Un combate real

En la historia de Francia se cuenta una divertida historia acerca de cómo el Delfín se salvó de un inminente mate mientras jugaba al ajedrez con el duque de Borgoña rompiéndole al duque el tablero en la cabeza y partiéndolo en ocho trozos.

Los autores de ajedrez suelen citar esta historia como ejemplo de que no siempre es buena política jugar para ganar y ha dado además origen a una fuerte línea de ataque conocida como el gambito del Rey.

El hecho de que el tablero se partiera en ocho partes siempre impresionó mi fantasía juvenil ya que me parecía posible extraer de allí los elementos de un problema relevante. La restricción a esas ocho partes no da lugar a gran dificultad o variedad pero como no me siento en disposición de alejarme de los hechos históricos daré a nuestros lectores un problema simple adecuado para la época estival.

Muestre cómo reunir las ocho partes del dibujo para formar un tablero de ajedrez perfecto de 8 x 8.

El acertijo es simple y sirve para enseñar una regla valiosa que debe respetarse al construirse acertijos de esta clase.
Como no hay dos trozos con la misma forma se evitan ambigüedades y la solución se torna más difícil.

La siguiente imagen muestra el tablero de ajedrez que el joven delfín rompió sobre la cabeza del duque de Borgoña tras ser restaurado por el carpintero de la corte.

Un combate real
Vota este enigma



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here