Madre Teresa de Calcuta
Madre Teresa de Calcuta

Teresa de Calcuta (1910-1997) Agnes Gonxha Bojaxhiu de nombre secular, recientemente beatificada por el Papa Francisco, fue una monja católica de origen albanés que vivió y trabajó en la india y fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad en Calcuta. Durante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos, al mismo tiempo que guiaba la expansión de su congregación, en un primer momento en la India y luego en otros países del mundo. Se hizo célebre a nivel mundial tras ganar el premio Nobel de la Paz en el año 1979. Aquí tienes una perquea recopilación de las frases de la Madre Teresa de Calcuta que te ayudarán a seguir adelante.

Frases célebres Madre Teresa de Calcuta

Nunca sabremos todo lo bueno que una simple sonrisa puede llegar a hacer.

Si juzgas a la gente, no tienes tiempo para amarla.

Difunde el amor donde quiera que vayas. No dejes que nadie se aleje de ti sin ser un poco más feliz.

No siempre podemos hacer grandes cosas, pero sí podemos hacer cosas pequeñas con gran amor.

Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son realmente infinitos.

Yo sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo lanzar una piedra a través del agua para crear muchas ondulaciones.

El amor es una fruta de temporada en todo momento y al alcance de todas las manos.

La alegría profunda del corazón es como un imán que indica el camino de la vida.

Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera. Pero no seas tan sordo como para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.

El hambre de amor es mucho más difícil de eliminar que el hambre de pan.

La revolución del amor comienza con una sonrisa. Sonríe cinco veces al día a quien en realidad no quisieras sonreír. Debes hacerlo por la paz.

Nunca estarás tan ocupado como para no pensar en los demás.

No oro para el éxito, pido felicidad.

Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite.

Cada obra de amor, llevada a cabo con todo el corazón, siempre logrará acercar a la gente a Dios.

Vive sencillamente para que otros puedan simplemente vivir.

¿Cómo puede haber demasiados niños? Eso es como decir que hay demasiadas flores.

El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.

Si no puedes alimentar a un centenar de personas, alimenta a una sola.

No deis solo lo superfluo, dad vuestro corazón.

La alegría es una red de amor en la que se pueden coger almas.

Si no tenemos paz en el mundo, es porque hemos olvidado que nos pertenecemos el uno al otro, que ese hombre, esa mujer, esa criatura, es mi hermano o mi hermana.

Sé fiel a las cosas pequeñas, ya que es en ellas donde la fuerza reside.

Lo que importa es cuánto amor ponemos en el trabajo que realizamos.

Encontrémonos siempre el uno al otro con una sonrisa, la sonrisa es el principio del amor.

Nuestro examen de conciencia es el espejo en el que vemos nuestros logros y nuestras dificultades. Por eso debemos afrontarlo con sinceridad y amor.

La falta de amor es la mayor pobreza.

El dinero solo puede comprar cosas materiales, como alimentos, ropas y vivienda. Pero se necesita algo más. Hay males que no se pueden curar con dinero, sino solo con amor.

Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.

Si eres humilde nada te puede dañar, ni los elogios, la ni vergüenza, porque sabes lo que eres.

Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas.

Lo que se tarda años en construir, puede ser destruido durante una noche; construyamos de todos modos.

La alegría es fuerza.

Frases Teresa de Calcuta

Darle a alguien todo tu amor nunca es garantía de que él también te amará; pero no esperes que te amen, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona. Y si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.

Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto, para llenar el corazón del que amamos.

Hay muchas personas dispuestas a hacer grandes cosas, pero hay muy pocas personas dispuestas a hacer las cosas pequeñas.

Sabemos muy bien que lo que estamos haciendo no es más que una gota en el océano. Pero si esa gota no estuviera allí, al océano le faltaría algo.

El amor comienza en casa, y no es lo mucho que hacemos… es cuánto amor ponemos en cada acción.

La ciencia más grande en el mundo, en el cielo y en la tierra; es el amor.

El amor no puede permanecer en sí mismo. No tiene sentido. El amor tiene que ponerse en acción. Esa actividad nos llevará al servicio.

No necesitamos armas y bombas para llevar la paz, necesitamos amor y la compasión.

Hay una cosa muy bonita: compartir la alegría de amar.

Para que el amor sea verdadero, nos debe costar. Nos debe doler. Nos debe vaciar de nosotros mismos.

El trabajo sin amor es esclavitud.

El amor es un fruto que madura en todas las estaciones y que se encuentra al alcance de todas las manos.

Algunas personas vienen a nuestra vida como bendiciones. Algunas vienen a nuestra vida como lecciones.

Los árboles, las flores, las plantas crecen en silencio. Las estrellas, el sol, la luna se mueven en silencio. El silencio nos da una nueva perspectiva.

La disciplina es el puente entre las metas y los logros.

Aprendemos a través de la humildad, a aceptar humillaciones alegremente.

No soy más que un pequeño lápiz en la mano de la escritura de Dios.

Más Frases célebres

2 Comentarios

  1. Querida Martha, luego de haber reflexionado sobre estas hermosas reflexiones, cual es para usted, el punto de encuentro o la coincidencia que comparten los invitados de su publicación?
    Mil gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here