Qué son las alucinaciones

Las alucinaciones son un fenómeno en el cual se está convencido de percibir un estímulo, que no existe. Se caracteriza, por tanto, por percibir el estímulo de una manera muy nítida y porque la persona realmente cree en la existencia del estímulo.

Además, la persona mantiene una percepción objetiva del resto de los estímulos reales. Un claro ejemplo de alucinación sería: “Una persona que ve a un sujeto que se mueve y le saluda con la mano en un lugar donde no hay nadie.»

La alucinación es una característica muy saliente del trastorno mental.  La típica imagen creada socialmente donde la persona “loca” afirma observar o escuchar cosas que nadie más puede.

Sin embargo, una alucinación no se produce únicamente por un trastorno mental, ya que esta también puede originarse por situaciones peculiares, por consumo de drogas alucinógenas, por epilepsia por fiebre, entre otras causas.

Clasificación de las alucinaciones

Las alucinaciones tienden a clasificarse bajo tres distintas variables, entre las que se encuentran: el grado de complejidad, el contenido que estas albergan y la modalidad sensorial con la que se presentan.

Vale recalcar que para realizar un análisis o diagnóstico con base en esta clasificación deben analizarse las variables de una forma integradora. Es decir, atendiendo a todas las variables.

Según su complejidad

En las alucinaciones complejas se percibe el estímulo concreto. Es decir, si se presencia un objeto entonces éste se percibirá muy detallado, mientras que en las alucinaciones elementales se aprecia el objeto de una manera difusa. Por ejemplo, una sombra o algo poco detallado. Siempre quedará la duda de «¿en realidad he visto lo que acabo de ver?»

Según su contenido

Los contenidos que pueden abarcar las alucinaciones son infinitos. Sin embargo, estos se pueden englobar en temas centrales como serian:

  • Las necesidades del individuo, donde se encontrarán subtemas como recuerdos, temores, deseos, entre otros
  • O los contenidos del entorno de la persona como la influencia de sus ideologías que crearían inseguridad, vergüenza, entre otros
  • Por último, encontraríamos las circunstancias vitales y extremas de la persona que le preocupan, ya que, por ejemplo, una persona a la que mantienen en la cárcel tenderá a tener alucinaciones con verdugos, por ejemplo

Según la modalidad sensorial

Se refiere a la vía por la cual la alucinación se evidencia. En la mayoría las alucinaciones se presentan de forma visual o auditiva. Sin embargo, existen más vías, a las que se hará referencia a continuación.

Vías sensoriales a través de las cuales puede presentarse una alucinación

Alucinaciones

Alucinaciones visuales

Una alucinación visual es aquella que se produce a través de la vista. Así pues, tiene las siguientes subdivisiones con base en el tamaño, a la temática, etc.:

  • Según la temática: alucinaciones relacionadas a un tema específico.
    • Zoopsias: alucinaciones relacionadas con los insectos.
    • Delirium Tremens: alucinaciones relacionadas con multitud de temáticas, debido a síndrome de abstinencia alcohólica.
  • Según el tamaño: alucinación donde las cosas son más o menos grandes.
    • Alucinación liliputiense: alucinación donde los objetos se ven diminutas o más pequeñas de lo normal.
    • Alucinación guliveriana: alucinación donde los objetos se ven enormes, o más grandes de lo normal.
  • Según las cualidades
    • Intensidad: Muy borrosa o muy densa.
    • Color: Alucinaciones en escala de grises, alucinaciones de un solo color, transparentes, etc.
    • Movimiento: alucinaciones estáticas o en movimiento.
    • Extensión: El tamaño que ocupan en el campo visual que ocupa. Ej. Una clase llena de personas que no hablan.
    • Posición: Ver las cosas donde no están. Ej. Ver un loro sobre un pico.
    • Binoculares o monoculares: Con un ojo o con los dos.
    • Congruencia o incongruencia: alucinaciones congruentes en las cuales tienen relación con la realidad o incongruentes en donde no tienen coherencia con la realidad. Ej. Un tren volando, un perro en bicicleta.

Existen alucinaciones visuales relacionadas con el cuerpo del sujeto, que se denominan autoscopia. Entre éstas se encuentran:

  • La autoscopia interna, que se da cuando una persona ve el interior de su cuerpo. Ej. Venas, huesos, vísceras…
  • Autoscopia externa, que se da cuando alguien ve la imagen de sí mismo frente a él, como en el caso del Döppelganger
  • Por último, tenemos la autoscopia negativa que se da cuando alguien no se ve, o no ve su imagen reflejada en un espejo. Caso parecido al de los vampiros, que no reflejan su imagen en el espejo.

Alucinaciones auditivas

Las alucinaciones auditivas son aquellas cuya vía es la audición. Es decir, en estas alucinaciones la persona “escucha” un estímulo inexistente. Este tipo de alucinaciones son las más frecuentes junto con las alucinaciones visuales.

Las alucinaciones auditivas, según su grado de complejidad, pueden presentarse como elementales, en donde la persona escucha tonos, pasos o murmullos. Mientras que, en una alucinación auditiva compleja, la persona escucha palabras claras y con significado. Entre las variables para subdividir este tipo de alucinaciones se encuentran:

  • Claridad: claridad con la que se percibe
  • Intensidad: la magnitud de este estímulo irreal Ej. susurros, gritos, entre otros.
  • Localización: distancia a la que se percibe. Ej. Cerca, lejos.
  • Contenido: Estímulos simples o complejos, a continuación se presentan ejemplos de estas.
    • Reveladores de cierta información. Ej. la persona que escucha voces que le dicen cosas como dónde está el bastón de su abuelo.
    • Voces que piden.
    • Voces que ordenan.
    • Comentarios sobre actos que realizan.
    • Proposiciones eróticas de tipo grosera.
    • Voces amenazantes
  • Modos de dirigirse a la persona: términos y elementos del lenguaje utilizados. Ej. Monosílabos. Gritos, susurros, etc.

Alucinaciones olfativas

En este caso, se pueden presentar alucinaciones en donde la persona huele, desde cosas agradables a nauseabundas.

Es habitual que estén asociadas a envenenamientos, tumores cerebrales, cuadros clínicos en donde las personas creen estar siendo envenenadas, entre otros. De esta manera, los pacientes consideran estos olores los agreden, o consideran son parte de una persecución que busca causarles un daño.

Alucinaciones gustativas

Este tipo de alucinaciones provocan gustos desagradables, y los pacientes las relacionan con cierto tipo de creencias, como la de ser envenenado. Pero es difícil saber qué es verdaderamente una alucinación, debido a que en la vida diaria beber o comer algunos medicamentos o comidas pueden alterar el gusto.

En algunos casos se presentan como causadas por su propio cuerpo, en donde el sujeto atribuye la idea de estar pudriéndose por dentro.

Alucinaciones táctiles

Estas alucinaciones se pueden presentar por todo el cuerpo. El sujeto puede sentir pellizcos, tocamientos, corrientes eléctricas, quemaduras, entre otros. De esta manera, en función del contenido de cada una de estas se pueden distinguir:

  • Hápticas: sensación física. Ej. Cosquilleos.
  • Hídricas: sensación de humedad.
  • De contacto: alguien toca al paciente
  • Cinestésicas: cuando un individuo dice que una parte de su cuerpo se está moviendo. Determinada por otra sensación subjetiva que afecta a un sentido diferente.
  • Activas: cuando la persona tiene la sensación de tocar, es decir, la persona cree, por ejemplo, que ha tocado un objeto inexistente como tener la sensación de estar tocando insectos, etc.
  • Pasivas: cuando la persona tiene la sensación de ser tocada. El paciente cree que hay alguien o algo que le está tocando, quemándole o pinchándole, etc.

Referencias

Peña-Herrera, B. (2018) Psicopatología General. Samborondón: Universidad Espíritu Santo – Ecuador.

Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here