tipo es aconsejable consultar con un profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here