Albert Bandura es un psicólogo estadounidense nacido en Canadá y creador de la Teoría del Aprendizaje Social, también conocido por su teoría sobre la autoeficacia y por el experimento del “muñeco Bobo” sobre el comportamiento agresivo de los niños, en el que demostró que los niños pueden aprender comportamientos a través de la observación de adultos.

Primeros años

Albert Bandura nació el 1925 en Mundare, un pequeño pueblo de apenas 400 habitantes en Canadá, aunque su familia es originaria de Europa del Este (su padre era de Cracovia y su madre de Ucrania). El padre trabajaba trazando la vía para el ferrocarril transcanadiense. Fue el más pequeño de seis hermanos y el único hijo barón. Realizó su educación primaria y secundaria en la única escuela del pueblo, la cual contaba con recursos limitados ya que solo contaba con dos maestros. Según Bandura, debido a este pobre acceso a los recursos educativos, “los estudiantes tuvieron que hacerse cargo de su propia educación”.

Sin embargo, este hecho no limitó su aprendizaje, por el contrario, se entregó a la autoeducación para ampliar su conocimiento y comprensión.

Posteriormente se matriculó en la Universidad de Columbia Británica para obtener un título de posgrado. Como llegó a la escuela mucho antes del inicio programado de su curso, decidió inscribirse en un “curso de relleno” para pasar sus primeras horas de la mañana. Fue entonces cuando se inscribió en un curso de psicología. Pronto se quedó fascinado por esta rama del conocimiento.

Bandura explicó: “Una mañana, estaba perdiendo el tiempo en la biblioteca. Alguien se había olvidado de devolver un catálogo de cursos y lo hojeé intentando encontrar un curso de relleno para ocupar el primer horario. Noté un curso de psicología que serviría como un excelente relleno. Esto despertó mi interés y encontré mi carrera”.

Completó sus estudios en aproximadamente tres años en 1949, y fue admitido en la escuela de posgrado de la Universidad de Iowa, que era el epicentro de la psicología teórica en aquellos momentos. La escuela había sido el hogar de Clark Hull y otros psicólogos, incluidos Kenneth Spence y Kurt Lewin. Si bien el programa se interesó por la teoría del aprendizaje social, Bandura sintió que estaba demasiado centrado en las teorías conductistas.

En 1951, se sacó el título y un año después obtuvo su doctorado de Psicología Clínica.

Se casó con Virginia Varns en 1952 y tuvieron dos hijas, Carol y Mary.

El Aprendizaje Social de Bandura

Tras sacarse el doctorado, le ofrecieron un puesto en la Universidad de Stanford. Bandura comenzó a trabajar en Stanford en 1953 y ha seguido trabajando en la universidad hasta el día de hoy. Fue durante sus estudios sobre la agresión adolescente que Bandura se interesó cada vez más en el aprendizaje indirecto, el modelado y la imitación.

Su teoría del aprendizaje social de Albert Bandura aborda la importancia del aprendizaje observacional, la imitación y el modelado.

El estudio del muñeco Bobo

Su experimento más famoso fue el estudio del muñeco Bobo de 1961. En este experimento Bandura grabó una película en la que se mostraba a una modelo adulta golpeando a una muñeca Bobo y gritando palabras agresivas. Mostraron esta película a un grupo de niños, y luego a los niños se les dejaba jugando en una habitación donde había un muñeco Bobo. Pudieron observar cómo los que habían visto la película tenían más probabilidades de golpear al muñeco, imitando las acciones y las palabras del adulto que habían observado en la película.

El estudio fue muy significativo, porque se apartó de la teoría conductista de que todo comportamiento está dirigido por refuerzo o recompensas. Esto cambió completamente el curso de la psicología hacia una perspectiva cognitiva en lugar de conductual, pues los niños no recibieron estímulos ni incentivos para golpear a la muñeca; simplemente imitaban el comportamiento que habían observado. Bandura calificó este fenómeno de aprendizaje observacional y caracterizó los elementos del aprendizaje observacional efectivo como atención, retención, reciprocidad y motivación.

A través de este experimento, demostró también que las personas jóvenes están mucho más influenciadas por los actos de los adultos. Cuando se elogiaba a los adultos por su comportamiento violento, los niños seguían golpeando a la muñeca para imitar a sus mayores. Sin embargo, cuando los adultos eran rechazados por su naturaleza agresiva, los niños dejaban de golpear a la muñeca.

En lugar de limitar la teoría al aprendizaje, su objetivo era dar una visión integral de la cognición humana en el contexto del aprendizaje social. Finalmente amplió la teoría del aprendizaje social para formar la teoría cognitivo social.

Bandura ha sido un prolífico autor de libros y artículos de revistas en los últimos 60 años y es el psicólogo vivo más citado.

Algunos de los libros y artículos de revistas más conocidos de Bandura se han convertido en clásicos dentro de la psicología.

El libro, ‘Fundamentos sociales del pensamiento y la acción: una teoría cognitiva social’ transmitió un concepto más avanzado de teoría cognitiva en el que los individuos, en lugar de ser influenciados por fuentes externas para su comportamiento, se ven afectados por factores ambientales, personales, cognitivos y afectivos, así como otros eventos biológicos.

La autoeficacia en el funcionamiento humano

Pasó gran parte de la década de 1970 concentrándose en explorar el papel de la creencia de autoeficacia en el funcionamiento humano. Aunque también se concentró en otros factores, creía que la autoeficacia mediaba los cambios y despertaba el miedo.

El estudio de la creencia en la autoeficacia no solo ayudó en los estudios sobre las fobias, sino que también se consideró útil para los supervivientes de desastres naturales y aquellos que padecen trastorno de estrés postraumático. Fue a través de la sensación de control que los estas personas pudieron superar su terrible experiencia y mirar más allá. En 1997, finalmente publicó el libro titulado ‘Autoeficacia: El ejercicio del control’.

Contribuciones a la psicología

El trabajo de Bandura se considera parte de la revolución cognitiva en psicología que comenzó a fines de la década de 1960. Sus teorías han tenido un tremendo impacto en la psicología de la personalidad, la psicología cognitiva, la educación y la psicoterapia.

En 1974, Bandura fue elegido presidente de la American Psychological Association (APA), y fue premiado por sus contribuciones científicas en 1980 y en 2004 por sus destacadas contribuciones de por vida a la psicología.

Hoy, Bandura se considera uno de los psicólogos más influyentes de todos los tiempos. En 2015 recibió la Medalla Nacional de la Ciencia de mano del presidente Barack Obama.