Secretos

Los secretos familiares

Imber-Black afirma en su libro La vida secreta de las familias: “Cuando se toca la cuerda íntima de una familia, es muy posible que se encuentre un secreto” Según la autora, se pueden guardar secretos ante el cónyuge, los hermanos, los padres, los hijos, los mejores amigos, o se pueden tener secretos compartidos con estas mismas personas. Hay secretos que toda una familia guarda ante el mundo exterior con el deseo de protegerse y el temor de ser estigmatizada. Se guardan secretos ante los niños con la ilusoria esperanza de evitarles un dolor. Hay secretos que tienen como objetivo mantener el poder sobre otra persona, y otros que todos conocen -como el alcoholismo de uno de los integrantes- que impiden que una familia cruce sus propios límites rígidamente defendidos y pueda pedir la ayuda externa que necesita. Hay secretos que los débiles guardan ante los poderosos con el objetivo de ganar seguridad.

Hay secretos como el Sida, las adicciones, la homosexualidad que se guardan ante el miedo real de perder el apoyo familiar, un trabajo, etc.

Un secreto puede pasar silenciosa e inconsciente de generación en generación como si fuera una reliquia de familia que esconde una trampa explosiva.

Para muchas personas los secretos causan sufrimientos psíquicos graves.

¿Cómo comienza un secreto?

Los secretos son las cosas vergonzantes para una determinada cultura, o tal vez para la subcultura de una determinada familia, raza, grupo étnico, religioso, clase social o sexo, cuyo proceso de socialización hace que de ciertas cosas no se hable. Siempre hay un contexto que contribuye a la creación de un secreto. Si nos fijamos en la historia, hay temas que son secretos en ciertos momentos y cuando la cultura cambia dejan de serlo. Así, la gente a veces aprende a hablar acerca de ellas, a veces no, y surgen secretos nuevos.

Con la intención de proteger a “familiares” de la supuesta angustia que puede producir el conocimiento de ciertos eventos, verdades, hechos, etc., el secreto opera como un manto de silencio que de todos modos “queda en el aire” y se transmite de otras formas. La comunicación se ve afectada y los síntomas pueden emerger como respuesta a estas fallas comunicativas.

Los secretos pueden afectar nuestra relación con nosotros mismos y con los otros.

Los secretos nacen, respiran, permanecen vivos, estallan o se resuelven en el marco de nuestras relaciones más significativas. Ellos modelan, facilitan y restringen nuestras posibilidades de vincularnos tanto dentro como fuera de la familia.

Cualquiera sea su contenido, funcionan como imanes: atraen a algunos miembros y rechazan a otros. Las repetidas coaliciones familiares, la cercanía y la distancia, la intimidad y el extrañamiento, todo deriva de la presencia de los secretos. A medida que se consolidan, la familia queda atrapada aunque tenga el deseo de liberarse.

Tipos de secretos

Secretos placenteros

Protegen y expanden nuestro sentido del yo. Pueden producir el temporario desplazamiento de las relaciones y crear nuevos lazos. Una niña puede participar en un secreto amable con su padre, para sorprender a su mamá con una fiesta sorpresa.

Secretos esenciales

Muchos secretos promueven los límites necesarios que demarcan una relación. Tales secretos son esenciales para el bienestar. Una familia puede tener su propio lenguaje privado, incluyendo palabras esenciales y queridas que fomentan y mantienen la cercanía. A veces en el trabajo con parejas surgen secretos sobre la vulnerabilidad: miedos e inseguridades. Estos secretos intensifican la cercanía de la pareja, en tanto marcan la diferencia con los hijos, los padres, etc. Los secretos esenciales son parte de los “contratos” en nuestras relaciones y romperles puede ser un acto de traición.

Secretos nocivos

Son los que envenenan nuestras relaciones. Pudo haberse formado tres generaciones atrás o el mes pasado. En ambos casos, las historias claves de la familia permanecen silenciadas e inaccesibles. Estos secretos diezman nuestras relaciones y desorientan nuestra identidad. Asimismo, cercenan nuestra capacidad para realizar elecciones claras, para utilizar recursos de forma eficaz y para participar en relaciones autenticas. Mantener estos secretos a menudo tiene efectos negativos crónicos en la capacidad para solucionar problemas, en el repertorio temático de las conversaciones, en las percepciones y el bienestar emocional. Este tipo de secreto quita energía, promueve ansiedad, abruma a quienes lo conocer y confunde a quienes no lo conocen.

Al vivir dentro de un secreto nocivo se amplifican nuestras dudas acerca del modo como las otras personas pueden responder. Si guardo un secreto con mi pareja, ¿puedo verdaderamente confiar en su amor? ¿Contaría con su aprecio si supiera lo que oculto? Esto es muy común cuando se trata de abortos anteriores.

Vivir excluido de un secreto nocivo nubla nuestra visión. Al presentir un secreto pero no contar con su confirmación, comenzamos a dudar de nuestras propias percepciones. ¿Qué estamos viendo cuando se nos dice que no estamos viendo lo que pensamos que vemos?

Dado que al guardar un secreto nocivo no siempre se producen crisis agudas, tales secretos tienden a dilatar su existencia por mucho tiempo, generando un sentimiento de confusión con respecto a si se debe contar, a quien y cuando. ¿Cómo determinar si la entrega en adopción de un hijo, guardado ante los niños cuando eran pequeños debe contarse ahora que son adultos, como sucede en la película Secretos y mentidas? Si se es el depositario de un secreto nocivo, se debe contar con el tiempo de considerarlo con cuidado y prepararse para sacarlo a la luz.

hombre-tapa-boca

Secretos peligrosos

Colocan a las personas ante un riesgo inmediato o ante tal torbellino emocional que su capacidad de funcionamiento se ve amenazada, por ejemplo, secretos sobre maltrato físico o abuso sexual de niños, esposas golpeadas, alcoholismo o adicción discapacitante, planes para cometer suicido o dañar a otra persona. En muchas de las órbitas públicas, el descubrimiento de secretos peligrosos requiere la acción. Los adultos en posiciones de responsabilidad con respecto a los niños deben informar acerca de situaciones en las que existe la sospecha de un abuso de menores.

Entrelazados con los secretos peligrosos vienen la intimidación, miedo, poder sobre otros y sometimiento. En un secreto peligroso la persona sometida vive en un contexto de gran amenaza física y emocional y siente que si da a conocer el secreto, el daño podría ser mayor. La persona que tiene poder para causar daño y demandar silencio en los secretos peligrosos frecuentemente invoca la privacidad. Lo que ocurre en nuestra casa es cosa nuestra, oscureciendo la diferencia entre lo secreto y lo privado.

Los  secretos familiares suelen ser algo que aparece en la familia y se pueden llegar a transmitir, de generación en generación, produciendo problemas en la misma, que emergen en sus integrantes de diferentes formas.

Secretos familiares más comunes

Las principales temáticas de los secretos familiares generalmente son:

  • Sexual (violación, incesto, adulterio, homosexualidad)
  • Semi-sexual (aborto, hijos fuera del matrimonio, ilegítimos, sin nombre)
  • Violencia (muerte, asesinato, tortura)
  • Económico (robo, fraude, herencia)

En terapia, los secretos que más importan son los secretos nocivos y los peligrosos. Un criterio que nos permite seguir la pista de un secreto familiar, es la desproporción entre un acontecimiento y la reacción emocional que conlleva. La reacción parece exagerada y no hallamos el elemento en la vida de la persona que lo justifique.

Otro criterio es el carácter irracional o compulsivo de las reacciones. Las personas que tienen la impresión de hacer cosas a su pesar, de no poder controlar sus reacciones, ser el juguete de sus emociones. Todos estos automatismos, comportamientos irresistibles, actitudes de fracasos repetidos en que la persona, entra en contacto con una emoción desbordante, son indicios que pueden orientarnos a una posible herencia familiar.

Te puede interesar: Secretos y mentiras

¿Hay reglas generales para manejarse con un secreto?

Es importante ir despacio, no ventilarlo en medio de un festejo familiar aprovechando que todos sus familiares están presentes, y puede parecer más rápido y fácil. Es mejor pensar a quién se quiere informar y en qué orden; tratar de prever las reacciones de la gente en las mejores y peores circunstancias, y pensar  cómo responderá usted. Si cree que la familia se va a convulsionar mucho con el tema, elija a las personas que crea que lo apoyarán más.

La gente tiene que pensar si está preparada para afrontar a largo y a corto plazo las consecuencias de su revelación. Pues si se va a revelar un secreto, hay que tomar la responsabilidad acerca de lo que se genera. Muchas veces se restablecen las relaciones, pero lleva tiempo y hay que estar dispuesto a tener paciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here