Actividades

Tests infantiles

Material didáctico

Recursos

Etapas del Desarrollo Infantil

Disciplina positiva: herramienta para los padres

Miedos infantiles

Técnicas de estudio

Consejos para padres e hijos

Trastorno por déficit de atención con Hiperactividad

Altas capacidades y superdotación

Enuresis y encopresis

Trastorno de la lectura / Dislexia

Trastorno del cálculo

Trastorno de la expresión escrita / Disgrafía

Trastorno fonológico

Trastorno del lenguaje expresivo

Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo

Tartamudeo

Mutismo selectivo

Trastorno negativista desafiante

Trastorno disocial

Trastorno de movimientos estereotipados

Pica y Trastorno de rumiación

Trastorno desintegrativo infantil

Trastorno de Asperger

Trastorno Autista

Trastorno de Rett

Retraso mental

Miedos y fobias infantiles

Siguiente >>>

 

DISCIPLINA POSITIVA: HERRAMIENTA PARA LOS PADRES

La Disciplina Positiva tiene su base en las enseñanzas de Alfred Adler y Rudolph Dreikurs. Adler fue un estudioso de la conducta del ser humano cuyas ideas permanecen vigentes aun hoy día Adler desarrolló la psicología individual la cual se aplica para mejorar las relaciones interpersonales del individuo, la familia y la sociedad. Uno de los discípulos de Adler fue Rudolph Dreikurs, autor de un sinnúmero de libros dirigidos a padres y maestros para que entiendan la aplicación práctica de la teoría adleriana. Muchos de los conceptos sugeridos por Dreikurs fueron mal interpretados por algunos adultos en la crianza de sus niños. Esta falta de entendimiento llevaba a una aplicación inadecuada de las técnicas sugeridas y los adultos las utilizaban para sacar ventaja sobre los nudos y ganarles en vez de dejar que ellos se sintieran ganadores.

Ganarles a los niños hace que éstos desarrollen un sentimiento de perdedores que los crea rebeldes y altamente sumisos. Ninguna de estas características es deseable para los niños. Desarrollar niños ganadores quiere decir enseñarles a ser cooperadores y responsables, a desarrollar destrezas para la solución de problemas y autodisciplina en un ambiente en el que prevalezca el respeto mutuo. La disciplina positiva enfatiza estos principios de dignidad y respeto entre los padres y los niños. Es una disciplina basada en la cooperación, en el respeto mutuo y en compartir responsabilidades lo que hace más efectiva la convivencia diaria que en una disciplina donde prevalezca el control absoluto o la falta de éste.

Por disciplina positiva se entiende la doctrina o la enseñanza que ayuda a entender la conducta inadecuada de los niños, promueve actitudes positivas hacia los niños y les enseña a tener buena conducta, responsabilidad y destrezas interpersonales por medio del uso de los principios de generosidad, estímulo y respeto mutuo. La disciplina positiva brinda a los padres las herramientas para guiar a sus niños en forma positiva y efectiva.

Muchas de las sugerencias que se ofrecen en este adiestramiento te darán la clave para ser un buen padre todos los días, de forma tal que puedas ayudar a tus hijos a ganar valor, confianza y destrezas para la vida.

Puntos claves que debemos recordar antes de explicar las herramientas para que los padres logren que sus hijos sean felices, responsables e individuos que contribuyan a esta sociedad:

  • Recuerde que el propósito a largo alcance de los padres es ayudar a sus niños en el desarrollo de su autoestima y las destrezas de la vida que ellos necesitan para ser seres humanos efectivos, felices y miembros contribuyentes al bienestar de su familia y la sociedad.
  • Seleccione las herramientas o sugerencias más apropiadas de acuerdo con sus circunstancias.
Para poder desarrollar sentimientos o acciones que puedan ser mas efectivas para su niño recordar:
  • Mantener la dignidad y el respeto por usted y por su niño.
  • Trazar metas a largo alcance en su mente.
  • Enfocar en las soluciones en vez de en los castigos.
  • Investigar qué es lo que su hijo quiere o ha decidido. Esto puede ser bastante diferente a lo que usted intenta enseñarle.
  • Trate de involucrar a su niño para que aprenda a trabajar hacia soluciones. Al involucrarle a incitándole a cooperar y a desarrollar destrezas de la vida.
  • Trabaje con estas herramientas en forma flexible, ya que no todos los niños son iguales.

Antes de comenzar a usar estas herramientas en la crianza de sus niños, pregúntese: ¿qué es lo que traía de conseguir de su niño? Después de esto ya estará listo para comenzar a conocer cuáles serán las herramientas más efectivas que usará como padre en la crianza de su hijo.

Reuniones de familia


Muchos problemas de familia se pueden resolver con las reuniones. Éstas tienen muchos beneficios para sus miembros. Los principales beneficios son todas las destrezas de vida que el niño puede aprender, tales como: destrezas de comunicación, cooperación, respeto mutuo, creatividad, responsabilidad, aprender a expresar sus sentimientos y a cómo divertirse o disfrutar en familia.

Además, ellos pueden experimentar que los errores brindan una oportunidad para aprender y se desarrolla una unión más sólida en la familia Los padres pueden resolver cualquier disputa con sus niños sugiriendo que el problema se ponga en agenda para discutirlo o solucionarlo en la próxima reunión familiar.

Componentes importantes para una exitosa reunión familiar

1. Establezca un horario para la reunión - ésta puede ser una vez a la semana-. En la reunión familiar es importante que estén todos los miembros de la familia.
2. Prepare una agenda - Esta se debe poner en un sitio visible donde todos la puedan ver, leer y escribir algún asunto que deseen discutir- (puede ser en la puerta de la nevera).
3. Comience la reunión con halagos y reconocimientos de las cosas buenas que ha hecho cada cual. Esto da oportunidad a todos de recibir y reforzar los comentarios expresados.

  • Rote las posiciones de líder y de anotador. El líder es el que abre la reunión, lee los asuntos a discutir, pregunta quién quiere hablar y mantiene el orden de la reunión. El anotador escribe las sugerencias y circula los acuerdos.
  • Cuando surgen varias soluciones o ideas para resolver alguna situación, vote por cada solución. Toda la familia debe estar de acuerdo con la solución expuesta antes de que ésta sea implantada. Algunas veces el problema expuesto o situación necesita ser más estudiado o discutido así que la solución puede tomar más de una semana antes de que la familia se ponga de acuerdo.
  • Es más importante observar que escuchar a las personas cuando traen sus problemas o asuntos, puede ser suficiente para que expresen una solución o un cambio. Otras veces la situación presentada requiere que la familia la discuta más y exprese sus ideas donde todos tengan participación para poder lograr una solución.
  • La familia debe llevar un calendario de actividades y anotar los paseos y actividades que han planificado.
  • Algunas familias terminan la reunión con un juego o dándole un postre a los miembros. La reunión debe ser divertida y productiva.

Tomar tiempo para las reuniones de la familia es provechoso, aunque no siempre se logra lo planificado. Los padres tienen que aprender a orientar a sus niños y controlarlos en forma positiva Los niños deben aprender que deben escuchar y tomar esta actividad con seriedad. Si la primera no funciona, trate varias veces más. Recuerde que los beneficios a largo alcance son más importantes en términos de frustraciones y fracasos. Una parte importante del crecimiento y del proceso de aprendizaje son simplemente los fracasos.

Generoso y firme

Ser generoso es fácil para algunos padres, pero ellos tienen la dificultad de ser firmes. Esta acción está usualmente dirigida por la excesiva permisibilidad. Otros padres encuentran fácil ser firmes, pero se olvidan de ser generosos. Ninguna de estas dos acciones son saludables para los niños, ya que no los ayuda en el desarrollo de las destrezas de la vida. Ellos necesitan ser felices, contribuyentes y gente joven capacitada.

La fórmula para desarrollar jóvenes capacitados es establecer un balance entre firmeza y generosidad. Firmeza significa usar apropiadamente los principios de confiabilidad. Generosidad significa mantener la dignidad y el respeto entre ambas partes (padre e hijo). La generosidad invita a los niños a manipular y a evadir responsabilidades. El poder dictatorial (ser firme sin tener generosidad) invita a los niños a ser rebeldes y a desafiar la autoridad. La firmeza y la generosidad guían a los niños a cooperar y a conocer las fronteras donde pueden sentirse seguros.
CD Relajación niños

Haga preguntas, ¿qué?, ¿cómo?, ¿porqué?, en vez de decir lo que puede ocasionarle una acción

Muchos padres le dicen a los niños lo que les puede pasar si incurren en ciertas acciones, cómo se pueden sentir y qué deberían hacer con relación a la situación determinada. Guiar a los niños en el desarrollo de sus propios conocimientos y juicios es un error porque se les quita la oportunidad de aprender. Enséñeles a los niños cómo pensar mejor. Nosotros podemos ayudarlos a desarrollar sus pensamientos y destrezas de juicio. Les podemos preguntar, ¿qué está pasando?, ¿por qué piensas que eso está pasando?, ¿cómo te sientes acerca de ellos?, ¿cómo puedes usar este conocimiento la próxima vez?

Es importante recordar que las preguntas ¿por qué?, ¿qué? y ¿cómo? son apropiadas solamente cuando se tiene el genuino interés de conocer los pensamientos y sentimientos de los niños.
Esté atento a las preguntas inapropiadas que hieren los sentimientos de las personas, como por ejemplo: ¿Por qué hiciste eso?, ¿por qué te sientes de esa forma?, ¿por qué tienes coraje? Es difícil para las personas responder a estas preguntas porque se sienten indefensas y tienen sentimientos inadecuados.

Use la frase "Yo he notado"

No haga preguntas tramadas. Éstas son las preguntas que usted conoce la contestación y el propósito es atrapar al niño.
 

Ejemplo: ¿Hiciste tu asignación?
¿Te lavaste los dientes?
¿Limpiaste tu cuarto?

En vez de hacer estas preguntas tramadas use la frase, "he notado'" que no te has lavado los dientes, “he notado" que no has hecho las asignaciones. Si el niño contesta a esto: "Si, lo hice", entonces puede decir, "me equivoqué", o bien, "me gustaría ver lo que hiciste"

Escoger

Déle al niño, por lo menos, dos opciones. Hay ocasiones que escoger no es lo más apropiado. Esto ocurre específicamente con los niños pequeños. No es apropiado escoger entre ir a la escuela o no ir. herir a alguien, o estar en una situación arriesgada como subirse al techo de una casa.

Usted puede aceptar ciertas opciones que los niños pueden elegir, tales como; tomar clases de piano o decidir no cogerlas, irse a la cama a las 8:15 ó a las 8:30 de la noche, poner la ropa sucia en el lugar que corresponda o ponérsela sucia. Si usted no está dispuesto a dejar a su niño sin darle dinero o que use la ropa sucia, no le dé opciones.
Los niños pequeños necesitan límites para escoger. A medida que crecen, necesitan más alternativas para escogen a menos que usted no los enfrente a una lucha de poder.

Consecuencias naturales

Las consecuencias naturales son sencillas y muy efectivas en e! proceso de aprendizaje. Éstas ocurren de forma natural, por ejemplo: cuando te paras bajo la lluvia, te mojas; cuando se te olvida comer, te da hambre: cuando no lavas la ropa se mantiene sucia.

Consecuencias lógicas

Las consecuencias lógicas son un poco más complicadas. La intervención de los padres es requerida cuando la consecuencia natural no es apropiada porque puede ser dañina o puede herir a alguien. Esta consecuencia puede ser a largo alcance, por ejemplo: tener que arreglarse la boca porque tiene un diente dañado. Las tres "R'; de la consecuencia lógica nos proveen una guía, éstas son: relacionado, respetuoso y razonable. Éstas se aplican tanto para los padres como para los niños.

Las consecuencias lógicas pueden ser verbales. Si el niño pequeño trata al perro en una forma áspera, inmediatamente separe al niño o al perro de que estén juntos. Si el niño no pone la ropa sucia en el cesto para la ropa sucia, no diga nada; simplemente no le lave la ropa. Tenga fe de que con el tiempo, su niño va a captar su responsabilidad.

Llevado más allá de las consecuencias

Muchos padres y maestros usan las consecuencias lógicas como una forma para que los niños paguen por un hecho en vez de enfocar en soluciones futuras. Ellos piensan que desarrollan un castigo usando palabras con consecuencias lógicas. Hay ocho sugerencias para estar seguro de que las consecuencias no van a ser un castigo disimulado o disfrazado.


1. Esto no es obvio - Esto no es lógico

Una de las preguntas más populares que escuchamos es: ¿Cuál será la consecuencia lógica para cualquier acción? La respuesta a esto es: si la consecuencia no es obvia, entonces ésta no es apropiada Por ejemplo, cuando un niño hace dibujos en la pared, si usamos las tres palabras guías para analizar una consecuencia (relacionado-respetuoso-razonable) lo que se espera es que el niño limpie la pared donde dibujó. Si éste es muy pequeño, por lo menos, debe ayudar a limpiarla.

2. Enfocar en soluciones en vez de en consecuencias

En vez de mirar las consecuencias lógicas, es más efectivo mirar las soluciones. Es un error pensar más en la consecuencia lógica de cada conducta. Tratamos de poner menos énfasis en las consecuencias y más interés en la solución del problema.

3. Involucre al niño en las soluciones

Los niños son un gran recurso a quienes, muchas veces, no les damos la oportunidad de demostrarlo. Ellos hacen los acuerdos más gustosamente cuando es algo relacionado con sus cosas. Desarrollan confianza propia y una autoestima saludable cuando se oyen y se toman en serio sus recomendaciones. Cuando valoramos su contribución, experimentan el sentido de pertenencia. Entonces se comportan mejor y están más deseosos de aprender de sus errores y de trabajar en la solución de problemas.

4. Enfoca el futuro en vez del pasado

Otro punto es que nos interesamos más en el castigo que en la consecuencia, en esta situación es cuando enfocamos en el pasado en vez del futuro. El énfasis, muchas veces, es hacer que el niño pague por lo que hizo en vez de mirar las soluciones que puedan ayudarlo en el futuro.

3. Oportunidad-Responsabilidad-Consecuencia
 

Esta fórmula puede ayudar a definir cuándo la consecuencia lógica es apropiada Para toda oportunidad que el niño tiene hay una responsabilidad relacionada. La consecuencia obvia es no aceptar la responsabilidad y perder la oportunidad. Ejemplo: un adolescente que tiene la oportunidad de usar el carro de la familia podría tener la responsabilidad de dejar el tanque de gasolina, por lo menos, lleno a la mitad. Cuando el tanque no esté a la mitad, la consecuencia es que el adolescente pierde la oportunidad de usar el carro porque no cumplió con los acuerdos establecidos. Esa fórmula es efectiva sólo si la consecuencia es reforzada respetuosamente, entonces el adolescente puede volver a tener otra oportunidad tan pronto demuestre estar listo para ejecutar la responsabilidad.

Evite forzar al niño, no lo obligue a que haga las cosas por medio de un castigo sentándolo y diciéndole lo que hizo. En vez de castigarlo enséñele cómo podría solucionar esto en el futuro. El castigo que se le dé debe estar basado en la consecuencia de hacer sentir mal al niño para que la próxima vez lo haga bien.


6. Planifique por adelantado

Los niños no se sienten castigados si pueden prevenir las consecuencias por adelantado. Durante la reunión de familia o en la sesión de resolver problemas, pregúntele sobre cuáles son sus sugerencias acerca de las consecuencias por cualquier conducta. Esto los ayuda a ir aprendiendo la conducta correcta. Ejemplo de esto es hacerles la siguiente pregunta: ¿Qué piensas sobre el uso del teléfono en una forma adecuada y beneficiosa para todos los miembros de la familia? ¿Qué piensas sobre cuál sería la consecuencia lógica de devolver el carro con el tanque vacío?

7. Revelar es la cuarta "R" de las consecuencias lógicas

Si los niños no se involucran en la planificación, por lo menos, se les debe notificar por adelantado las consecuencias que traería cualquier situación. Ejemplo: se les puede decir que si usan la sala ésta debe dejarse arreglada en una forma apropiada para que otro miembro de la familia pueda usarla. Aumentar la responsabilidad y compartir el poder es efectivo. Si surge algún problema en la familia y necesita ayuda para solucionarlo, puede traer el problema a la reunión de familia y solucionarlo con la participación de todos los miembros.

Ofrecer seguimiento

Ofrecer seguimiento puede reducir grandes frustraciones y conflictos con los niños en el momento en que se les enseña cualquier destreza positiva de la vida Ofrecer seguimiento significa que los padres deciden qué van a hacer los niños y entonces le dan supervisión con generosidad y acción firme en lugar de darles un sermón o un castigo.

Cuando hable con sus hijos, déles un mensaje corto-de diez palabras, o menos y en forma firme. Una palabra puede ser muy efectiva, por ejemplo: cuando un niño menor de seis años no quiere irse a dormir, tómelo de la mano y en forma generosa, suave, pero firme, dígale, "a dormir'. Si el niño se resiste, ofrézcale alternativas, pregunte ¿quieres que busque tus libros de cuentos o lo haces tú?, tenemos para leer el cuento hasta las 8:00 de la noche. Si. se resiste, estará frente a una lucha de poder y tiene que bregar con eso buscando cuál es la causa. Quizás necesita atención, quiera retar el poder, quizás se sienta desvalido, o simplemente puede ser por venganza. Busque cuál es la razón y trate de estimularlo, influenciándolo en forma positiva.

¿Qué hace que los niños aprendan? Lo que hacen puede tener una consecuencia lógica, que puede ser lo que usted dice, seguido de una acción firme y generosa. El niño está aprendiendo acerca de lo que es responsabilidad. Él tiene la alternativa de irse ligero a la cama y tener tiempo para escuchar el cuento o tener menos tiempo para escuchar el mismo. Uno de los regalos más grande que se le puede dar a un niño es la oportunidad de aprender acerca del trato a sí mismo y de otros con dignidad y respeto, lo que para usted será darle una demostración muy valiosa.

Siguiente >>>