Test de memoria

A continuación te presentamos un test que te permitirá evaluar tu memoria. El objetivo del mismo consiste simplemente en memorizar una serie de objetos que te aparecerán y que podrás visualizar durante 30 segundos. Pasado este tiempo, los objetos desaparecerán y se te mostrarán unas casillas en las que deberás escribir los nombres de todos aquellos que recuerdes.

Dependiendo del número de elementos que recuerdes se te dará una orientación de tu nivel de memoria.

Todas las palabras deberás escribirlas en minúsculas y sin acentos tal y como las verás escritas debajo de cada imagen.

Espera a que la página esté totalmente cargada antes de empezar el test y pulsa el botón "Comenzar" para iniciar el test.











































Escribe aquí todos los objetos que recuerdes (uno en cada casilla) y pulsa el botón Evaluar para obtener tu puntuación:





Existen una serie de ejercicios o técnicas que nos permiten mejorar la capacidad para recordar cosas. El truco está en que nuestro cerebro recuerda con mayor facilidad una historia con un hilo argumental y que siga una cierta lógica antes que una serie de palabras inconexas. Por ejemplo, cualquier niño que escuche el cuento de caperucita por primera vez, será capaz de relatarlo sin problemas al terminar de oirlo, en cambio, nos resulta mucho más difícil memorizar una serie de palabras sin relación aparente entre ellas.

Para ejercitar nuestra memoria, es útil incluir todas las palabras a memorizar en una historia más o menos coherente en la que aparezcan todos los objetos a recordar e intentar visualizarla. Observa el siguiente ejemplo. Supongamos que queremos memorizar las siguientes palabras: Avión, Conejo, Taza, Rosa, Cerdo, Gafas, Mosca, Ancla.

Podemos imaginar la siguiente historia: Al poco de subir al avión, sirvieron la comida. Yo pedí el conejo con salsa ya que ni el bocadillo de queso ni la taza de caldo que ofrecían tenían un aspecto saludable. Eché un vistazo al cerdo del asiento contiguo que era tan gordo que necesitaba un ancla para sujetarse en el despegue y tenía la cara rosa de tanto beber vino. Justo en ese momento, una mosca se le posó en las gafas, la chafó con la mano y continuo comiendo como si tal cosa.

Si no has utilizado ninguna técnica de memorización, puedes probar a repetir el test utilizando el método comentado. Seguro que con un poco de práctica mejorarás tus capacidades.