fobia-escuela

Clara tiene ocho años y no quiere ir al colegio. Cada mañana, desde que acabaron las vacaciones de verano, llora desconsolada y se niega a abandonar la casa de sus padres. Estos, que no saben bien cómo abordar el problema, insisten en que debe asistir a clase porque es muy importante para ella, pero Clara muestra mucha ansiedad, además de un fuerte dolor de estómago y repite una y otra vez que no quiere ir a clase. Clara está sufriendo de fobia social, un problema que presentan alrededor de 2,4% de los niños en edad escolar y que puede tratarse con éxito.

¿Qué es la fobia escolar?

Las fobias son miedos irracionales ante estímulos o eventos que no suponen un peligro de por sí y que generan una respuesta extrema en quienes las padecen. Así pues, la fobia a la escuela es una sensación de angustia y ansiedad que algunos niños experimentan ante la idea de asistir a la escuela. Este tipo de fobia tiene mucha relación con la ansiedad por separación y su nombre comenzó a utilizarse en 1941, para definir la conducta de aquellos niños que no asistían a la escuela porque esto les generaba mucha ansiedad.

Muchos niños rehúsan la idea de ir a la escuela en un momento dado. Es, de hecho, normal que entre los 18-24 meses los niños muestren ansiedad por separación y caigan en llanto o rabietas ante la idea de separarse de sus padres cuando tienen que empezar a ir al colegio.

Sin embargo, la fobia escolar se presenta de manera gradual y progresiva en el tiempo, normalmente en niños de entre 5-7 años y 11-14 años. Estos presentan una gran ansiedad y estrés ante la idea de ir a la escuela y esto no ocurre para evitar un hecho concreto como una prueba o examen o porque no tienen interés en ir, como ocurre con el absentismo escolar, sino porque la idea de ir a la escuela en sí les causa un gran malestar psicológico y emocional.

Causas de la fobia escolar

Esta fobia se relaciona con la ansiedad y el temor ante la separación y puede ser causa de una confluencia de factores, tanto contextuales, como genéticos. Algunos factores contextuales pueden ser sucesos estresantes en la familia que causan un malestar ante la idea de la separación, como pérdidas paternas, mudanzas, enfermedades o incluso una sobreprotección del niño en casa. Muchas veces esta fobia comienza tras un periodo en el que el pequeño ha pasado mucho tiempo en casa, a causa de un problema de salud o personal.

También pueden darse problemas en el colegio que afecten al niño a la hora de no desear ir, como dificultades en el aprendizaje no abordadas, miedo a las críticas, o problemas sociales con sus compañeros.

Una predisposición a la ansiedad también es relevante a la hora de explicar este tipo de fobia, que se asocia mucho a otros problemas como la agorafobia o la depresión.

Síntomas de la fobia escolar

Los niños que presentan fobia escolar suelen sufrir diferentes síntomas. Desde síntomas psicológicos como ansiedad, estrés, o ataques de pánico, hasta síntomas físicos como mareos o dolores estomacales. Algunos de los síntomas que más suelen presentarse en general son:

  • Dolores estomacales, náuseas, mareos o dolor de cabeza al pensar en ir a la escuela que no se asocian a otro tipo de problemas físicos como enfermedades.
  • Llantos, rabietas o incluso ataques de pánico en el momento de la separación.
  • Gran preocupación de que algo suceda en la casa mientras ellos se encuentran en la escuela.
  • Problemas para dormir y/o pesadillas.
  • Negociación para no asistir a la escuela, como comprometerse a hacer los deberes en casa.

Tratamiento de la fobia a la escuela

La fobia a la escuela puede ser un problema temporal, pero si una fobia escolar persiste en el tiempo y no es tratada adecuadamente, el niño corre el riesgo de acabar sufriendo un deterioro académico y social, pudiendo arrastrar ciertos problemas de ansiedad en la etapa adulta. Es por ello, que tratar esta dificultad a tiempo puede ser esencial para el correcto desarrollo y la estabilidad emocional de los niños.

Para abordar este problema, los padres y profesores deben reconocer la situación que el pequeño está viviendo y trabajar en equipo con profesionales de la salud psicológica para que el problema pueda superarse.

Los profesionales de la salud psicológica infantil suelen abordar este tipo de fobias con la terapia cognitiva-conductual, una terapia que parece ser la más exitosa para la recuperación de los pacientes en estos casos y que según algunos resultados de estudios, consigue que un 80% de los niños con esta fobia puedan volver a asistir a sus escuelas con normalidad, un año después del tratamiento. Esta terapia, busca hallar los patrones cognitivos y conductuales desadaptativos que constituyen la base del problema, para modificarlos por otros más beneficiosos, además de trabajar la ansiedad con diferentes técnicas.

Enlaces de interés

https://www.mentalhelp.net/blogs/when-fear-keeps-kids-from-school-school-phobia/
http://www.kellybear.com/TeacherArticles/TeacherTip51.html
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/656714

Fobia a la escuela, causas y soluciones
4.5 (90%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.