Beneficios del ácido fólico y 10 signos de su deficiencia

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 2 octubre 2020.

El ácido fólico es una vitamina importante para el organismo. Su deficiencia puede traer consigo padecimientos severos, tanto en hombres como en mujeres.

Aunque generalmente se asocia la ingesta de esta vitamina con las mujeres en estado de gestación, la verdad es que todos los seres humanos la necesitamos, pues una vitamina considerada esencial.

Al ácido fólico se le conoce también como folato o vitamina B9. Es ideal para tratar cuadros con anemia y, en el caso de los bebés, estos la requieren para nacer sanos.

El ácido fólico, vitamina esencial

Esta vitamina, como se ha mencionado, forma parte del complejo B y se le llama folacina, folatos o vitamina B9; en realidad, su nombre significa ‘hoja’, y proviene del latín folium.

Sin importar la edad, suele ser una vitamina bastante importante que, además de ser indicada para tratar la anemia, también ayuda a regular la hipertensión y a experimentar bienestar cuando se acerca la menopausia.

La razón por la cual es una vitamina tan vital, se debe a que trabaja en la generación de nuevas células en el organismo.

Lamentablemente, no todos conceden importancia a esta vitamina y es por este motivo que la Organización Mundial de la Salud, en su entrada sobre La administración Intermitente de suplementos de hierro y ácido fólico a mujeres menstruantes, ha llamado la atención sobre la vulnerabilidad que presentan muchas mujeres en edad de procreación, pues, suelen carecer de hierro debido a la menstruación, por lo que suplementos de hierro y de ácido fólico podrían ser una solución.

Pero, ¿cómo reconocer que una persona tiene pocos niveles de ácido fólico en su organismo? Pues, esto se sabe por ciertos signos que se presentan.

Signos de la carencia de ácido fólico

El ácido fólico, en combinación con la vitamina B12, fomenta la producción de los glóbulos rojos, así que una deficiencia de esta vitamina se puede ver reflejada por:

  1. La aparición de canas;
  2. Irritabilidad;
  3. Retraso en el proceso de crecimiento;
  4. Diarrea;
  5. Taquicardia;
  6. Trastornos de la conducta;
  7. Dolores de cabeza;
  8. Úlceras bucales;
  9. Inflamación de la lengua, o glositis;
  10. Úlcera péptida, entre otras.

Estos signos permiten reconocer que hay una deficiencia de ácido fólico. Sin embargo, la ingesta del mismo puede variar dependiendo de la edad de cada persona, así como de su estado fisiológico.

¿Cuánto se debe ingerir?

Cuando se tienen 16 años, la recomendación máxima es de 400 microgramos. En el caso de las mujeres que se encuentran en período de gestación, la dosis podrías ser de 600 microgramos, mientras que, quienes están lactando, solo deberían ingerir 500 microgramos.

Es importante destacar que la deficiencia de ácido fólico, en el caso de los recién nacidos, no solo se percibe en el momento de alumbramiento, o mientras están pequeños, sino que más adelante se pueden presentar los efectos de dicha carencia, tales como demencia, depresión, psicosis, inflamación de las encías, problemas con la memoria, retraso en el crecimiento, y otros.

¿Cómo obtener el ácido fólico?

En primer lugar, para obtener ácido fólico de forma natural, se puede recurrir a la alimentación. En otros casos, sí se amerita la ingesta mediante suplementos y otros.

En el caso de las comidas, la leche, los huevos, el pescado azul y algunas legumbres como las lentejas y garbanzos, pueden ser una fuente rica de ácido fólico.

También se recomiendan frutas críticas, o el melón y los plátanos. Los vegetales como las espinacas, tomates, grelos, escarola, coles y lechugas también son recomendados.

En una dieta rica que aporte nutriente necesarios al organismo también se contemplan los frutos secos y los cereales, sobre todo aquellos que son integrales. Algunos tipos de carne, como el hígado, podrían aportar ácido fólico, sin embargo, las carnes no suelen contenerlo.

Un detalle importante que se debe tener en cuenta es que tener depósitos elevados de esta vitamina en el organismo también puede ser contraproducente.

Siguiendo una buena dieta, las probabilidades de que esto ocurra son escasas. Pero, en el caso de que se tomen suplementos, sí se amerita la vigilancia de un médico, pues, cuando el ácido fólico tiene un nivel alto, los efectos colaterales podrían ir desde la diarrea hasta el vómito, o incremento en el apetito.

Conoce los beneficios de la medicina ayurvédica

Bibliografía

  • Administración intermitente de suplementos de hierro y ácido fólico a mujeres menstruantes. Organización Mundial de la Salud.
  • Cortés, F., Hirsch, S., & de la Maza, M. P. (2000). Importancia del ácido fólico en la medicina actual. Revista médica de Chile128(2), 213-220.
  • Rodríguez, G. (1998). Ácido fólico y vitamina B12 en la nutrición humana. Revista Cubana Aliment Nutr12(2), 107-19.
  • Suárez, T., Torrealba, M., Villegas, N., Osorio, C., & García-Casal, M. N. (2005). Deficiencias de hierro, ácido fólico y vitamina B12 en relación a anemia, en adolescentes de una zona con alta incidencia de malformaciones congénitas en Venezuela. Archivos latinoamericanos de nutrición55(2), 118-123.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario