Regreso de Klondine

Euler, el gran matemático, descubrió una regla para resolver toda clase de acertijos laberínticos que como todos los buenos aficionados saben consiste en trabajar al revés es decir, desde el final al principio.

El acertijo que aquí presentamos, sin embargo, fue deliberadamente concebido para descalificar la regla de Euler y entre muchos otros intentos tal vez sea el único que pone en duda su método.

Comience desde el centro. Avance tres pasos en cualquiera de las ocho direcciones: norte (N), sur (S), este (E), oeste (O), o en diagonal, noreste (NE), noroeste (NO), sureste (SE) o suroeste (SO).

Cuando haya avanzado tres casillas en línea recta llegará a un cuadrado numerado que señala el segundo día de viaje y que será de tantos pasos en línea recta en cualquiera de las ocho direcciones como indique el número de la casilla.

Desde este nuevo punto vuelva a avanzar según la indicación del número y prosiga así hasta que llegue a un cuadrado cuyo número le haga dar un paso, sólo uno, más allá del borde. Entonces habrá salido del bosque y podrá gritar todo lo que se le antoje, ¡pues habrá resuelto el acertijo!

¿Qué secuencia de movimientos te permite salir del laberinto?

Para consuelo de aquellos que no pudieron escaparse del interminable remolino de números diremos que la única salida posible es por medio de una curiosa secuencia de avances y retrocesos a lo largo de una sola diagonal.

Los movimientos son: SO a 4, SO a 6, NE a 6, NE a 2, NE a 5, SO a 4, SO a 4 y luego un audaz salto al NO o al SE rumbo a la libertad.

Regreso de Klondine
Vota este enigma



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here