frases de Lichtenberg
Frases de Lichtenberg

Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) fue uno de los principales representantes de la ilustración alemana. Científico y escritor, fue un moralista de primer rango y también un maestro de la ironía. Aquí puedes encontrar las mejores frases de Lichtenberg para disfrutar de su afilado ingenio.

Citas célebres Lichtenberg

El primer paso de la sabiduría es echar la culpa a todo; el último reconciliarse con todo.

Si se les enseña a los hombres cómo deben pensar y no siempre lo que deben pensar, se previene también el equívoco. Es una especie de iniciación a los misterios de la humanidad.

Todo se aprende, pero no para exhibirlo sino para utilizarlo.

Hacer que cada instante de la vida sea lo mejor posible sin importar la mano del destino que nos lo envíe: en eso consiste el arte de vivir.

Una creencia aceptada se convierte en verdad. La ortodoxia de la razón atonta más que cualquier religión.

Antes de censurar, siempre se debería verificar si era posible ofrecer justificación.

Regla áurea: no hay que juzgar a los hombres por sus opiniones, sino por lo que estas opiniones hacen de ellos.

Ni siquiera los mejores saben mucho sobre lo que el hombre debería ser; sobre lo que es, se puede aprender algo de cada persona.

Para observar las relaciones más sencillas pero auténticas entre las cosas, se necesitan conocimientos muy complejos. Y no es extraño que sólo hombres extraordinarios hagan aquellos descubrimientos que luego parecen fáciles y sencillos.

La prueba más fuerte de una teoría es su aplicación.

Es casi imposible llevar la antorcha de la verdad a través de una multitud sin chamuscarle la barba a alguien.

Todo no puede funcionar a la perfección en el mundo, pues a los hombres aún hay que gobernarlos con engaños.

La costumbre es, en muchos casos, mala consejera. Hace que tomemos la injusticia por justicia y el error por verdad.

Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos.

Ciertos hombres de mal corazón creen reconciliarse con el cielo cuando dan una limosna.

La inflación es como el pecado; cada gobierno la denuncia, pero cada gobierno la practica.

Concede a tu espíritu el hábito de la duda, y a tu corazón, el de la tolerancia.

Frases Lichtenberg

El amor es ciego, pero el matrimonio le restaura la vista.

El matrimonio, al contrario de la fiebre, comienza con calor y termina con frío.

No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo.

Nada revela mejor el carácter de los hombres que una burla tomada a mal.

Los santos esculpidos han ejercido en el mundo mucha mayor influencia que los vivos.

Intentar modificar el carácter de un hombre es como tratar de enseñar a una oveja a tirar de un carro.

En su rostro advertí realmente aquella niebla que suele subir siempre mientras dura la sensación de placer que produce el creerse por encima de otros.

Las espadas que realizan las mayores conquistas son las que tienen diamantes incrustados.

Estoy convencido de que uno no solo se ama en otros, sino que también se odia en otros.

Triste amor es aquel en que los amantes se acuestan por primera vez en la tumba.

Si en el mundo sólo hubiera patatas y zanahorias, no faltaría alguien que dijese: ¡lástima que las plantas crezcan al revés!

Hay gente que posee, no tanto genio. Como cierto talento para captarle al siglo o incluso al decenio sus deseos antes de que éstos los pongan de manifiesto.

Los eruditos con escaso sentido común aprenden generalmente más de lo que necesitan, mientras que a los más sensatos entre ellos nunca les basta con lo que aprenden.

Querer deducir ciertas cosas de la sabiduría de Dios no es mucho mejor que hacerlo a partir del propio entendimiento.

Dios creó al hombre a su imagen significa, probablemente, que el hombre creó a Dios a la suya.

La fe en un dios es instinto, y le es tan natural al hombre como el caminar erguido, aunque en algunas personas se vea modificada y en otras incluso asfixiada. Por lo general está siempre presente y es indispensable para la buena configuración de la capacidad de conocimiento (buena configuración interna).

La idea de que en el cielo hay una mayor igualdad de clases es lo que, en el fondo, lo hace tan agradable a los ojos de los pobres.

Hay cien ingeniosos por uno que posee juicio, una frase muy cierta y que tranquilizará a más de un necio sin ingenio, que, no obstante, debería pensar -si no es mucho pedirle a un necio- que también hay cien personas carentes de ingenio y de juicio, por una que posee ingenio.

¿No es extraño que se pueda acceder a los más altos cargos honoríficos del mundo (rey) sin hacer exámenes, y que a cualquier médico de provincias se le exija examinarse?

Quien tiene menos de lo que desea ha de saber que tiene más de lo que vale.

No siguió el camino más ancho hacia la eternidad, ni tampoco el más angosto, sino que, a fuerza de rezar mucho y disfrutar de una buena mesa, eligió uno intermedio, que podríamos denominar clerical principesco.

Es muy cierto que gran parte de los hombres que son incapaces de amar tampoco valen mucho para la amistad. Pero también se ve menudo lo contrario.

A la gloria de los más famosos se adscribe siempre algo de la miopía de los admiradores.

Por lo menos una vez al año todo el mundo es un genio.

Hay gente que cree que todo cuanto se hace poniendo cara seria es razonable.

La mosca que no quiere ser cazada está más segura cuando se posa en el cazamoscas.

Una nación que quiere agradar a todos, puede ser despreciada por todos.

A la gloria de los más famosos se adscribe siempre algo de la miopía de los admiradores.

Más frases célebres de psicología

45 frases de Georg Christoph Lichtenberg
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.