cerebro-neurona


La ciencia avanza poco a poco, pero sin duda, sus resultados cada vez son más reveladores. Uno de sus últimos descubrimientos ha sido el hallazgo de un tipo de neuronas bautizadas como “Neuronas Rosa Mosqueta”. De momento, todo son incógnitas al rededor de este tipo de neuronas.

Su nombre viene de su parecido a la rosa mosqueta debido a la ramificación de los axones de esta neurona. Algunos autores afirman que “el paquete denso que el axón de cada célula cerebral forma alrededor del centro de la célula se ve como una rosa después de haber desprendido sus pétalos”.



Neurona rosa mosqueta, ¿por dónde empezar?

El hallazgo es tan reciente que intentar explicar su funcionamiento es realmente complejo. Los datos obtenidos hasta la fecha provienen de las investigaciones en la Universidad de Szeged (Hungría) y del Instituto Allen (Estados Unidos). Hasta ahora, la información obtenida apunta a que podrían tratarse de neuronas exclusivamente humanas. Los investigadores piensan que quizá podrían estar presentes en primates, pero es sólo una hipótesis a falta de más estudios.

A través de muestras del tejido cerebral post-mortem de dos hombres adultos, se tomaron secciones de la capa superior de la corteza. Se trata de la región más externa del cerebro y es la que nos diferencia del resto de los animales. Esta región cerebral es la que nos proporciona la conciencia humana y otro tipo de funciones que se consideran únicamente humanas.

“Realmente no entendemos lo que hace especial al cerebro humano. Estudiar las diferencias a nivel de células y circuitos es un buen lugar para comenzar, y ahora tenemos nuevas herramientas para hacer eso”.

-Ed Lein, investigador-

Las investigaciones a nivel neuronal también se realizan con ratones, y al parecer, no hay rastro de las neuronas rosa mosqueta en los roedores. Esta exclusividad supone varios puntos importantes. Por una parte, no se pueden estudiar con ratones, por lo tanto, resulta imposible extrapolar los datos. Por otro lado, al tratarse -de momento- de neuronas exclusivamente humanas, podrían ser importantes para explicar diferentes trastornos psicológicos y funcionamientos concretos a nivel cerebral.

neurona-rosa-mosqueta

Como afirma Joshua Gordon, director del Instituto Nacional de Salud Mental: “puede ser que para comprender completamente los trastornos psiquiátricos, necesitamos tener acceso a estos tipos especiales de neuronas que existen solo en los humanos”.

Neuronas especializadas

Desde la Universidad de Szeged (Hungría), descubrieron que este tipo de neuronas solo entran en contacto con las neuronas piramidales. Según las diferentes investigaciones, la rosa mosqueta parece ser una neurona inhibidora. Pero, ¿qué es una neurona inhibidora?

“Las neuronas rosa mosqueta forman sinapsis con otro tipo de células en una parte diferente de la corteza humana, conocidas como neuronas piramidales”.

-Gábor Tamás, investigador-

Son neuronas que frenan la actividad de otras neuronas del cerebro. Este dato podría señalar que estas neuronas controlarían el flujo de información de una forma muy especializada. Sin embargo, todavía no se sabe cómo influyen y cuál es realmente su papel.

Gábor Tamás, neurocientífico de la Universidad de Szeged, asegura que “si piensas en todas las neuronas inhibidoras como los frenos de un automóvil, las neuronas de rosa mosqueta dejarían que el coche se detuviera en lugares muy particulares. Serían como frenos que solo funcionan en las tiendas de comida, por ejemplo, y no todos los automóviles (o cerebros de animales) los tienen. Este tipo de célula en particular puede detenerse en lugares que otros tipos de células no pueden detener”.

Investigaciones futuras

Uno de los objetivos de futuras investigaciones es averiguar si estas neuronas se encuentran en más partes del cerebro. Por otro lado, se profundizará sobre su función y el papel que desempeñan, ya que todavía representan una incógnita. Los investigadores también están interesados en saber si son exclusivamente humanas o pueden encontrarse en otro tipo de animales.

Otro de los objetivos, es tratar de buscar este tipo de neuronas en cerebros humanos post-mortem de personas con problemas neuropsiquiátricos. De esta forma, se podría saber hasta qué punto este tipo de neuronas tiene protagonismo en determinadas alteraciones neuronales y/o aspectos psicológicos y psiquiátricos. ¿Pueden alterar la conducta de forma notable? ¿Cómo influyen en nuestro comportamiento? Son algunas de las incógnitas que se pretenden despejar.

Sin duda, y a pesar de todos los avances, el cerebro sigue representando un gran misterio para la ciencia. Y con este descubrimiento, nos percatamos una vez más de lo mucho que nos queda por saber sobre nosotros mismo. Así pues, ya hemos encontrado un nuevo cofre del tesoro. Ahora sólo falta ver qué secretos esconde.

Bibliografía

Boldog, E., Bakken, T., Tamás, G., et als. (2018). Transcriptomic and morphophysiological evidence for a specialized human cortical GABAergic cell type. Nature Neuroscience, 21, 1185–1195.





1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here