Se considera el ver televisión un hobby importantísimo y tiene una gran influencia en todos nosotros.

La presencia de la televisión en nuestras vidas

Es una realidad que los niños en todas partes pasan muchas horas frente al televisor. Al graduarse de bachilleres, han pasado casi el mismo tiempo de clases que frente al televisor. Así como la televisión puede distraer, servir de fuente de lograr buena información en los campos de Historia, Geografía, Ciencia, Deportes, etc. De la misma manera puede representar un efecto nocivo en la formación integral de estos.

Ese tiempo valioso, que trascurre frente a la televisión, es un tiempo importantísimo que se pierde para el estudio, especialmente para la lectura, para realizar las tareas escolares, profundizar en la parte científica, jugar y de esta manera interactuar con iguales, lograr mayor y mejores relaciones familiares y dificulta las  habilidades del desarrollo social y de la proyección a la comunidad. Actividades estas que son muy importantes para que se hagan seres íntegros para lograr un liderazgo positivo y así puedan servir a su país.

Los niños recogen de la televisión mucha información que no siempre es apropiada, sana y que no les ha de servir para lograr una integridad bio-psico-social.

Con mucha frecuencia encontramos en estos adolescentes y niños con distorsiones entre la realidad y la fantasía, es decir; al ver la televisión la persona madura logra diferenciar claramente entre fantasía y realidad; lo que no sucede en los casos de niños y adolescentes, ya que confunden la fantasía presentada por la televisión con la verdadera realidad  de la vida cotidiana.

Vemos como los niños se encuentran influenciados por infinidades de comerciales, publicidad e ídolos que consideran verdaderas estrellas a los que tienen que imitar, también desean vestir como los modelos que presenta la televisión, bailar y peinarse. A los varones se les da por dejarse mechudos y ponerse aretes y no solo en las orejas, sino en la lengua, las cejas, el ombligo y demás. Esto último no solamente es característico de ellos sino también de las jovencitas. Todo esto se debe a la transculturización de instrumentos masivos de comunicación, como la televisión.

También hay una gran cantidad de comerciales que incitan a consumir  bebidas alcohólicas, comidas nada sanas, como dulces y chocolates, comidas de preparación rápida, nada nutrientes y demás.

Los niños que ven demasiada televisión sufren mayores riesgos de:

  • No dedicarse a la lectura, a la investigación, hacer sus tareas con esfuerzo
  • Ser perezosos y no dedicarse a las actividades deportivas y por consiguiente tener un peso no deseado.
  • Ser seres aislados, dándole prioridad a la televisión que a cualquier otro pasatiempo.
  • No tener buenas relaciones con sus iguales, sus padres, hermanos y familiares.
  • Tener poca interacción social
  • Dejan a un segundo plano los buenos pasatiempos, como andar con niños de su misma edad, hacer deporte, aprender los nuevos avances en informática, etc.

En la televisión los temas principales es la agresión y violencia, la presencia de escenas sexuales que confunden a niños y adolescentes. Hay mensajes sutiles que contra ciertos grupos raciales, étnicos y culturales. Encontramos temas como la pornografía, drogas, cigarrillos, alcohol. Todos estos son temas muy cotidianos y abundantes  Los muchachos fácilmente influenciables pueden creer que lo que están viendo es lo común y por tal efecto normal, lo que ven le proporciona seguridad y todo lo pueden aceptar y asumir para sus vidas como algo normal.

ninos-tv-dibujos

De esta manera la televisión pone a los niños frente a comportamientos, actitudes, sentimientos y comportamientos que los pueden impresionar y para ellos es difícil de comprender y elaborar para su desarrollo integral saludable.

Pero todo no es negativo, para esto están los padres que pueden hacer que sus hijos obtengan el mayor beneficio de la televisión.

Qué deben enseñar los padres a sus hijos

  • Acompañar a sus hijos a ver los programas y de esta manera estimular el diálogo con sus ellos cuando estén viendo un programa juntos. De esta forma pueden captar qué percepciones tienen de la realidad y conocerlos mejor. Teniendo en cuenta este punto, el mirar televisión con sus hijos ayudará a los padres a saber muchas cosas acerca de los pensamientos de ellos.
  • Al estar con sus hijos frente a la televisión, deben hacer hincapié sobre valores positivos como la amistad, la colaboración, el interés que uno debe tener por ayudar a los demás y es el momento oportuno para corregir aquella información que perjudica su buen desarrollo.
  • Ante un programa sería bueno que hicieran conexiones con la historia, con ciertos libros de interés y lugares específicos, de esta manera enriquecen su conocimiento general.
  • Resaltar valores personales, profesionales y familiares y buscar que de alguna manera la relación con el programa que esta viendo.
  • Pedirles que hagan comparaciones con lo que están viendo y la realidad, para ver sí tienen una buena percepción de la misma.
  • Seleccionarles los programas apropiados a su edad  y nivel de desarrollo.
  • Deben tener claro cuanto tiempo deben pasar sus hijos frente al televisor y hacer cumplir esta norma.
  • Para las horas para el estudio y las tareas, deben existir unos límites claros, tanto del sitio que se escoge para estudiar lo mismo que la postura y nunca permitir ver la televisión en esos periodos.
  • No permitir que los niños miren televisión por tiempos prolongados.
  • Poner límites al tiempo de ver de televisión y en caso necesario apagarla cuando consideren que su hijo no debe estar frente al televisor, respetando el tiempo de tareas, de comidas, de relaciones familiares y demás.
  • Es de gran importancia el tiempo pasan los padres con sus hijos durante las comidas, porque a raíz del mayor número cada día de mujeres en el trabajo y del poco tiempo que le queda  para compartir con sus hijos y del gran número de divorcios, esos momentos son de gran importancia para incrementar las relaciones familiares. Por esta razón, en ese tiempo, no se debe permitir tener la televisión encendida.
  • Una educación familiar para evitar que los niños vean pornografía, violencia y otros programas que afecten la salud mental.
  •  Háblele a sus hijos que los programas de violencia, sexo y pornografía que se pueden ver en televisión pueden ser disparadores de conductas mal adaptativas.
  • Hay que hacerles ver que la televisión es un medio comercial y es posible que trasgredan los límites de la moralidad y la ética. Educar a los hijos que no todo lo que se trasmite por televisión debe verse.

Son los padres los encargados de brindar a sus hijos un conocimiento, orientación y juicio de la realidad frente al complejo mundo de la televisión. De esta forma los hijos pueden manejar la televisión de una manera sana y positiva, que le puede dar los mejores beneficios.

Lilian Chartuni

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here