La importancia del contexto en las decisiones

En el siguiente documental se muestran algunos experimentos realizados a una serie de sujetos para poder estudiar cómo el contexto influye en las decisiones y la forma de pensar y actuar del individuo.

Un giro contrario a las agujas del reloj

Son experimentos realizados por la Dra. Ellen Langer, profesora en el departamento de Psicología de la Universidad de Harvard. Uno de ellos se trata de un estudio llamado “Un giro contrario a las agujas del reloj”, realizado en 1981, en el que dos grupos de hombres de unos setenta años fueron llevados en autobuses, en un viaje de unas dos horas a un monasterio en New Hampshire, decorado y habilitado como si se tratara de un viaje en el tiempo 22 años atrás, en 1959 (periódicos y revistas de los años 50 -Life magazine, Saturday Evening Post-; una televisión en blanco y negro; una radio vintage-). Al primer grupo que llegó se le solicitó que durante una semana, se comportaran como si fueran jóvenes de nuevo, viviendo en los años 50. Al segundo grupo, que llegó una semana más tarde, se le pidió que se mantuvieran en el presente y simplemente trataran de mantener conversaciones sobre cómo fue esa época.

Ambos grupos discutieron sobre los eventos de la época: el lanzamiento del primer satélite de los Estados Unidos, la victoria de Castro en La Havana, la guerra fría y la necesidad de bunkers atómicos… así como sobre las estrellas del deporte de la época. Por la noche escuchaban los programas de radio que fueron famosos en aquel tiempo.

La diferencia fue que para el segundo grupo estas vivencias hicieron surgir un montón de recuerdos, mientras que para el primero, era como si fueran vividas por primera vez.

Lo que Ellen Langer descubrió sorprendió incluso a su propio equipo de investigadores. Antes y después del experimento, ambos grupos de hombres pasaron una batería de test físicos y psicológicos, y sólo con una semana que duró la investigación, existían enormes diferencias. Ambos grupos eran más fuertes y flexibles. Los test de inteligencia, el oído, la visión, la postura, … todos habían mejorado. Sus articulaciones eran más flexibles, sus dedos más ágiles, más largos y menos afectados por la artritis. Los resultados fueron especialmente positivos en el primer grupo, al que se le había pedido que se comportaran como si hubieran vuelto al pasado, y fueran jóvenes otra vez.

Estos resultados ofrecían evidencias, por primera vez, de un hecho simple pero importante, la forma en que envejecemos no está definida sino que depende de cómo disfrutamos nuestras vidas. En estudios que Ellen Langer ha conducido con colegas de Yale, Langer ha demostrado que incluso la perdida de memoria puede ser reversible dando a la gente de mayor edad, más razones para recordar los hechos; cuando el éxito se premia con pequeños regalos, o cuando los investigadores se esfuerzan por crear relaciones personales con los sujetos en investigación, la memoria de los mayores mejora. En otro estudio conjunto con la psicóloga Judith Rodin llegó a encontrar que simplemente con encargar a los ancianos en residencias, el cuidado de una planta, así como el control sobre ciertas decisiones – dónde podían recibir invitados, qué actividades podían hacer – no sólo mejoró la salud física y psicológica de los sujetos, sino que incluso se alargó su vida.

Fotos: Zachary Scott de The New York Times. Cabello y maquillaje: Bruce Spaulding Fuller, Aimee Macabeo, Stephanie Daniel. Wardobe: Gillean McLeod. Establecer y Atrezzo: Patrick Muller. Retoque: Arte eléctrico, Amy Dresser.

A partir de este experimento, Langer estudió otros casos cotidianos para ejemplificar el modo en que el entorno influye en el desarrollo de nuestras capacidades. de modo que, el vocabulario médico y la autoridad de los doctores, las formas complejas con las que definimos nuestra salud corporal… cada factor nos convierte en seres que aceptan los cambios establecidos. «Atrasa tu reloj plantea con solidez la influencia de las expectativas y las creencias en el funcionamiento de nuestros cuerpos, en su restitución y en el proceso de envejecimiento. Langer presenta datos científicos fascinantes para apoyar su punto de vista y argumenta de manera convincente que deberíamos aprender a tener un mayor control de nuestra salud, a través de la práctica de la atención consciente. Sus investigaciones son innovadoras y fortalecedoras».

Por ejemplo, en otro estudio a partir de un simulador de pilotaje aéreo y la capacidad de visión, observó que modificando las condiciones de una situación, también cambian las conductas de los individuos. El experimento se realizó en una escuela de pilotos en dos grupos, uno vestido de pilotos y en un simulador de vuelo y otro con ropa normal y con el simulador supuestamente estropeado. Los resultados mostraron que tenían una mayor visibilidad el grupo que iba vestido de piloto y en el simulador que el que no estaba en el simulador ni llevaba uniforme de piloto.

“Son muchos los cambios que podríamos hacer para sentirnos mejor. Aún demasiadas personas creen que el mundo está por descubrir en lugar de ser un producto de nuestra propia creación y, por lo tanto, aún por inventar. No vemos las cosas como son, las vemos como somos nosotros. Nuestra mente se aferra a las cosas, a pesar de que éstas estén cambiando continuamente. Si abrimos nuestras mentes, se presenta un mundo de posibilidades ante nosotros.” Ellen J. Langer

El poder de la influencia social en la percepción
Vota este artículo!