ansiedad-rendimiento

¿Estás buscando información sobre la ansiedad de rendimiento? En ese caso, estás en el lugar indicado. Hemos preparado un artículo donde resolvemos todas las dudas que te pueden surgir a este respecto.

¿Qué es la ansiedad de rendimiento?

La ansiedad de rendimiento es un tipo de ansiedad que sentimos cuando tenemos que llevar a cabo una tarea que consideramos que está por encima de nuestras posibilidades. Es por ello que, en ocasiones, también se le llama ansiedad por anticipación.

Es frecuente que este tipo de ansiedad aparezca ante actos que se deben llevar a cabo frente a otras personas (aunque no siempre es así), y suele hacer acto de presencia con bastante antelación respecto a la situación en cuestión.

En muchas ocasiones, la persona que padece este tipo de ansiedad acaba evitando la situación, lo cual, como puedes imaginar, tiene graves consecuencias en su vida (imagina que lo que se evita es una cita, una entrevista de trabajo o un examen).

Una de las curiosidades de la ansiedad por rendimiento es que, en última instancia, lo que nos da miedo no es aquello que tenemos que hacer, sino el hecho de sufrir ansiedad cuando vamos a hacerlo (lo que, a su vez, hace que tengamos más ansiedad).

En esas situaciones, estamos pendientes de no tener ningún signo de nerviosismo, de no ponernos rojos, de que no nos tiemble la voz… En fin, seguro que sabes de lo que estoy hablando.

Y, precisamente, estar pendientes de eso es lo que hace que nos salga mal lo que teníamos que hacer. Y, como nos sale mal, nos ponemos rojos, nos tiembla la voz, y todo lo que temíamos. Así que lo que hemos hecho es sufrir una profecía autocumplida.

Consejos para superarla

La ansiedad por rendimiento no es algo necesariamente malo. Al fin y al cabo, es una reacción natural del cuerpo, que te pone sobre aviso de que vas a hacer algo complicado y para lo que no estás acostumbrado.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es aceptar esa ansiedad como algo necesario y empezar a trabajar a partir de ahí. Así, las claves para superarla son las siguientes:

  1. Acepta la ansiedad: Lo primero que tienes que hacer es aceptar la ansiedad. Te estás enfrentando a algo que te supera y eso no es fácil, así que acepta que tu cuerpo reaccione de esa forma y no le des mucha más mente. No te pasa nada raro, es lo normal.
  2. No te fijes en el nerviosismo: El nerviosismo y la ansiedad surgen tanto en el momento en el que vas a realizar la actividad en cuestión, como días y horas antes. No te preocupes. Al igual que con la ansiedad, no deberías prestar atención al nerviosismo. También es algo normal, así que no te preocupes por ello.
  3. Ve preparado: Nada mejor para tener confianza en uno mismo que ir preparado para lo que se debe hacer. Así que, independientemente del trabajo que tengas que llevar a cabo, ponte las pilas y ve sobre seguro. De esta forma, podrás estar seguro de que no vas a fallar, y el nerviosismo será muchísimo menor.
  4. No te obsesiones con estar tranquilo: Este punto es fundamental. Mucha gente se obsesiona más con estar tranquilo que con hacer bien lo que tiene que hacer. Y ahí es donde surge el peligro. Lo mejor que puedes hacer es no pensar más de la cuenta en estar tranquilo, porque eso acabará conduciéndote a la profecía autocumplida antes mencionada.
  5. Si te pones nervioso, acéptalo: Este punto es de los más importantes. Es posible que te equivoques fruto del nerviosismo. Qué le vamos a hacer, somos humanos. Tienes tres opciones: Seguir como si nada, disculparte y decir que estás nervioso, o montar un drama. Personalmente, la mejor opción creo que es la segunda, pero cualquiera de las dos primeras es mejor que la tercera.
  6. Practica técnicas de relajación: Otra opción interesante es la de poner en práctica algunas técnicas de relajación que te ayuden a estar más tranquilo en el momento de enfrentarte a la situación en cuestión. Por ejemplo, puedes practicar yoga o cualquier otra técnica que funcione.

Como puedes ver, la ansiedad por rendimiento puede aparecer en una gran cantidad de situaciones. Sin embargo, independientemente de la situación en la que aparezca, la forma de solventarla es siempre la misma, no lo olvides.

Ansiedad de rendimiento, cuando nos preocupamos antes de tiempo
Vota este artículo!