Epigenética: los traumas se heredan en los cromosomas

genes cromosomas


La genética tiene un papel muy importante en cómo se forma nuestra personalidad. En este caso vamos a hablaros sobre la epigenética y cómo los traumas pueden heredarse a través de los cromosomas.

La relación entre genética y traumas

Vamos a ver mejor qué es la epigenética para así entender cómo puede afectar a la herencia de traumas de las personas. La epigenética es un sistema de regulación que controla la expresión de los genes sin afectar a la composición de los genes en sí mismos.



Pues bien, este sistema también se estudia en el ámbito de la psicología social. Así, se han llevado a cabo algunos experimentos para ver y comprobar cómo pueden heredarse los traumas a través de la genética. Y desde luego, los resultados han sido muy sorprendentes.

Si nos remontamos a siglos atrás de nuestra historia (incluso décadas), podemos ver cómo en realidad casi todas las generaciones, de un modo u otro, han experimentado alguna tragedia en el mundo.

Las guerras, las hambrunas, las crisis económicas y otros hechos históricos han golpeado a generaciones completas. Estas personas se han visto afectadas por estos hechos, viviendo en muchas ocasiones traumas irreparables.

Las consecuencias de estas tragedias son terribles para quienes las experimentan, pero también para las futuras generaciones, ya que suponen la mayoría de las veces un antes y un después en cuanto al funcionamiento de la sociedad.

Lo que no se podía llegar a saber ni a imaginar es que este tipo de vivencias dejaran además una huella en nuestra genética. Así, las personas que sufren estos traumas pueden transmitirlos a las siguientes generaciones, según estudios realizados en animales.

Es difícil llevar esto al ámbito humano, pues las investigaciones tienen sus límites, por lo que la medida exacta no se puede saber. Pero sí que es posible afirmar que este hecho se produce y que heredamos las tragedias de nuestros antepasados en cierto modo.

Saber esto ha sido posible gracias a algunos experimentos en el ámbito de la psicología social. Es ahí donde los estudiosos en este tipo de temas tienen más margen para realizar experimentos y obtener más datos de cómo y por qué funcionamos de determinada manera.

Dichos estudios se han realizado a través de generaciones y han podido demostrar, efectivamente, que podemos heredar las tragedias. Lo que no se puede saber es el mecanismo genético, cómo mutan los genes o se alteran, pero hay unos patrones heredados muy evidentes.

Los estudios realizados tras la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial ha sido uno de los hechos históricos más determinantes por muchas razones: la magnitud de la propia guerra, la crueldad nunca vista hasta entonces y los traumas y secuelas que esta dejó en millones de personas.

Este hecho marcó sin duda un antes y un después en el mundo entero y en muchos aspectos. La psicología ha sido uno de los campos que más ha estudiado este fenómeno, sus causas y consecuencias, estableciendo conclusiones muy interesantes acerca del comportamiento humano.

También se han realizado estos estudios para saber más sobre las consecuencias de un hecho de la magnitud de este, pues es normal que una guerra de tal crueldad y en la que hubo tantos millones de personas afectadas haya tenido unas consecuencias también en las generaciones posteriores.

Uno de los estudios que se llevaron a cabo fue en la Universidad de Uppsala de Finlandia. Un equipo de investigadores advirtió que los hijos de niños que fueron evacuados en este país durante la Segunda Guerra Mundial tuvieron después muchos más problemas de hospitalización por trastornos psicológicos.

Pero si hay un hecho que dejó unas secuelas aún incalculables fue el Holocausto. Respecto a esta tragedia, se realizó un estudio en el Hospital Monte Sinaí en Nueva York donde se comprobó la composición genética de un grupo de judíos que había experimentado la tragedia de los campos de concentración.

Después, esta genética fue comparada con la de sus descendientes. El estudio estuvo focalizado en una región específica de un gen asociado a la regulación de las hormonas del estrés.

Los resultados fueron bastante reveladores y no dejaron lugar a dudas. Los supervivientes a los campos de concentración y sus propios hijos tenían ese gen afectado debido al trauma que habían vivido durante la segunda Guerra Mundial.

Para garantizar que los resultados fueran válidos, se llevaron a cabo análisis genéticos paralelos. Así se descartó que los hijos y la segunda generación tuvieran este gen modificado por traumas propios.

Conclusiones

Como habrás podido ver, un trauma puede llegar incluso a sobrevivirnos y pasar a nuestros hijos a través de los cromosomas. No obstante, no hay por qué alarmarse, ya que esto sucede en pocas ocasiones y ante casos que son muy, muy concretos.

Referencias

Transmisión epigenética del trauma del Holocausto: ¿se pueden heredar las pesadillas? Kellermann NP.

Jaenisch R, Bird A. Regulación epigenética de la expresión génica: cómo el genoma integra las señales intrínsecas y ambientales. Nat Genet. 2003; 33

Inversión de las influencias conductuales, neuroanatómicas y de la línea germinal del estrés intergeneracional. Hadj S. Aoued, Soma Sannigrahi, Nandini Doshi, Filomene G. Morrison, Hannah Linsenbaum, Sarah C. Hunter, Hasse Walum, Justin baman, Bing yao b, Peng jin, Kerry J. Ressler, Brian G. Dias.

Las diferencias epigenéticas persistentes asociadas con la exposición prenatal a la hambruna en los seres humanos. Heijmans BT, Tobi EW, Stein AD, Putter H, Blauw GJ, Susser ES, Slagboom PE, Lumey LH. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2579375/

Epigenética: los traumas se heredan en los cromosomas
6 (120%) 3 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here