MILGRAM, STANLEY (1933 – 1984)

Stanley Milgram fue uno de los psicólogos más importantes del siglo XX. Es conocido principalmente por sus famosas investigaciones acerca de la obediencia a la autoridad, que arrojaron resultados que a día de hoy son muy valiosos en el ámbito de la psicología y el comportamiento humano. También realizó otras interesantes investigaciones como el experimento de las cartas perdidas. ¿Quieres saber más de él? Profundicemos.



Quién fue Stanley Milgram

Stanley Milgram nació en Nueva York en 1933 y falleció en esta misma ciudad en el año 1984. Se graduó como psicólogo en la Universidad de Yale. Procedía de una familia hebrea, con padre húngaro y madre rumana.

Se considera uno de los psicólogos más destacados del siglo XX. La razón principal fueron los interesantes hallazgos que obtuvo en sus estudios, que realizó a lo largo de su vida profesional ofreciendo información muy valiosa sobre el comportamiento humano.

Entre sus experimentos más célebres están los experimentos del mundo pequeño, que fue fuente de la idea de los seis grados de separación. Según este concepto, todas las personas en la Tierra estamos conectadas a cualquier otra del planeta a través de una cadena de conocidos. En esta cadena hay como máximo cinco intermediarios.



Pero el que fuera el experimento más conocido de este reputado psicólogo fue el experimento de Milgram, llamado así por el apellido de su autor. Se trata de una investigación de la cual se extrajo mucha información que permitió profundizar en la conducta humana.

Pero, ¿en qué consistió este experimento? La investigación abordó cuestiones como la obediencia a la autoridad e indagó en cómo se desarrolla este proceso. El estudio pretendía responder a varias preguntas.

Una de ellas es saber hasta qué punto somos conscientes de nuestros actos al tomar una decisión dura por obedecer a la autoridad. Es decir, de qué manera influyen los mecanismos de la obediencia hasta conducirnos a llevar a cabo actos contrarios a nuestra ética.

Dicho experimento fue muy importante, ya que logró dar explicación a algunos fenómenos como el nazismo. Este movimiento ha sido uno de los más estudiados durante el siglo XX por su enorme capacidad de captación y los efectos que tuvo.

Milgram inició su investigación en julio de 1961, poco tiempo después de que Adolf Eichmann, un alemán que fue alto cargo de las SS durante la época nazi, fuera juzgado y sentenciado a muerte por crímenes contra la humanidad.

Metodología del experimento de Milgram

Este psicólogo ideó una prueba para medir la disposición de un participante para obedecer las órdenes de una autoridad, incluso si estas entran en conflicto con su propia conciencia personal.

La metodología se basaba en un investigador (V) que persuade al participante (L) para que dé lo que este último cree son descargas eléctricas dolorosas a otro sujeto (S). Este último en realidad era un actor.

Para ello reunió a un total de 40 participantes, a los que se invitó a formar parte de una prueba sobre memoria y aprendizaje. Para dicha prueba eran necesarios tres individuos. En primer lugar, un maestro, elegido a través de un falso sorteo y en quien recaía el peso de la prueba. Por otro lado, el alumno, que era un actor cómplice de Milgram.

Maestro y alumno eran llevados a habitaciones diferentes. El maestro podía ver al alumno atado a una silla y cómo se le colocaban unos electrodos, mientras que al maestro se le llevaba a un generador de descarga eléctrica con interruptores que regulaban la intensidad de la descarga.  El generador era falso, cosa que el maestro no sabía.

El maestro tenía que enseñar palabras al alumno y, en caso de que fallara, debía castigarlo aplicando descargas eléctricas. Cada vez que cometía un error estas descargas debían ser más potentes. La mayoría de los participantes siguieron dando descargas incluso ante las súplicas del actor para que pararan.

Los resultados fueron muy reveladores. La conclusión de Milgram fue que, cuando un sujeto obedece los dictados de la autoridad, su conciencia deja de funcionar. En ese momento siente que deja de tener la responsabilidad sobre sus actos.

También pudo hacer apreciaciones como que los individuos eran más obedientes cuando habían tenido menos contacto con la víctima. Respecto a la autoridad, obedecían más a mayor proximidad con ella.

Respecto a la formación académica, se concluyó que había un menor poder de intimidación en personas con un nivel superior. Es decir, las personas con menor formación académica obedecían más fácilmente.

Por lo tanto, los resultados pudieron demostrar que personas normales son capaces de actuar de forma cruel por orden de una autoridad. Comprender este mecanismo es muy importante para entender el funcionamiento de grupos criminales y/o terroristas.

En definitiva, el psicólogo Stanley Milgram dedicó su vida a investigar cómo influye la obediencia a la autoridad en el ser humano y su comportamiento. Gracias a estos y otros estudios, podemos entender mejor cómo reaccionamos ante situaciones en las que tenemos que prestar obediencia.

MILGRAM, STANLEY (1933 – 1984)
4.8 (95.56%) 9 voto[s].