A-Kruglanski

En el ámbito de la psicología social actual hay una figura clave. Esta es la de Arie Kruglanski, psicólogo e investigador prolífico que ha desarrollado importantes teorías a lo largo de su carrera. Vamos a conocerlo mejor.

Quién es Arie Kurglanski

Arie W. Kruglanski es profesor en la Universidad de Maryland, en Estados Unidos. Nació en Polonia, pero ha pasado la mayor parte de su vida en EEUU, donde se ha dedicado al estudio de la psicología social y, en concreto, al fenómeno del terrorismo y los factores psicosociales que inciden en su aparición.

Aunque comenzó estudiando la teoría del cierre cognitivo, a lo largo de su carrera ha llevado a cabo estudios a través de los cuales ha realizado aportaciones en diversos campos, dando cuenta de sus descubrimientos en multitud de artículos y libros.

Las grandes áreas en las que ha contribuido su estudio son la necesidad del cierre cognitivo, la preparación motivacional y la búsqueda de significado. Cada una de estas teorías está relacionada con las otras y se influencian mutuamente, lo cual enriquece aún más su investigación.

Pero, sin lugar a dudas, una de las experiencias vitales que ha marcado su obra y su estudio fue sobrevivir al Holocausto. Esta es la razón principal de que Arie W. Kruglanski haya explorado la psicología social detrás de la violencia radical para, de este modo, poder detectarla y detenerla.

Fundamentos de la psicología social

En primer lugar, el cierre cognitivo apela a la necesidad de dar una respuesta rápida a una pregunta o cuestión confusa. Esto se debe a que el ser humano tiene una necesidad incipiente de obtener información. Gracias a este cierre cognitivo conseguimos formar una idea.

¿Cómo se traduce esto? Según esta teoría, las personas que tienen una alta necesidad de cierre son capaces de superar mejor la incertidumbre. Así, podrán sacar conclusiones a través de los datos que tengan, sin necesidad de buscar más información.

En cuanto a la preparación motivacional, se explica a través del deseo. Así, nuestros deseos surgen debido a las influencias que recibimos de nuestro entorno. El deseo está formado por dos componentes: el contenido y la magnitud. Esto es, qué deseamos y cuánto lo deseamos.

Por otra parte, tenemos una expectativa respecto a ese deseo. Cuantas más probabilidades haya de que podamos satisfacer ese deseo, mayor será la expectativa. Como consecuencia, se produce la motivación.

Otra de las necesidades que los seres humanos tenemos según explica este psicólogo es tener un significado. Esto quiere decir que necesitamos tener una meta, algo que nos haga sentir que somos importantes y que las decisiones que tomamos tienen un fin.

En el momento en el que no se encuentra este significado o se pierde, necesitaremos ganarlo por alguna vía. Este es el germen, según Kruglanski, de muchas actitudes violentas, y puede desembocar en el extremismo violento.

Por lo tanto, los estudios de este psicólogo concluyen que, si nuestro entorno apoya la violencia, y además se une que estamos buscando un significado a nuestra vida, es muy posible que esa persona acabe por usar la violencia. Así explica por lo tanto la aparición de fenómenos como el terrorismo.

Comprender las investigaciones de Kruglanski

Tal y como comentábamos anteriormente, la principal aportación de Kruglanski a la psicología social es la comprensión del terrorismo. Y es que, según la psicología social, el comportamiento de las personas está predispuesto por su marco social y estructural.

Como consecuencia, los atentados terroristas se pueden interpretar de una forma mucho más compleja que la simple determinación psicológica de la persona que opta por realizar este tipo de actos, sino como el resultado de múltiples procesos sociales.

De este modo, según las palabras de este psicólogo, el terrorismo puede ser explicado como una estrategia de influencia social minoritaria. Esto es, un instrumento de presión por parte de un colectivo minoritario.

Igualmente, se determinan algunas características comunes en la vida de un grupo terrorista. Estas son un relativo aislamiento a nivel social y psicológico, sobre todo ante personas que tienen diferentes puntos de visa

También existen presiones para cumplir con las normas de la organización, que suele estar siempre muy vinculada a la figura de un líder y tiene un componente muy fuerte a nivel ideológico.

En este sentido, entra en juego también el término del que hablamos al inicio: la necesidad de clausura cognitiva. Esto es, un potente deseo de sentirse en lo cierto y de sentirse reforzados en sus decisiones. Esta se manifiesta, además, en forma de rechazo a aquellas opiniones que difieran de las opiniones del grupo.

En definitiva, Arie W. Kruglanski es una de las figuras clave para entender la psicología social de nuestra actualidad. Conocer su obra y sus estudios puede ser muy útil para poner en práctica algunas de sus enseñanzas.

Arie Kruglanski, del estudio del terrorismo a la psicología social
5 (100%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.